Movilla, ¡muérete!

Movilla es un jugador del Reyo  Vallecano de Madrid, y quienes le obsequiaban con esa amable recomendación eran  los ultrasur del Real Madrid, sin que ni árbitro ni público restante movieran  un solo músculo para cortar o censurar tamaña barbaridad. Yo no aguanté más,  proclamé que esa deriva de violencia verbal y sin sentido era intolerable, y me  retiré.

Efectivamente la crispación y la violencia, los malos modos, la  chabacanería, la zafiedad, la brutalidad y la inquina contra al adversario va  en aumento día a día en los campos de fútbol. Hoy quiero, desde este rincón,  denunciarlo. Tanto a la UEFA como a la FIFA,  y a las diferentes federaciones de cada país se les llena la boca de palabras  bonitas como fair play, pero a la hora de la verdad tan solo vigilan ciertos  comportamientos censurables que están de moda en su reprobación niversal, como el racismo, etc. Pero ni siquiera éstos. Ayer también se oyeron  esos sonidos guturales  racterísticos cuando a alguien lo quieren comparar con  un simio, dedicados a un jovencísimo Lass,  tan negro como el Lass del Real  Madrid. Hasta en esta consideración esos organismos tan aparentemente sesudos son  poco agudos, pues en mi opinión no se trata de racismo (si lo fuera, también lo  dirigirían a los suyos, como ha sucedido en Italia conalgún jugador de color,  insultado por sus propios hinchas), sino de amedrentar y poner nervioso al  jugador adversario.

Otra cosa son esos gritos  específicos contra determinados jugadores, con el desgarrado y terrorífico  grito de “fulano, ¡muérete!”  Y  parece que se está poniendo de moda, pues el año pasado ya se lo cantaron a  Cristiano Ronaldo en varios estadios de Europa. Hasta en esto nuestros descerebrados  ultrasur son tan poco originales, que simplemente imitan a los forofos de otras  latitudes. Pero hay más. En el Bernabéu, que yo frecuento, (es decir, frecuentaba, pues no pienso acudir ni asidua ni esporádicamente; se ve mejor y más tranquilo por televisión), se oyen gritos como “en el Calderón hay mucho maricón”, -¡un  prodigio de rima difícil!-, o “Barça, Barçaaaa… ¡mierda!”, que así de finos  son nuestros no tan chicos. Efectivamente, como entre los tunos más “tunos”,  los capos de los alborotadores son veteranos mandones, a quienes los demás  siguen como corderitos.

He oído llamar a Rafael Vázquez,  jugador del Madrid de eximia técnica, nada bruto ni brusco en su juego, “Mari  Puri”, tal vez por su delicadeza. O a Guti insinuarle la sospecha contra su  virilidad. En ambos casos, por hinchas de su propio equipo. O a Luis Aragonés, sólo por ser un atlético  de pro, recordarle, vergonzosa y cruelmente, sus problemas con la bebida.

Todo ello es deleznable. Y  todavía lo es más si consideramos que no se trata de tan pequeño grupúsculo.  Tal vez lo sea el que vocifera, pero el resto del público no se molesta en  acallar esos gritos con sus abucheos. Solo una vez lo presencié, cuando la estupidez  de los radicales fue de tal tamaños que se pusieron a gritar desmelenados “español, español, español….”  Como reivindicación y protesta justamente  contra el “Espanyol, club de fútbol”, tal vez por la y griega y la ausencia de la ñ. Así de fino hilan nuestros muchachos.

Y la prensa, generalmente, se calla. Van a lo suyo, a vender periódicos, y a no molestar a futuros y posibles  compradores. Escribí una carta al director de un prestigioso diario deportivo  dándole la idea de que ya que valoraban y calificaban la labor de jugadores, entrenadores y árbitros, lo icieran también con el público, indicando un claro  suspenso cuando éste se hubiera comportado fuera de las más elementales normas  de civismo. De eso hace más de tres años, y estoy esperando respuesta. Solo  resaltan los comportamientos del público con final desdichado, y no digamos  cuando hay tragedia. Pero estoy por leer, u oír, que esos barros y esas riadas son consecuencia de estos lodos, -¡bah, tonterías!, como me espetó un, pensaba yo que, honorable aficionado. Para mí no son tonterías. Por eso las denuncio, y  no pienso ser connivente con mi presencia.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)