Una propuesta concreta para la renovación de la Iglesia

Como resumen de mis anteriores entrada, y para que nadie se quede despistado con el título de “Vino nuevo en odres viejos”, propongo por separado los puntos concretos que ayer ya presenté, porque es mu posible que haya quien no ha llegado hasta ellos. Ahí van: