Los curas y la Política

Ha sucedido un día de éstos en Orense (Ourense, en gallego, pero yo escribo en castellano). El cura Antonio Fernández Blanco concurrió por el PSOE en la localidad de A Gudiña, salió elegido concejal, pero no ha podido tomar posesión de su cargo, amenazado por su obispo de suspensión de toda actividad pastoral si se hubiera consumado la aceptación del cargo. Así que el elegido edil ha presentado su dimisión. El senador Miguel Fidalgo afirmó que respetarán la decisión del clérigo, pero que de ninguna manera pueden tolerar que haya alguna institución que se arrogue el derecho de prohibir a cualquier ciudadano, o que cercene, el ejercicio de derechos constitucionales. De hecho el mismo senador se ha extrañado de que el obispo no se haya enterado, o sí, pero no haya dicho nada, de la descarada propaganda de muchos eclesiásticos a favor del PP.

Supongo que el obispado orensano habrá echado mano de los cánones 285, &3,  y 287, & 2. Rezan así: 285, §3,  “Les está prohibido a los clérigos aceptar aquellos cargos públicos, que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil”; 287, &2,“No han de participar activamente en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo exijan la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común”.

Hay en este asunto muchas cosas que llaman la atención. Me refiero, en realidad,  más a las prescripciones del CIC, (Codex iuris canonici=Código de Derecho Canónico), que a la actuación del cura de Orense. Que la Iglesia se ha metido tanto en Política que durante siglos se ha confundido con ella, es indiscutible. El Papa era un soberano temporal de los Estados Pontificios, que ocupaban más de la mitad de la Italia actual; y los obispos, señores feudales, amos y jefes, también “políticos”, de grandes territorios. Que se lo hubieran dicho, en España,  al arzobispo, y generalmente cardenal, de Toledo. Claro que la codificación del Derecho Canónico no se hace ordenada y explícitamente hasta el siglo XX. Y la actual en los años ochenta, exactamente el 25 de Enero de 1983. Y los cánones que estamos comentando son de esta última codificación. Así que no los podemos invocar para mostrar la falta de coherencia con comportamientos y actitudes que se hubieran dado en el pasado, antes del actual CIC.

La sorprendente presencia de obispos en las Cortes franquistas, es, por lo tanto, como muchas más ingerencias explícitas de eclesiásticos en la Política, anterior a la nueva normativa canónica. Pero, ¿y qué decir de la actual situación, posterior a la promulgación del CIC? En una interpretación rigurosa del mismo, como parece la realizada por el obispo de Orense, tanto el c. 282 como el 287 se refieren a “los clérigos”. No se trata de los simples “presbíteros”, dejando de lado a obispos, cardenales, y al mismo Papa. De cualquier manera, llama la atención el Código de Derecho Canónico prohíba la actividad política de los clérigos, y que un obispo llegue hasta la suspensión de uno de ellos cuando el jerarca supremo de la Iglesia es Jefe de Estado, y de Gobierno, y los nuncios, clérigos, desde luego, (aunque no tendrían por qué serlo necesariamente), están metidos de lleno en actividades políticas.

No quiero abundar más en el tema. Tan solo dejo la pregunta de si hay alguna coherencia, por mínima que sea, entre la actuación de ciertos obispos con sus clérigos a nivel de la pequeña política local, y la de la Iglesia en sus más altos niveles de jerarquía, Curia Vaticana, nuncios y demás dignatarios, incluido el Papa como gran representante político de la Iglesia ante las naciones. Puede ser que haya una exégesis especialísima y apropiada para el significado de “actividad política”.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara          

 

4 Responses to “Los curas y la Política”

  1. Jesús Mari, que ir de concejal por el PSOE ‘le puede’ a la ‘cegada Iglesia’.
    Un ojo se les cegó con la despenalización del aborto y, el otro, con la legalización del matrimonio (civil) entre homosexuales.
    “¿Qué quieres que haga contigo? ¡Señor, que vea!”

  2. Civilización Cristiana Occidental. Exporta su democracia y moralina como forma de neo-colonianismo de la misma forma que antes lo hicieron con la cruz y la espada. Tenemos que salvar a los pueblos de las dictaduras, del error, dicen. Sobre todo a los que tienen petróleo. Y les tiran bombas. Los McDonals llegan después. La humanidad no ha cambiado mucho, la historia se repite.

    Como en tiempos de los faraones, el poder no busca el desarrollo de la persona, sino el beneficio de unos pocos. Sólo soluciones para el primer mundo. Las otras civilizaciones no pueden sino ceder ante la apabullante diferencia militar y tecnocrática.

    Pero algo se ha roto por dentro. No existe «el más allá zoroástrico» que premia a buenos-malos, el dualismo alma-cuerpo aristotélico ya no es un axioma, la cosmología parafernálica judeo-cristiana y el pragmatismo calvinista no son suficientes para mantener las iglesias, las ideas de la revolución burguesa y el liberalismo anglosajón han terminado en un sistema profundamente injusto y la democracia representativa ha resultado un camelo. Cinco mil millones de pobres para que puedan vivir bien, la crème, los vips y los que estamos en la urbanización. ¿La única forma de sobrevivir es aceptar la injusticia? Vamos por mal camino.

    ¿Reformar el sistema o cambiar de proyecto? Revolución cultural. Metanoia. R. Paniker. El desarrollo sostenido es un engañabobos. El sistema funciona a base de consumir, fenómeno inherente al mismo mecanismo. Si cesa el crecimiento, se muere, no respira. Concienciación de un sistema inviable a largo plazo con recursos limitados. Es un sistema en decadencia, sin futuro, acabado. Estamos viviendo su agonía. J. L. Sampedro. «Lo que es bueno para la General Motors es bueno para Estados Unidos». ¿Qué ocurrirá cuando indios y chinos compren coches? El que venga detrás que arree. La banca debe tener beneficios. Si no gana la Bolsa, se acaba la vida. Orden, producir, consumir, especular.

    El poder no va a cambiar el sistema. Nadie lo hará por nosotros. «La situación es crítica, si uno se compromete con el sistema, incluso para reformarlo, se convierte en colaborador», y si lo hace desde fuera, le pondrán en la lista terrorista. Necesitamos la utopía de nuestros jóvenes, democracia asamblearia sin componendas de partidos. Udalbiltza.

    ETA. En este tema hay una desmesura no justificable por el sentimiento de justicia, ni siquiera por el de venganza, que hace, en mi opinión, desorbitarlo tanto por políticos contrainsurgentes como por detractores moralistas. Es reduccionismo simplista e interesado defender los términos ETA=Batasuna y separatistas=ETA, y una torpeza voluntaria identificar terrorismo con lucha armada. ETA surgió como un movimiento juvenil, utópico, ante una sociedad patológica producida por el franquismo. Acción-reacción. Volverá a producirse con los mismos condicionantes. Surgió del pueblo. Herria zuekin. Con el paso del tiempo, conocemos a los que están dentro, a sus padres, a alguno le hemos visto nacer, conocimos su juventud, sus ilusiones primeras, sus enfermedades, incluso certificamos su muerte violenta. ¿Cómo no va a estar el pueblo con ellos como personas?

    Unos dicen que la situación actual es distinta a la franquista, que ahora existe democracia en España. Otros indican que no ha cambiado en lo esencial. La tortura, la persecución de los que salen tras haber cumplido las penas impuestas por su justicia, la negativa al diálogo de solución, el carácter retroactivo de las penas, la vulneración de la confidencialidad «laminando el derecho de defensa y destruyendo los pilares del derecho penal». Ninguna acusación torticera de mafiosos, drogotraficantes, cuentas en paraísos fiscales, etc. ha sido demostrada jamás. A raíz del 11-S el sistema creó la Justicia preventiva como justificación. Violencia programada. Se quitan la careta democrática. Ningún grupo «de la lista terrorista» ha preferido -y ha puesto los medios autosaboteándose- que el número de víctimas civiles fuera el menor posible salvo ETA. ¿Bildu y Sortu los traerán a casa?

    Abertzale-socialista. Hay concepciones distintas de la realidad. Para unos Nafarroa tiene siete herrialdes e incluye a un pueblo, antiguo reino, que habla su lengua, Euskal Herria. Para otros Nafarroa tiene seis merindades y es una comunidad foral, antigua provincia y virreinato de España. Existe un concepto reduccionista, UPN, NaBai, PNV lo manifiestan cada uno a su manera. Bizkaitarrismo, navarrismo. Y otro distinto que Udalbiltza formuló políticamente, Euskal Herria es Nafarroa ius linguae.

    ¿Qué es ser navarro? . El derecho romano, tan copiado, hablaba del ius solis y el ius sanguinis. Pero además está el empadronamiento, el lugar de trabajo, el sitio donde están enterrados los muertos propios, donde se vivió la juventud y, si es deportista de élite, el interés social. ¿Basta con «querer» serlo? ¿Es una cuestión de voluntad, del cortex? ¿O cuestión de «sentirse», sistema límbico? Porque no es que los navarros seamos vascos , sino que todos los vascos somos navarros, porque Navarra es el unico Estado que los vascos hemos tenidos, somos ciudadanos navarros, derecho que nos niega España, la que nos invadio ilegalmente.

    Sabemos lo que dirían los tribunales franceses y españoles. Francia nunca ha entendido que no nos sintamos franceses. El mundo de Euskal Herria no es el jurídico francés y español. Dicen que no existe, que es irreal, pero la Navarra de los navarristas ¿es real? ¿Existir en los papeles es ser más real? A Euskal Herria se entra con la lengua navarra,(lingua navarrorum llamaron los romanos al euskara) con el acercamiento a ella aunque no se sepa. Siempre le digo a mi amigo que suba al Orhi o al Gorbea y mire, y si la edad no le deja, que le lleven al Larrun. Y que, después de ver lo que desde allí se ve, me diga qué es más real, si su Navarra Foral o la Nafarroa del pueblo del Pirineo Occidental.

    ¿Qué es ser de izquierdas? «Hay muchas versiones… pero todas tienen en común un valor central: quienes producen deben tener el control de la producción. Los trabajadores deben controlar las fábricas, los campesinos deben controlar las tierras que trabajan y también sus comunidades». El neoliberalismo se creó para imponerlo en el Tercer Mundo. «No es nada nuevo: esas ideas provienen de los modelos económicos creados para sojuzgar a las colonias». Chomsky. Y un control, ¿autocontrol?, de la propiedad privada.

    Arizkun. «El alma es carne y está en el cerebro». Neuronas y neurotransmisores. Punset. Somos un mecanismo pensante que desaparece cuando se acaba la máquina, como los mamíferos. Venimos a transmitir genes, a hacer perdurar lo que nos transmiten los viejos. No somos evidencia estadística, somos personas concretas irrepetibles. Se concibe al ser humano como un todo unitario y al mismo tiempo como una parte integrante de un sistema social, estructurado con otros subsistemas, que produce en su relación un intercambio y un mundo fuera de los sentidos. Hay una memoria colectiva transmitida. ¿Espíritu, ectoplasma? «Hay una función social en las creencias en seres, ideas, no perceptibles en el dominio de la percepción sensorial. La humanidad no ha cambiado absolutamente nada». J. A. Jáuregui.

    La conquista de Nafarroa por Castilla hace 500 años no sólo supuso el desmochamiento de castillos por Cisneros, sino la imposición inquisitiva de los iconos de la Civilización Cristiana Occidental, infierno, santos, dogmas, pecado… que quedó marcado con hierro y fuego en la memoria colectiva y que el franquismo nacional-católico reforzó. Un día brumoso, una entrañable amiga me introdujo en el mundo de Arizkun, en su sociedad, y en ese espíritu ambiental del Baztan mezcla de catolicismo trentino y Nafarroa auténtica. En los alrededores de la ermita de San Miguel vi, a lo lejos, junto a una borda con arbolado, dos figuras femeninas. ¿Lamias o sorgiñas? Me percaté de que mis amigos, con los que iba, no las veían, pero ellas se dieron cuenta de que yo sí las veía y me miraban con cierto descaro desafiante. Cuando llegábamos desaparecieron rápidamente con una risotada que llegué a oír. Curioso que fuera junto a San Miguel, el arcángel superman. Me llenó de gozo saber que los espíritus de la Civilización Cristiana Occidental que viven en los cielos no habían podido con los que viven y brotan de la propia tierra navarra. Los euskaldunes no es que tengan otra concepción del mundo, es que viven en otro mundo al que se entra con la llave del euskera. Al atardecer apareció un poco de viento y al cerrar la ventana dirigí una última mirada a las sombras del castillo de Amaiur, y me pareció oír la harrikulunka que hacía kilin-kalan y me llamaba. Hace seis años, cuando fui a saludarla, me dijo: «Juan, Juan, nekez etorri eta arin joan». No sé si podre ir de nuevo. Bueno, ya irán los nietos y nietas.MIentras tanto “nere aitaren etxea defendituko dut” (defendere la casa de mi padre).Porque como me decia el cura de mi pueblo ,:”Euskal herria es el huerto que Dios nos concedio en exclusiva a los vascos para que lo trabajemos y vivamos de él, y no vamosa permitir que ni españoles ni franceses se metan en nuestro huerto a robarnos las peras.”.

  3. Juan:
    me dejas perplejo. Tu comentario es más largo que una entrada normal de nuestros bloggs. Tal vez tengas vocación y carisma de blogero, y estés deperdiciando tus faculatades escribiendo simples comentarios. Piénsatelo, proque demuestrtas un gran interés y una erudición e información notables. Gracias por tu colaboración.
    Jesús Mª Urío (navarro, de Olite, como sabes)

  4. Gracias por tus palabras y si me permites quisiera seguir hablando sobre nuestra tierra. En la constitución del nuevo Ayuntamiento de Tafalla, los seis concejales de Bildu no pudieron convencer a los tres concejales del PSOE (el menor número de toda su historia) para negociar un Ayuntamiento progresista. Entre estos tres hay un joven de apellido Cabrero, y recordé que su bisabuelo, Antonio Cabrero, fue alcalde de Pitillas cuando triunfó la izquierda en febrero de 1936. Tras la victoria, el Frente Popular Navarro sacó un manifiesto pidiendo la integración inmediata de Navarra al Estatuto Vasco, con el fin de sumar fuerzas progresistas y no dejar a Navarra sola, en manos del caciquismo. Lo firmaban el PSOE, UGT, Juventudes Socialistas, ANV, los comunistas la izquierda republicana… Un mes más tarde, Antonio Cabrero y muchos de los firmantes del manifiesto morían fusilados. Cuarenta años más tarde, su hijo Valentín, concejal socialista, colocaba la ikurriña en el Ayuntamiento de Tafalla, en medio del delirio popular. “Ha sido el día mas feliz de mi vida”, solía recordar. Había mantenido firme el hilo de la memoria.

    Cinco años después, abril de 1981, en medio de la resaca regresiva del Tejerazo, el PSOE decidió dar un vuelco a su política territorial. Aunque seguía reconociendo que Navarra formaba parte de Euskal Herria, rechazó un estatuto vasco común. Para ello, Urralburu, Arbeloa y otros dirigentes mintieron de forma burda ante los delegados del partido, diciendo que el PSOE, en la República, había sido contrario al Estatuto Vasco y que adoptando esa postura “hemos vuelto al planteamiento del 1936”. No sé si los representantes de pueblos como Cortes, Peralta o Ribaforada, que defendieron seguir dentro del Partido Socialista de Euskadi, sabían exactamente qué había hecho el partido en 1936, pero Urralburu, y mucho más ese truhán de la Historia que es Víctor Manuel Arbeloa, lo sabían de sobra. Sabían cómo pensaron líderes históricos como Constantino Salinas o Salvador Goñi. Sabían de la actitud inequívoca del Frente Popular Navarro, del exilio socialista posterior… Simplemente dijeron lo contrario. Rompieron el hilo. Fue la primera corrupción.

    Una vez que se dejaron deslizar con la goitibehera (pendiente) de la indecencia, la cúpula del PSOE navarro se fue haciendo más corrupta y a la vez, como un destino inseparable, más antivasca: las grandes contratas, la guerra sucia o las cuentas suizas perdieron a Malón, Urralburu, Roldán, Otano. Otros muchos se salvaron por los pelos. Cuando, con el Tripartito de Alli, el PSOE intentó recuperar la senda del acercamiento entre vascos, vía Órgano Común Permanente, ya estaban tan podridos que la derecha los mandó al ostracismo de un solo zartako(sopapo) Desde entonces no han levantado la cabeza. Paradojas, un nieto del fusilado Antonio Cabrero presidió una UGT de prácticas más que sospechosas, válida solo para enchufarse en las fábricas, al tiempo que repetía la letanía de moda: “Euskal Herria es una entelequia”. Corrupción y antivasquismo, inseparables.

    Hace cuatro años, Madrid obligó al PSN a rechazar la presidencia del Gobierno de Navarra y de muchos ayuntamientos, en favor de UPN. Algunos decentes, abochornados, intentaron impedirlo. Unos fueron marginados, otros, simplemente, se fueron. Para consumar el disparate pusieron al frente al de menos luces y más experiencia en goitibeheras. Por ejemplo, Roberto Jiménez todavía no ha explicado cómo pudo privatizar una empresa de transportes siendo concejal de Iruña y acto seguido colocarse de asesor en dicha empresa. “Es que ya ha dejado de ser concejal”, explicó en su día un portavoz del PSOE. Y a los pocos meses, Jiménez presidía el partido.

    Los votantes han dado de nuevo la espalda al PSOE. Desaparecidos en la Montaña, menguan en Iruñea y Zona Media, mientras UPN les sigue arrebatando su feudo ribero porque, perdidas las referencias éticas, mucha gente prefiere el original a la fotocopia. Los pocos socialistas que quedan saben que un nuevo pacto con UPN será letal, pero Jiménez sigue sin frenos en la goitibehera, agarrado a sus 100.000 euros anuales, y los que le lloverán por convertir al PSN en el perrico faldero de UPN. Dada la tendencia actual, difícilmente recuperarán el Gobierno o los ayuntamientos, sin pactar con los abertzales.

    Y sin embargo, sería muy sencillo: bastaría que el joven Cabrero, que acabó posibilitando la alcaldía tafallesa a UPN, mirara más a su bisabuelo Antonio, muerto por unos ideales, que al Roberto, vividor a costa de los mismos. Porque aunque los dos sean de Pitillas, uno es la antítesis del otro. Bastaría que imitaran a los concejales socialistas de Tafalla, que siempre votaron a favor del Estatuto Vasco; que repasaran las palabras del presidente de su partido en la Asamblea de 1932, el acuerdo del Frente Popular de 1936, las posturas del exilio socialista o las mismas actas del PSOE navarro hasta 1981. Bajarse en definitiva de esa goitibehera de degradación ideológica, que lleva al medro de unos pocos, al hundimiento de los más y a retrasar torpemente el triunfo inevitable de un Frente Popular, o como lo llamemos, que, como dijo el poeta, nos juntará de nuevo en una sola gavilla esperanzada.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)