La Santidad evangélica y la santidad administrativa

imagesCAKXZ70MCon motivo de la inminente y apresurada beatificación de Juan Palo II se me ocurre ofrecer una sencilla reflexión. Algunos puntos importantes ya los presenté en entradas anteriores, en concreto la mención que hacía referencia a una especie de “santidad administrativa”, la reconocida oficialmente, en comparación con la auténtica idea de la Santidad como signo inequívoco de Dios para el pueblo de Dios. Para el pueblo entero de Dios, no para una parte del mismo, tal vez porque se hace valer al ser la más visible y ruidosa. Concretamente,  en nuestro caso, por los que ya en las exequias del papa difunto comenzaron a gritar “¡Santo súbito!, en actuación coreográfica perfectamente preparada y montada, como después se demostró palmariamente.

Al estar en el candelero más alto de la Iglesia y tal vez del mundo, un papa actual, tal como se ha ido configurando el ministerio papal, tiene enormes dificultades para ser un verdadero signo evangélico. Y está claro el por qué: primero el elegido para esa ardua misión tendría que desmontar todo el entramado político-social-religioso en que se ha convertido con el tiempo el ministerio petrino, que poco, o nada tiene que ver con el Evangelio y los valores, totalmente diferentes de los del mundo (al hablar del ejercicio de la autoridad, Jesús afirmó refiriéndose al mundo “entre vosotros no sea así”). Que el sucesor del Pedro condenado y ejecutado por la autoridad política, que a su vez imitaba al Maestro, sea Jefe de Estado, es una flagrante y gritante contradicción no ya con los valores sublimes del Evangelio, (amar al enemigo, poner la otra mejilla, ser perdonado mucho por haber amado mucho, ser el último), sino con el  más elemental y coherente estilo de vida en él reflejado.

Estamos tan acostumbrados a la ilógica y antievangélica vivencia del poder y de la autoridad en la Iglesia que mis palabras pueden sonar como irreverentes y hasta peligrosamente cercanas a la rebeldía. Puedo entender por qué, pero no comparto de ningún modo que la intención de sacar las más mínimas y lógicas conclusiones del Evangelio de Jesús sea interpretada, o algunos pretendan hacerlo, como un ataque o desprecio a la Iglesia institucional. Lo siento, pero es la revés: es ésta, la cúspide de esa Iglesia-organización, es decir, la más alta jerarquía, en nuestro caso el papado, la que desoye de modo meridiano e indiscutible las más mínimas indicaciones y enseñanzas del Evangelio, aplicables a toda la vida cristiana, y que deberían serlo muy especialmente a los pastores del rebaño.

La Santidad inmarcesible y transcendente, encarnada y revelada, dada a conocer por el Hijo, con sus obras y sus palabras, no se deja traslucir, y no aparece ni con facilidad ni con claridad en esquemas propios del poder mundano, el que es zaherido y condenado en todas las páginas del Evangelio por Jesús, y por el que acabó muriendo en la Cruz. El papado, hace mucho tiempo, es ejercido según esa estructura fundamental del mundo. Es una incoherencia y falta elemental de lógica pregonar a todos los vientos que Jesús murió por el pecado del mundo y después negar que fue una parte fundamental de ese pecado, tal vez la más visible en la Historia, es decir, el ejercicio inmoral del poder y de la autoridad en el mundo, (¡vade retro!, problema político), el que llevó al Señor a la cruz, evidentemente en los planes amorosos de la Providencia del Padre.

En esta perspectiva que presento, hablar de Santidad-Santidad de un Papa me resulta complicado y de escasa credibilidad y racionalidad. Ni de Juan Pablo, ni de ninguno. Tal vez de Pedro Celestino, que se retiró al comprobar de cerca todas las contradicciones del cargo. Si hablan de Santidad-administrativa, pues vale. Esa la podemos admitir, y si hace bien a cierta parte del pueblo de Dios, pues sea.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

3 Responses to “La Santidad evangélica y la santidad administrativa”

  1. Escribes: “Estamos tan acostumbrados a la ilógica y antievangélica vivencia del poder y de la autoridad en la Iglesia que mis palabras pueden sonar como irreverentes y hasta peligrosamente cercanas a la rebeldía.”
    Hoy hace falta no poco discernimiento, meditación y vida de oración para decir abiertamente que: ” el emperador en realidad no esta vestido-según el parecer mayoritario-, sino que está desnudo”, recordando los cuentos del Conde Lucanor.

  2. Toda institución genera un establishment que se encarga de mantener el poder y cerrar las fronteras a quienes les atacan. En el fondo la beatificación de Juan Pablo II, tan rápida, tiene el sentido de demostrar que el camino seguido durante su pontificado es la verdadera senda cristiana. Con esta ceremonia se pretende reforzar la autoridad de los que están hoy en el poder y que siguen la del papa anterior. Me temo Urío que con tus reflexiones no vas a subir muchos escalones en la carrera sacerdotal…. tal y como está hoy planteada.

  3. De acuerdo contigo, Iruña, falta mucha objetividad en la Iglesia, pero, gracias a Dios, la verdad no depende de los votos ni de las mayorìas.

    Una de las cosas buenas de cumplir años, Alejandro, además de no morirse joven, es que como uno no aspira a subir puestos en el escalafón puede amigarse con la verdad. No tengo nada a perder. Pero de joven era también así, a Dios gracias. Un abrazo.

    Jesús Mari (Areópago)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)