¡No en nombre de Cristo!, por favor

Santiago Matamoros

(XV-XVI)

El evangelio de la misa de hoy, martes de la 26ª semana del tiempo oridinairo no tien desperdicio:

“Cuando ya se acercaba el tiempo en que tenía que salir de este mundo, Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén. Envió mensajeros por delante y ellos fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque supieron que iba a Jerusalén. Ante esta negativa, sus discípulos Santiago y Juan le preguntaron: «Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?» Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió. Y dijo: No sabéis de qué espíritu sois, porque el Hijo del Hombre  no ha venido a perder a loshombres sino a salvarlos”. (Lc 9, 51-56)

He aquí un texto clarísimo. Entre los apóstoles, hasta su verdadera conversión pascual, había verdaderos talibanes. Veamos, si no, la violencia y la intolerancia de los hermanos  “hijos del trueno”, los Boanerges, Santiago y Juan. (No nos extraña que con esos antecedentes al primero lo acabaran llamando en la Edad Media Santiago Matamoros, para nada un título de gloria para un cristiano, como vamos a ver en este mismo evangelio). Contrasta con la paciencia, misericordia, dulzura y tolerancia, (y mucho más, claro, pues se trataba de amor), del Maestro, que no juzga ni condena, ni expulsa a algunos de sus discípulos, violentos, otros zelotas, otro jefe de publicanos, otro ladrón, y todos atolondrados, primarios y cabezotas, como Pedro. Lo que hace es una maravillosa labor pedagógica hasta que “entiendan y se conviertan”.

Los samaritanos no permiten a Jesús alojarse en su pueblo porque va a Jerusalén. Es decir, se dirige a Judea, donde viven los judíos que han reñido con los samaritanos, a quienes han declarado herejes, impuros y apestados. Los habitantes de Samaria se vengan, no solo con Jesús, sino con todos los que muestran simpatía por los judíos enemigos, o forman parte de ese pueblo. Era el caso de Jesús. (Sin embargo, éste, saltándose todas las normas a la torera, en otra ocasión, charla con la samaritana, bebe agua de su cubo, en plena Samaría y en lugar tan emblemático como el pozo de Jacob, en Sicar, con una mujer que, además de samaritana, es impura por ser prostituta. Pero Jesús nos tiene acostumbrados, en su Evangelio, a poner la ley en su sitio, “No es el hombre para el sábado, sino el Sabado para el hombre”).

La supremacía de la persona sobre toda otra realidad, religiosa, jurídica, política, social, o institucional, es, seguramente, desde el punto de vista de la psicología social y la ética, la principal y más influyente enseñanza y recomendación de Jesús a sus discípulos. Repetirá infinidad de veces la observación que hace en este evangelio a sus dos discípulos sanguinarios, que pretendían arrasar una aldea tan solo por no haberse negdo a hospedar a su Maestro. Era, efectivamente, falta grave contra la sagrada hospitalidad de la epoca. Pero la actitud de Jesús es otra: a la pequeña mota de los samaritanos no seles podía contrarrestar con la viga de la violencia y la destrucción. De ahí la regañina, ciertamente moderada, equilibrada, y llena de racionalidad, que se ganaron los fogosos discípulos.

Una enseñanza meridiana se desprende de este texto: nunca hay razón ni argumento “cristianos”-¡no estamos hablando de otro tipo de motivación, política, social, nacionalista, incluso religiosa!- sino de verdadera motivación evangélica. No la hay nunca párale uso dela violencia y para responder al mal con el mal. A no ser que queramos ser más y mejores que el Maestro. No se defiende el Nombre y la Gloria de Dios, o de Cristo, o de la Vírgen, con la espada, o los cañones. Ni siquiera con las armas de la dialética o de la sutileza canónica. Lo dijo multitud de veces Jesús en el Evangelio. Bástenos, junto con el final de las bienaventuranzas de Mateo (5, 11-12) “Felices vosotres, cuando por  mi causa os insulten, os persigan y os levanten toda clase de calumnias.  Alegráos porque será grande vuestra recompensa en el cielo. Pues así persiguieron a los profetas que vinieron antes de vosotros”, este texto lúcido y espectacular:

Mirad quelos envío como ovejas en medio de lobos: sed, pues, precavidos como la serpiente, pero sencillos como la paloma.  ¡Cuidaos de los hombres! Os arratrarán ante sus consejos, y os azotarán en sus sinagogas. Incluso seréis llevados ante gobernantes y reyes por mi  causa, y tendréis que dar testimonio ante ellos y los paganos. Mas cuando seáis arrestados, no os preocupéis por lo que vaisn a decir, ni cómo habéis de hablar. Llegado ese momento, se os comunicará lo que tengáis que decir. Pues no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuesto Padre el que hablará por vosotros. (Mt, 10, 16.20)

Y más abajo, en el mismo capítulo: “El discípulo no está por encima de su maestro, ni el sirviente por encima de su patrón. Ya es mucho si el discípulo llega a ser como su maestro y el sirviente como su patrón. Si al dueño de casa lo han llamado Beelzebú, ¡qué no dirán de los demás de la familia!” (24-25)

El que salga a la palestra con violencia con el pretexto de defender los “sagrados derechos de Dios o de la Iglesia”, que lo haga en su propio nombre. Efectivamente, muchas veces se han derramado ríos de sangre defendiendo, de hecho, derechos de gente interesada, eclesiásticos o no. Incluso, en otras ocasiones, no se han  respetado elementales derechos ajenos, bajo el manto protector del sacrosante Nombre de Dios. No pretendan, sin embargo, embaucarnos con la ¿piadosa? idea de defender nada sagrado cuando están descaradamente abusando de ello en su propio beneficio. Jesús no dejó que lo defendieran con violencia, e incluso recriminó a dos de los tres discípulos más queridos.

Jesús Mª Urió Ruiz de Vergara

2 Responses to “¡No en nombre de Cristo!, por favor”

  1. Websites worth visiting…

    I enjoyed reading your article, many thanks….

  2. Gracias. Me encantaría que fuera posible una mínima traducción que sea al español. Muchas gracias.
    Areópago

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)