El género literario-bíblico anunciación

Vamos a comparar dos textos alusivos a la concepción de Jesús, uno de Lucas, y otro de Mateo. El primero es el famoso relato de la anunciación de María:

“No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le podrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” Y María dijo al ángel: “¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?” (Lc 1, 28-30)

Fijémonos en la última línea: “¿Cómo puede ser eso, si no conozco varón”? Según este texto, María da la impresión de que ni conoce ni quiere conocer varón. Que no piensa casarse, vamos.

 Ahora veamos el texto del Evangelio de Mateo: “Este fue el principio de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José; pero antes de que vivieran juntos, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo. Su esposo, José, pensó despedirla, pero como era un hombre bueno, quiso actuar discretamente para no difamarla”. (Mt 2, 18-19). Casi todos los textos traducen “desposada”, por comprometida. Peor nos da igual, para lo que quiero destacar. ¿Conocía o no conocía “varón”, pensaba o no pensaba casarse María? No es frustrante, sino todo lo contrario, comprobar que enla Iglesia primitiva, (esos evangelios se escriben entre los años 85-95) había varias corrientes de información, y diversas fuentes, sin que a nadie se le descabalen los principios ni las convicciones.

 Es preciso hacer una observación sobre el tema virgen-madre. Ya recordé el otro día que no ha podido nacer de la tradición bíblica, donde la virginidad se veía como un baldón. Puede haber alguna confusión por el hecho de que se ha forzado alguna traducción, sobre todo el texto clásico y fundamental de Isaías, “Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros” (Is 7,14). El texto original indica la condición de “doncella”, es decir, de una chica con presunción de castidad o virginidad. Y la noticia era una auténtica primicia. No se nos dice su nombre, pero todo indica que los contemporáneos, sobre todo los inquilinos de palacio, magnates y sirvientes, sabrían a quien se refería, y constituía un notición que esa  joven estuviera ambarazada y apunto de dar a luz. El profeta, con sun maravillosa “deformación profesional”, saca oro de una situación que podría ser casi vulgar, y le da un sentido teológico y de dimensión mesiánica.

Apreciamos que, en el AT, cuando se quiere exaltar la importancia de un personaje, se comienza exaltando los prodigios de sus comcpeción y de su nacimiento. El tema mas recurrente es el de la “madre estéril”. Que una mujer en esas condiciones tenga un hijo es, con certeza, un milagro. (Lo de menos es que el concepto “varón estéril” no pasaara por sus cabezas). Además, n o siempre, pero con frecuencia, en esos casos se usa en la Biblia el “género anunciación”, que tiene siempre los mismos pasos, con el ángel, siempre Gabriel (¡que coincidencia!, significa Dios-anuncia), el saludo, –ave, María-,  el temor del protagonista, –ella se sobresaltó con esas palabras-, la explicación tranquilizadora del ángel, –no temas, María-,  la dificultad del protagonista, -¿como puede ser esto?, si no conozco varón-, la explicación final, y la prueba de la veracidad del anuncio –mira, Isabel, tu prima, que está de seis meses la que pensaban estéril-. Estos pasos se dan en la anunciación de Isaac, de Sansón, de la misión de Moisés, de la vocación de Isaías, del nacimineto de Juan Bautista, y de Jesús. 

El género literario es como un impreso que se rellena con los nombres adecuados a cada situación. Por eso no es razonable insistir en destacar la anunciación a María, como si fuera la única. La introducción del tema-mito Virgen-madre, no proveniente, desde luego, del AT, la realiza el evangelio de Lucas y el Apocalipsis, hacia los años 90-100. Y tenemos derecho a suponer que, no habiendo la más mínima posibilidad de entender bílicamente ese tema de manera literal, los primeros cristianos, más conocedores del AT  que los posteriores, aplicaron el precedente de la “dificultad” de la esterililidad, en todos los casos simbólica, exigencia del milagro de Dios. En el caso de María, cuyo hijo será el más importante y decisivo dela Historia dela SAlvación, la dificultad sería máxima: no ya la esterilidad, sino la virginidad. Así la obra de Dios, que es de lo que se trata, sería más necesaria y evidente. (Las que ya resultan mucho más fantasiosas son las conclusiones de todo tipo que muchos deducen de estos textos. Generalmente, de rigor exegético-bíblico tienen muy poco).    

 Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to “El género literario-bíblico anunciación”

  1. Habrá que asomarse por encima de los milagros para acercarnos al Milagro y al Misterio.
    Tu explicación es clara y permite que nos detengamos lo justo para continuar adentrándonos.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)