Miguel y los otros ángeles, ¿cuidan de nosotros?

San Miguel arcángel

No es la primera vez que trato este tema. Lo vuelvo a hacer porque hoy es San Miguel, y porque el asunto es interesante, y se presta a muchos equívocos. Lo haré brevemente. Comenzaré por recordar que nos encontramos con un contenido eminentemente mitológico, dado a la imaginación, y, por tanto, a la leyenda. Ya el nombre, o la categoría de tal, de arcángel, quiere decir ,etimológicamente, que se trata de alguien con mando en plaza, con más seres espirituales por debajo, o al lado. Como archidiócesis quiere decir un conjunto de diócesis, o archipiélago, de islas, o arcediano, de diáconos. A veces las palabras derivan morfológicamente con el tiempo sin perder el significado primitivo. Sabemos que es frecuente.

Lo de estamentos o escalafón entre los ángeles, si ya éstos se ubican en el mundo de la fantasía religiosa, no digamos aquellos, que se encuentran de lleno en el territorio de lo literario fantástico. Así que dejemos de lado la mportancia de querubines, serafines, tronos, potestades, dominaciones, y otros señores angélicos con sus respectivas opalandas. San Pablo trató de este tema en varias cartas, sobre todo en la de los Colosenses, y su postura es clara: no entra de lleno en el tema, parece que no le asustan estos seres intermediarios, de moda en su época por las teorías de Plotino, pero deja bien claro, y eso es lo que le interesa, que, sean lo que sean, y demuestra que no le preocupa mucho la naturaleza de estos personajes, el Kyrios, está por encima. Sí, Jesús como hombre, una vez constituído Señor.

La palabra ángel, y el concepto que en ella se esconde, surje en la Biblia como un eufemismo directo. Para los despistados recordaré que eufemismo es el fenómeno lingüístico que nos lleva a usar una palabra por otra, porque la verdadera, o más apropiada para el significado, es considerada fea, mal sonante, o su uso ha ido siendo censurado por la praxis social. O, lo que es peor, porque ha sido directamente prohibida. Cuando enseñamos a un niño a decir “pis”, o hacer “pum”, le estamos comunicando un eufemismo. En el caso de la palabra Yavé, Dios en hebreo, el caso era el segundo que apunto más arriba: estaba directamente prohibido su uso. Esta prohibición tiene que ver con la sensibilidad de la lengua en las culturas orientales. Las palabras no son meras convenciones, sino que equivalen y con como conjuros de la íntima realidad esencial de los seres. Decir Dios, es tocar y manipular a Dios.

Entonces inventan palabras que lo nombren sin decirlo, con unas palabras compuestas en que la “palabra que designa a Dios” no aparezca entera, y con su cuerpo completo, sino como sufijo, “-el”- (Dios, en hebreo, como alá, Dios en árabe) de otra raíz. Con este artilugio se refieren a Dios sin nombrarlo con todas sus letras, sin usar su Nombre Sacrosanto. Éste solo lo puede pronunciar, UNA SOLA VEZ AL AÑO, el Sumo Sacerdote, y revestido de sus vestes ceremoniales, y en la Santidad del Santo de los Santos del Templo. Todos los nombres de los ángeles significan algo de Dios, y pueden ser usados como verbo o como sustantivo. Por ejemplo, Miguel, (Mica-el), como verbo, Dios es fuerte; sustantivado, “la fuerza de Dios”. Gabriel (gabr-el), Dios anuncia; o sustantivado, “anuncio de Dios”. Rafael (raf-el), Dios cura, (también, Dios acompaña); sustantivado, “cura de Dios”, “acompañamiento de Dios”. La misma palabra ángel es otro compuesto de anch-el, Dios envía, o enviado de Dios.

Como vemos, al sustantivar la palabra tenemos la tendencia a dar también sustancia y consistencia óntica al ser denominado por las palabras compuestas con sufijos que quieren decir Dios. Pero el origen, y el uso de las mismas nos demuestran que su existencia puede ser, perfectamente, literararia. Santo Tomás de Aquino, comentando la definición del concilio Lateranense IV sobre la existencia de los seres intermedios, rubricó con su vervo claro, preciso y lacónico: “de esentia enim nihil loquitur” (de su esencia, sin embargo, no se dice nada). Pues eso. ¿Negamos la existencia de D. Quijote al afirmar que es un personaje literario? Estará mucho más vivo de aquí a 100 años que nosotros, que somos muy posteriores a él. No nos entre el temor. Cuida de nosotros, personalmente, como si cada persona fuese única, el mejor ángel, el Señor-Dios.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara    

5 Responses to “Miguel y los otros ángeles, ¿cuidan de nosotros?”

  1. No sé si el blogger vió el domingo pasado el programa “Lágrimas en la lluvia” de J.M de Prada.En él se trató el tema del demonio, el angel caído.Hubo personas entendidas en el coloquio, entre éllos los sres. Fortea, Sayés…Si mal no entendí daban por supuesto la existencia de los ángeles y entre los mismo al diablo. ¿ Qué opininión le merece el tema al Areópago?.

  2. Yo he tenido la sensación de que un Dios trascendente y lejano se hacía inaccesible y que los hombres vieron necesario establecer algún tipo de puente con la divinidad: los ángeles, los santos o la propia Virgen María. Me gusta más pensar que los ángeles asumen facetas de la personalidad divina que nos muestran. No me cabe en la cabeza otro tipo de creencia.

  3. Iruña:
    perdona mi tono, que va a ser inusualmente duro. Sé que hay que intentar seriamente vivir la caridad y el amor fraternos, y el perdón. d
    Dicho esto, te recuerdo que no es éste el estilo de ninguno de los que citas, ni Prada, insultón y ofensivo en sus artículos, a quien oí dos veces comentar algún texto bíblico, y demostró no tener ni idea. Pero ni la más remota. Sayés es el que ha denostado y vilipendiado a Pagola, a quien no llega teológicamente ni bíblicamente al tobillo. Y de Fortea, el gran exorcista, lo más suave que puedo decir es que es puro bla-bla-bla. Así que lo de personas entendidas lo dejemos para otra vez. Disculpa, Iruña, pero no puedo remediar mi indignación ante tanta palabrería sobre temas puramente simbólicos, muy interesantes, si, con tal de que se diga y reconozca su carácter literario y fantástico. Si no, es un fraude.
    Jesús Mari

  4. De acuerdo, Ilusiones, has captado muy bien la idea que yo quería promover entre mis lectores. Gracias por el interés.
    Jesús Mari

  5. Te entiendo muy bien,Areópago;mi post era insidioso.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)