¡70.000 exorcismos!

images[4]Según el exorcista romano Gabriel Amorth, de la diócesis de Roma, con 70.000 exorcismos a sus espaldas (¿¿¿¡¡¡ sic???!!!) el nuevo beato Juan Pablo II es de los que más poder tiene sobre el diablo. Don Gabriel, según cuenta personalmente, ha interrogado a Satanás el porqué, y el demonio le habría respondido con dos respuestas, ambas interesantes: “La primera, ‘porqué desarmó mis planes’. Y creo que con eso se refiere a la caída del comunismo en Rusia y en Europa del Este. El colapso del comunismo”. Otra respuesta que el demonio me dio fue ‘porque arrebató a muchos jóvenes de mis manos’. Hay muchos jóvenes que, gracias a Juan Pablo II, se convirtieron. Tal vez algunos ya eran cristianos pero no practicantes, y luego con Juan Pablo II volvieron a la práctica”.

Cierta vez, cuenta,  preguntó al demonio por qué tiene más miedo a la Virgen que a Jesús. Pero dejemos contarlo a él personalmente: “Una vez le pregunté a Satanás: ‘¿pero por qué te asustas más cuando invoco a Nuestra Señora que cuando invoco a Jesucristo?’ Me contestó ‘porque me humilla más ser derrotado por una criatura humana que ser derrotado por Él”. Y por ahí va.

Creo que resultará inútil explicar a los lectores de este blog que esa familiaridad con el demonio es, por lo menos, sospechosa. Nos hace retrotraer a la época bíblica, nos sólo del Nuevo, sino del Antiguo Testamento. Con la diferencia de que hoy el tipo de relato y de género literario que emplea el famoso exorcista no es que esté superado, es que ya no existe. El Cponcilio lateranense IV, me parece, fue el que definió la existencia de los “ángeles”. Y Tomás de Aquino, que sabía algo de Filosofía y de Teología, comentó de la decisión del Concilio: “de essentia enim nihil loquitur”. Es decir, no sabemos qué es lo que son. EL Concilio no se pronunció sobre eso. Pueden ser, perfectamente, personajes literarios.

Desde luego, en los días que corren, hacer exorcismos y hablar con el Demonio puede ser, y es, una brillante manifestación de religiosidad. Para meter miedo a la gente, no está mal. Pero nos preguntamos, ¿qué tiene que ver con el mensaje evangélico tal como hoy lo leemos y entendemos? En el Evangelio, con la literatura de aquel tiempo, las expulsiones de demonios y curas de posesiones diabólicas son, evidentemente, una manifestación del poder de Jesús sobre el mal. Y con eso, que es lo más importante y decisivo, nos quedamos. Con el folklore del mundo cinematográfico de los exorcistas, que se queden ellos.

Jesús Mª Urío Ruiz de  Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)