Orar por Bin Laden

images[6]Ha sucedido hace veinte minutos. Una feligresa, religiosa por más señas, ha pedido en la misa orar por Bin Laden, y ha dicho, literalmente, “ya estará con el Señor y se habrá dado cuenta de que ha hecho el tonto” (sic). A lo que otra persona ha respondido: “como le dirán a Bush y a tantos que han provocado muertes que han hecho el tonto”. ¿Qué queréis que os diga? Me parece mucho más humano y cristiano el considerar que los terroristas y criminales hacen el tonto más que que hacen el mal. Jesús en la cruz no dijo, “Padre, perdónales porque son malos y criminales”, sino “porque no saben lo que hacen”. Es decir, porque son un poco tontos.

He oído en la tele que en Washington y en Nueva York estaban celebrando con euforia la muerte de Osama. Me parece un signo de inmadurez y de infantilismo. Una cosa es lamentar y sentir la muerte de quien sea y otra, muy diferente, celebrar la desaparición de alguien y alegrarse de su desgracia. Dirá alguien, ¡es que provocó la muerte de cientos de norteamericanos! Aun así. No podemos perpetuar el odio y la venganza, y, encima, hacer de su realización y cumplimiento una fiesta. Además, ¿de quien fueron las órdenes que provocaro0n la muerte de más de doscientos mil (200.000) japoneses en Nagasaki e Hiroshima? ¿O de los miles de coreanos y americanos en Corea, o vietnamitas y soldados USA en Vietnam? ¿Y de iraquíes? ¿Y de afganos?  ¿Quién fue el responsable criminal de la muerte de más de treinta mil hindúes por el escape envenenadote una fábrica norteamericana? Y así sin parar.

No es ético ni moral alegrarse y celebrar la muerte de nadie, tampoco de los enemigos. No vale decir que los mahometanos, se supone, se alegraron muchísimo de los muertos del 11S. Sí, pero los americanos rezan al Dios de Jesucristo, piden que Dios –el Padre de Jesús, no lo olvidemos- guarde y proteja a América, y son seguidores y creen, también se supone, en quien enseñó perdonar y amar a los enemigos, y poner la otra mejilla. Nadie tiene obligación de ser cristiano ni de seguir a Jesucristo. Pero tenemos derecho a pedir un poco de coherencia a aquel que afirma solemnemente que lo es (cristiano) y que lo sigue (a Jesús).

Jesús Mª Urío Ruiz de V ergara     

 

4 Responses to “Orar por Bin Laden”

  1. Así debe ser para un seguidor de Jesus, no nos es permitido celebrar la muerte y la aniquilación.Por eso,es sorprendente que abunda la religiosidad-es evidente-, no lo es tanto que sebresalgan en nuestra sociedad occidental los valores y criterios cristianos,los genuinos del comportamiento de nuestro Señor Jesus, el Cristo.

  2. Eso mismo he pensado yo cuando vi el telediario esta tarde, y luego nos llamamos cristianos, siento la misma indignación que siente usted y lo peor es que hay veces que creo que el cristianismo últimamente parece más una opción politica que una forma de vivir la fé.

  3. Con vosotros.

  4. Estoy de acuerdo con los tres. Me gustaría, no entanto, hacer un pequeño comentario a Javier: desgraciadamente, el cristianismo, como religion organizada y grupo institucional, se ha vivido desde el siglo IV como opción política, casi simpre del lado del poder y del dinero. Esto lo quiso corregir el Concilio VAticano II, y ya estamos viendo donde lo están llevando nuestros jerarcas. Pero lo que lo ha hecho llegar hasta nuestros días, y donde reside el “yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” no es en las estructuras organizativas de la Iglesia, sino en los seguidores anónimos de Jesús que intentan con buena voluntad seguir su Palabra y vivir según su estilo. Y éstos nunca han faltado. Sin boato y, la mayoría de las veces, sin subir a los altares, ¡gracias a Dios! Un abrazo.
    Jesús Mari

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)