¡Qué dolor, y qué pesadez! Otra vez con en el tema de la comunión de rodillas y en la boca!

El cardenal Cipriani de Lima dando la comunión

El cardenal Cipriani de Lima dando la comunión

Voy a tratar este asunto con todo respeto y cuidado. Reconozco que, a veces, soy muy crítico con la jerarquía. A algunos les parece que demasiado crítico. Sin embargo, tengo que reconocer que en mi larga experiencia de trato directo con los obispos (contando mis años de catequista itinerante me habré relacionado muy de cerca con los prelados de  unas veinte diócesis), ha sido bueno, cordial y provechoso. Estos días he tenido una oportunidad de comprobar otra vez esta agradable realidad. Así que no quiero cargar las tintas con el arzobispo-cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani, ya famoso estos días por la encendida polémica que mantiene con el premio Nóbel y paisano Mario Vargas Llosa. En este contencioso no voy a entrar, así que me limitaré a tratar lo anunciado en el título.

El cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, ha  recomendado insistentemente a los fieles de su arquidiócesis “que comulguen de rodillas y en la boca. No de pie y tomando la hostia con la mano”. El cardenal Cipriani, que ya había realizado esta afirmación en su programa semanal por tevé,  lo repitió en la homilía dominical en la Basílica Catedral de Lima. La recomendación en sí ya chirría un poco; en mi opinión, un mucho. Pero todavía son más lastimosos los argumentos, poco coherentes con quien se supone conocedor de una teología de la Eucaristía profunda y Pascual, que pase por encima del sentimentalismo barato y del populismo fácil.

Sus palabras textuales son: “El modo más respetuoso de recibir la Eucaristía es de rodillas y en la boca. Hay que recuperar el respeto y reverencia que merece la Eucaristía, porque el amor a Jesús es el centro de nuestra vida cristiana, te juegas el alma”. Con todos los miramientos y todos los perdones, el respeto y la reverencia son dos conceptos poco apropiados para recomendar a los que celebran un banquete. A los que se sientan como amigos y hermanos a una misma mesa para compartir la comida y la bebida basta recordarles la buena educación. Y en la celebración de los sacramentos, la buena educación litúrgica. La reverencia se aconseja en otros contextos. Y lo de jugarse el alma, ¿qué quiere decir?

Lo que pasa es que hay quienes, equivocadamente, hacen, o quieren hacer, de la Eucaristía una celebración encorsetada y llena de protocolos y ritos envarados. Olvidan una cosa fundamental, que la celebración y la recepción de la misma no es un privilegio, y no exige unas disposiciones extraordinarias, ni en lo íntimo ni en lo celebrativo. Sino que es una respuesta, no obligada, pero insistentemente solicitada, a una invitación del Señor: “haced esto en memoria mía”, “tomad y comed”, “tomad y bebed”. Lo que nos ayude a recordar el mandato del Señor, cómo lo dio, y en su contexto pascual y de cumplimiento de las profecías (“prepararé un banquete de manjares suculentos y bebidas generosas”, nada más suculento que el Cuerpo del Señor ni bebida más generosa que su sangre) es bueno, eucarístico y litúrgico. Lo demás es protocolario y artificial.

Es una desazón el que nos obliguen con excesiva frecuencia a repetir los mismos argumentos e idénticas explicaciones: el recibir la comida de rodillas es de esclavos, o siervos humillados, que con su actitud externa agradecen la generosidad de quien se digna darles de comer. Y el dar la comida, o la bebida, directamente en la boca, sugiere una situación de enfermedad y desvalimiento. Ni uno ni otro gesto tiene nada que ver con la dignidad y la belleza litúrgica. Y nos quedamos con la sempiterna duda o sospecha: ¿por qué ocultan estas razones tan elementales, que es evidente que las saben, (¡sería trágico que las desconocieran!) los que se empeñan en diferenciar indebidamente a los fieles en el modo de comulgar? ¿O es que lo hace sin respeto ni reverencia el que preside la celebración o el clero en general, que comulga de su mano y de pie?

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara?    

6 Responses to “¡Qué dolor, y qué pesadez! Otra vez con en el tema de la comunión de rodillas y en la boca!”

  1. ¡No te canses, no te canses!
    .
    Además ahora la gente hace una reverencia antes de recibir la comunión.

  2. Pues yo que quieres que diga. Es un signo de respeto a nuestro señor, dar una reverencia y comulgar de rodillas.
    Igual que en la consagración me pongo de rodillas, como manda la Iglesia.

    Yo sólo antes Dios me pongo de rodillas, creo que es lo mas normal si eres católico.

  3. Likis:
    no quiero incomodarte. La Iglesia,así, con mayúscula, nunca ha enseñado que se haya de comulgar de rodillas. Otra cosa es que esa práctica haya entrado en la LIturgia en una época en que casi nadie comulgaba, y se acercaban a la Eucaristía con “temor y temblor”. De hecho, litúrgicamente, la actitud en la celebración de la misma es Pascual, la del pueblo que está preparado para salir corriendo, liberándose de la opresión del Faraón. En la Consagración tampoco la postura adecuada es de rodillas. No hay un solo momento en la Misa en que la lógica de la celebración, no digo exija, sino ni siquiera invite a ponerse de rodillas. Siento mucho que los curas de tu parroquia o templo no te hayan ensañado estas cosas, que son bastante elementales en la vida litúrgica.
    La verdadera fe, el respeto y la reverencia no tienen nada que ver con posturas artificiales (nadie en sano juicio se pone a comer de rodillas, y le dan la comida en la boca; y no hay que olvidar que la Eucaristía es una comida: ¡no es la recepción de una píldora!, aunque lo parezca, desgraciadamente).
    El respeto y la reverencia tienen que ver con los sentimientos del corazón, del amor fraterno y del perdón. En eso se demuestra el respeto por el Cuerpo entregado del Señor.
    Jesús Mari (Areópago)

  4. Si el artículo lo encuentro bueno la contestación a Likis estupenda. Tenemos que reconocer que somos víctimas de maestros rígidos. Yo tuve la suerte de tener un maestro lleno del Espíritu Santo. No recuerdo lo que me enseñó al respecto pero sí que fue puente para descubrir la sencillez, en el sentido de no complicarnos la vida con ritualismos. Yo, ante este tema que ahora está resurgiendo, no sé la causa, suelo decir: ¿Te imaginas a Jesús poniendo el pan en la boca de sus discípulos?

  5. Perdón quería decir “la contestación de Likis”, no “a Likis”.

  6. Pues no, he releído mal los comentarios. Sí quería decir a Likis.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)