Quiero tocar el tema sangrante de los libros de texto

Colas para adquirir libros de texto

Este pequeño comentario es una continuación de mi entrada de hace dos días, “Caos en laEscuela”. Ya dejé claro en ella mis ideas y mi simpatía por la línea de cuestionamiento, no de la educación, sino dempaquetamiento de la misma, de la escolarización, de Iván Illich. Efectivamente, hasta nos hacíamos la pregunta, “Escuelas, ¿para qué? Y puestos en la escuela, la pregunta es, “libros, ¿para qué?”

No, no estoy loco. Soy consciente de lo prático que puede ser para el profesor, y para el alumno, un soporte, una referencia, un documento escrito al que atenerse y en el que poder descansar. Todo eso es cierto, pero no estoy, de ninguna manera, dispuesto a aceptar la dictadura del libro, la esclavitude de profesores y alumnos, al texto. Y menos todavía, la esclavitud del centro o del claustro profesoral, o del jefe de estudios, a la editorial. O la tiranía de éstas, y el descaro, y el robo descarado que significa que, de año a año, hay que cambiar un párrafo en un capítulo aquí, otro en uno más allá, trocar el orden de varios capítulos, o  hacer retoques en el índice. Es una broma pesada, inaceptable, y cara, carísima.

Tampoco entiendo la pasividad dela Administración, central o autonómica, en el ingente fraude que significa todos los años por Septiembre la fiebre, y hasta la tensión, -presentaba el otro día un programa de Televisión las filas de padres, sobre todo, madres, desde las cinco de la mañana, para adquirir ciertos libros de texto, que según el rumor se iban a agotar; otra treta de ventas y marketing-, y el desembolso desmesurado para la adquisición de los textos de clase. Tampoco entiendo el desinterés, o la apatía, de los profesores, cundoante sus narices, y con su colaboración necesaria, se monta todos los años esta infamia económica y educativa.

¿Será preciso afirmar y recordar que lo importante no es el libro sino el profesor? Jamás se debería permitir que las editoriales se enriquezcan con la enseñanza y con los instrumentos necesarios para que ella se procese. No soy loco, no. Lo que no quiero ser es tonto. El Estado bien que puede forzar realizar una compra masiva de libros, cada cierto tiempo, y propiciar el uso de los textos con tiempo mínimo, cinco años, por ejemplo. Y fomentar y alentar la práctica de segunda mano, y nodigamos entre hermanos. Si, salen ahora los teóricos, diletantes, diría yho, mejor, de la educación, y comenzarán con el soniquete de que el libro es algo muy personal, que debe ser interactivo, y esas mandangas. Hoy hay las mejores oportunidades de disponer, a la vez, de soportes más duraderos, como los libros, y otros más flexibles y maleables, y eminentemente interactivos, como los ordenadores, y toda la gama de instrumentos que permiten un uso, que podríamos catalogar como materiales efímeros, pero aprovechables en cada momento.

Las posibilidades son innumerables. Pero hay un problema muy serio: todas pasan por el adelgazamiento notable de la cartera de ediciones y ventas de las grandes editoriales, que, ¡verdadero escándalo sangrante!, se han hecho lo que hoy son, grandes o inmensas, en balance de caja positivo anual, justamente por medio del boom que significó la escuela para todos, evidentemente un progreso muy positivo, aulas que se llenaron con la savia renovadora y fecunda de los años cincuenta y sesenta. Pero alguien se tiene que encargar de que acabe esta inmensa, cara y, sobre todo, innecesaria estafa, solapada bajo serios y casi sagrados argumentos de la ¡decisiva importancia! (¿se creen eso esos sesudos empresarios?) de la educación en un país. ¡Menos blá, blá, blá, y mucho menos tomadora de pelo!

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

3 Responses to “Quiero tocar el tema sangrante de los libros de texto”

  1. Totalmente de acuerdo. Los colegios deberían tener en existencia, los libros que sirvieran como consulta para los alumnos en años sucesivos, dejándoselos como préstamo, y enseñándoles a cuidarlos. Las novedades editoriales, las pueden realizar en pequeños folletos, no en un libro completo.y por supuesto , nunca un libro para escribir sobre el, las respuestas a determinadas preguntas. Para eso siempre hubo libretas.

  2. “El mercado dirige nuestra vida y nuestra economía”, decimos…pero cada centro escolar le hace descaradamente el juego a las editoriales al elegir sus libros. Los maristas tienen la editorial Edelvives, así todo queda en casa.

  3. Ana y Susana:
    Como hay que resumir, siempre se queda en el tintero algo interesante. Por ejemplo lo de pequeños folletos, o fotocopias, tan a mano hoy, pagados los derechos de autor, por supuesto. Pero no cargando a los niños con esos mamotretos, nuevos cada año, absolutamente innecesarios.
    También iba a recordar que en nuestro seminario de Miranda de Ebro usábamos los libros, sin exajerar, hasta doce años seguidos. Y puedo decir que era un centro de auténtica excelencia, educativa, por supuesto, pero también didáctico-instructiva.
    Lo de las congregaciones con sus editoriales, Susana, tal vez sea un mal menor, y una solución a ser temnida en cuenta. A ellos, desde luego, les debe de ir muy bien.
    Jesús Mari

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)