Historia de Amor en Afganistán

Jonh durmiendo con la niña en brazos

Jonh durmiendo con la niña en brazos

He aquí, por fin, una maravillosa historia de guerra, muy en consonancia con lo que dicen que los países occidentales queremos hacer en Afganistán. La historia la ha contado Mindy, esposa de John Gebhard, médico militar en un  hospital de campaña. Los rebeldes, talibanes, insurgentes, o como queramos llamarlos, mataron a una familia entera, y lo intentaron con una niña pequeña. Erraron el tiro y no murió, pero quedó seriamente herida en la cabeza, aunque sin peligro de muerte. La niña fue transportada al hospital de John, y éste es el único que consigue que la bebé pare de llorar. Así que, día y noche, para calmarla y hacer posible su recuperación, que se está procesando felizmente, el militar pasa las noches con la niña en brazos, sentado en una silla (como vemos en la fotografía).

Esa es la historia. La moraleja resulta muy fácil: el ser humano es lo más grandioso de la naturaleza, (para los creyentes, de la creación). Es capaz de lo más alto, límpido y emocionante, y de los más bajo, sucio y enervante. Y estos contrastes se ven más claramente en las grandes tragedias, y, con especial virulencia, en las guerras. En éstas aparece lo mejor y lo peor, el altruismo más edificante, y el odio violento más canalla; los intereses políticos y económicos más inconfesables, lado a lado con la solidaridad más admirable; gestos de horror y crueldad, junto con actitudes de una nobleza y generosidad deslumbrantes.

El caso que comento nos trae a colación éstas y parecidas reflexiones. Yo quiero dejar bien clara mi opinión de que en el corazón humano anida la bondad más inaudita y la maldad más abominable. Todos, del signo nacional, étnico, social, religioso, cultural, que seamos, somos capaces del mayor heroísmo y de la más detestable vileza. Y como dice la Santa Madre Iglesia, todos hijos del gran pecado del mundo, del que participamos por igual, con las excepciones que sabemos, solo dos, según nuestra fe: Jesús y María. Por eso, conociendo cómo es y cómo puede ser, y hasta dónde puede llegar el corazón del hombre, no podemos menos de exultar le alegría y de sentir el aire fresco que supone, para todos, la lección de humanidad solidaria y responsable de Jhon. ¡Viva la madre que lo parió!

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara       

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)