Consolar al afligido

Parece como si en este Areópago me dedicase a coleccionar perlas periodísticas, bien pulidas y brillantes, del arzobispo de Granada (¡hay misterios todavía más insondables que éste!), Don Javier Martínez. El carisma propio, digamos “profesional”, con terminología que entienda la gente, del obispo, es el de discernimiento. Sin embargo, las declaraciones, comentarios, afirmaciones, las salidas […]