“Morir nos sienta fatal”

Libro cordinado por Mª Ángeles López Romero, jefe de redacción de 21rs

No quiero hacer la pelota a nuestra jefe de redacción, es decir, de 21rs. Tan solo quiero comentar, brevemente, una feliz coincidencia. Antes, sin embargo, quiero felicitar a Mª Ángeles, y a todo el equipo, por haberse atrevido a abordar un tema tabú, más en nuestro tiempo, como es la muerte, y que, con rigurosa justicia están resaltando los medios. A pesar de que los modernos pensadores existencialistas, con Heidegger a la cabeza, han repetido reiteradamente que “el hombre es un ser para la muerte”. el “para” suena muy fuerte y, evidentemente, hay que matizarlo. Pero es una verdadera anomalía que el ser humano quiera vivir de espaldas a la única certeza que tiene, que es que se va a morir.

He hablado de coincidencia. La semana pasada tuvimos un funeral en la parroquia. El fallecido, es decir, sin eufemismos, el muerto, era alguien relativamente joven. Tenía 52 años. En nuestros días, un crío. Al acabar la misa estuvimos dialogando varias personas sobre la desolación que la muerte deja en los que quedamos, en los vivos. Y concluímos que, con más frecuencia de la que parece, para los que se van la muerte es una profunda liberación. Y un descanso. Y la consecución de una verdadera libertad. No sé qué autor existencialista escribía eso, “que nadie es más libre que un cadaver”. Ya se han acabado los lazos intelectuales y sentimentales que podían amarrarlo, y hacerlo depender, poco o mucho, de otras personas.

Uno de los contertulios en nuestra sacristía era un joven profesor de educación infantil, de música, y de varias disciplinas no tan atadas a libros y abstractas teorías como otras. Y él fue el que afirmó con naturalidad, pero rotundamente, que era una verdadera contradicción que no educáramos, desde la primera educación, “para la muerte“; que el modo y el talante, y el cómo enfrentarse a la muerte, propia y de los seres cercanos, no fuera una enseñanza fundamental.

Me ha pasado varias veces en mi vida de cura, sobre todo en Sâo Paulo, Brasil, donde nuestra parroquia Santa Margarida María está situada enfrente de un cementerio municipal, con su parte católica y su zona judía. Como los que acudían a entierros veían la altísima torre de nuestra iglesia, desproporcionadamente alta, (que, por eso mismo, nos propiciaba una vista deslumbrante de la gran urbe), acudían a nosotros para oficiar alguna encomendación del cadaver antes de enterrar. Hubo días en que hice hasta cuatro. Pues, más de una vez, oí de labios de viudas o viudos jóvenes esta frase desgarrada y cruel: “Nadie me avisó ni me preparó para esto” (sic, en unas veinte ocasiones que recuerde). Así que no sería malo que como pedía Pablo, catequista y guitarrista en nuestra parroquia, ya que “morir nos sienta fatal” , nos preparen y nos eduquen para ello.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

51 Responses to ““Morir nos sienta fatal””

  1. Thank you! Very fast shipping. Highly recommend seller! Love the pattern

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)