La idiotez de Halloween

Recuerdo lo que comentaba con algunos amigos brasileños, allá por los años setenta-ochenta. Les decía: estáis todo el día criticando y poniendo a caldo a los norteamericanos, y después los imitáis en todo, hasta en los nombres que ponéis a vuestros hijos. Algo parecido se puede decir ahora de los europeos: estamos abocados a una crisis terrible, que comenzó con la insensata irreponsabilidad de sus macro bancos hipotecarios; su presidente se permite bronquear sin ninguna discreción a la UniónEuropea; hacen como que se alarman por la ayuda del banco central europeo a los bancos y empresas europeas, cuando su banco central y el de Gran Bretaña vienen haciendo eso hace tiempo, y no piensan para de hacerlo; marcan los tiempos y la intensidad de las guerras, y nos embarcan a los demás en ellas; nos quieren hasta aconsejar cómo comer y qué tipo de basura es menos perjudicial para la salud; nosotros criticamos todo eso, por lo que nos llaman, sin ninguna verdad objetiva, antiamericanos, pero depués los imitamos hasta en la solemne majadería del Halloween, esa fiesta de brujas comercializada y convertida en un evento más de consumo.

Hay quienes, después de una sesuda investigación, afirman, llegan a la lúcida conclusión, que todos los pueblos y todas las épocas  han tenido, por estricta necesidad, unos días señalados para exorcizar esos seres fantasmales, medio de risa medio de miedo y susto, hasta hacerlos caseros y domesticados, incluso para los niños. Y mira por donde, la fecha escogida ahora para exportarla desde los EE.UU. al mundo entero esa celebración-exorcismo, coincide con la que, desde la más alta Edad Media, celebra la Iglesiacomo día de los difuntos. Hay demasiados listos por ahí que nos saben de la tradición española de representar, todos los años, por las mismas fechas, cercanas al dos de noviembre, el Tenorio, brillante alegato irónico y carcajeante sobre eso mundo de apariciones, espíritus y otros engendros risibles, pensados, no obstante, para dar miedo.

Me han asegurado, personas que dicen saberlo, que la implantación y consolidación de esta celebración risible y esperpéntica se debe al denodado esfuerzo de los profesores de inglés, atraídos, a su vez, por las tendencias, por lo visto, atávicas, de los actuales mandamases y marcadores de tendencia de la lengua inglesa. Y esto sucede porque son muchos más que los ingleses, porque hacen muho más ruido y tienen una perfecta maquinaria de propaganda, y, además, son bastante más atrabiliarios. Sin embargo, los profesores de inglés podían escoger, para inculcar a sus alumnos, otros muchos aspectos de las costumbres norteamericanas. Recordemos algunas: su culto al trabajo, que lleva a un buen número de estudiantes a pagarse los estudios con su trabajo, bien del año entero, simultaneando estudios y labores, o en el verano; la temprana emancipación de los jóvenes, y su vuelo precoz fuera del nido; los hábitos de investigación; la lectura de los buenos, que los hay buenísimos, escritores americanos.

Todo eso, y otras muchas cosas prácticas, que que podían resultar atrayentes, sería deseable que los profesores intentaran transmitir a sus alumnos junto con el aprendizaje de la lengua inglesa, y no esa tradición del  Halloween,  que está a medio camino entre la sordidez y el deslumbramiento infantiloide.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)