La tristeza impropia del “Domingo in albis”

Este es el domingo en el que, en la Iglesia primitiva, se quitaban las túnicas blancas los recién bautizados, los neófitos. La Iglesia vivía durante ocho días la fiesta del nacimiento de nuevos cristianos, como las familias que reciben emocionadas a sus nuevos miembros bebés. Desde que estudié un poco en serio la liturgia, allá por los finales de los cincuenta, con el entusiasmo pegadizo del P. Sixto, ss.cc., (después Gregorio), este domingo me llenó siempre de una serena alegría, condimentada con la espléndida primavera que, o apuntaba, o ya estallaba radiante por el incomparable marco de los montes y las ruinas cistercienses de San Miguel. Recuerdo la emoción estética, no solo religiosa, de las “letanías menores”, el día de San Marcos, 25 de Abril, mientras el penetrante y suave aroma de las lilas penetraba por nuestras narices al unísono de las bellas melodías gregorianas por nuestros oídos.

Y en Brasil continué haciendo lo posible por celebrar este Domingo de la octava de Pascua con algún bautizo, cuando no conseguíamos convencer a ciertos padres asustadizos por la hora nocturna, para hacerlo en la Vigilia de Pascua. En fin que como indica el nombre, este día siempre ha sido blanco y pascual en mi vida. Pero este año, no. Estoy sintiendo una extraña y pesada sensación opresora sobre mi pecho, tal vez ayudada, que no provocada, porque la fuente de mi incomodidad viene por otra dirección bien determinada, por el día gris y plomizo que no luce, sino desluce, sobre Madrid.

Seré claro y sincero. No me gusta lo que está hoy sucediendo en Roma, me desagrada profundamente la algarabía vocinglera y triunfalista que se aprecia en la víspera y el día de la beatificación de Juan Pablo II,  y tampoco me hace ninguna gracia el desbordamiento sensiblero y poco pudoroso de una supuesta emoción de la experiencia de la fe. Pienso que es más religiosidad, pura y simple religiosidad natural, alimentada con hechos pretendidamente portentosos y con la creación de mitos religiosos, más a la medida de las expectativas de la imperiosa necesidad de signos. (San Pablo: “los judíos piden signos, los griegos, sabiduría, pero para los que Dios ha llamado, … la cruz de Cristo es fuerza y sabiduría de Dios”.)

Tengo con frecuencia la impresión de que estamos traicionando los esfuerzos que hicieron los primeros cristianos por diferenciarse con claridad de la tradición judía, y estamos judaizando nuestra fe, con esa necesidad imperiosa y esa profusión estratégica y oportuna de milagros. Yo, desde luego, no creo en ninguno de ellos. Me parece sospechoso que Dios los haga puntualmente siempre que hay muchos intereses entrelazados de por medio. Me recuerda al evento de Masá y Meribá, en el desierto: “queremos agua aquí y ahora, sino vamos a pensar y decir que eres un fraude”. Jesús resistió valientemente a la cómoda solución de “tentar a Dios”, de ponerlo entre la espada y la pared. Me duele la frivolidad con la que mezclamos  nuestra supuesta fe en el Señor Resucitado con las manifestaciones religiosas naturales que pueden indicar, o dar pie, a ser entendidas como superstición e integrismo.

Tampoco me gusta, ni me siento cómodo, con la idea de Santidad que se desprende de estas celebraciones multitudinarias, como si se tratase  más de ser y parecer taumaturgo que de trasparecer la Santidad de Dios, “que hace caer la lluvia sobre justos e injustos, y salir el sol sobre buenos y malos”. Por esta y otras muchas cosas que podría escribir en decenas de cuartillas, me siento hoy triste, y no comparto para nada la, para mí, euforia desmedida, ni la instrumentalización interesada de la sufrida vida de los creyentes, sean o no papas.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

3 Responses to “La tristeza impropia del “Domingo in albis””

  1. Al leerte me sale de dentro mandarte hoy un abrazo. Tratemos de vivir nuestra fe en el Resucitado siguiendo su estilo de vida y desde la oración humilde y sosegada, mirando hacia arriba por encima de avatares, sin desaire alguno. Por salud mental.

  2. Yo he aprendido, y reconozco que me ha costado, que la religiosidad no es igual en todos los hombres. Hay personas que necesitan verla refrendada por milagros y eventos multitudinarios. Cuando se paseó ayer el rey de Marruecos por la plaza del atentado la gente lloraba y quería tocarle, un acto con el que pensaban sacar algún beneficio. Los que acudieron a la beatificación de Juan Pablo II se encontraron con lo que buscaban y habrán alcanzado algún consuelo, posiblemente verse acompañados de muchos que pensaban igual y que les refrendaban en su manera de pensar. También Jesucristo estará con ellos aunque yo creo que no era su forma de pensar

  3. Ilusiones:
    claro que la religiosidad es diferente en cada ser humano. Pero en la fe cristiana no se trata de “religiosidad”, sino eso, de fe, de Revelación.
    Y sobre que Jesús estará también con los que vibran con la Beatificación de Juan Pablo, no me cabe ninguna duda, ¡no faltaba más! No juzgo, de ninguna manera, ni a los que se emocinan con eventos como los de ayer, ni a los que pasan olìmpiicamente.
    Lee, por favor mi entrada de hoy, y comprenderás que pienso que también con Bin Laden estará, por fin, Jesús, y descansará en paz.
    Jesús Mari (Areópago)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)