No estoy muy de acuerdo

Al más alto nivel de la Iglesia, es decir, en un pronunciamiento papal, se ha hablado de la profunda crisis de la fe, y se la ha mezclado con el tremendo déficit de la religiosidad, de la pérdida del sentido de lo transcendente. “Estamos ante una profunda crisis de fe, una pérdida del sentido religioso que constituye el mayor desafío para la Iglesia actual“, afirmaba el Papa en un discurso a los miembros de asamblea plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Y es en este punto en el que no puedo estar de acuerdo. Se insiste en las declaraciones y explicaciones de la jerarquía eclesiástica en la equiparación de religiosidad y revelación-fe, o casi, cuando se trata de dos realidades no solo diferentes, sino contrapuestas o contradictorias. Es la antinomia que vemos en el Evangeli0 entre la manera de entender realidades fundamentales como Dios, la Palabra, el Reino, y la Ley por parte de Jesús y por la de los fariseos, o los escribas, o los Sumos sacerdotes, o los senadores. Es decir, entre los que entendían su Religión como tal, como una manera de contentar y satisfacer al Dios de la Ley, y el que lo encaraba como Padre, como alguien que no necesitaba ser ni halagado, ni contentado ni manipulado.

La Religión es una magnífica creación humana, tal vez la más excelsa y preclara. Pero “humana”, fruto de una necesidad de seguridad y de equilibrio del hombre en su relación con la naturaleza, sobre todo con las fuerzas más ocultas y más misteriosas de la misma. Su dirección es de abajo arriba. La Revelación, al contrario, es un regalo de lo alto, viene de arriba abajo, y no responde a una necesidad limitada y asustada del ser humano, sino que supera sobre manera la más calenturienta imaginación de sus más ínclitos representantes. Los primeros cristianos, por no aparecer a los ojos de los judíos ni de los “religiosísimos” romanos como mínimamente religiosos, fueron considerados ateos. Cmo fue catalogado Jesús de sacrílego y blasfemo por los piadosos senadores del Sanedrín.

Paralelo a este fenómeno de la confusión entre religiosidad y fe, o tal vez derivada de esa equiparación, surgió, en la Iglesia, poco a poco, y a partir de la consolidación social del cristianismo, primero con el decreo de Milán de 313 de Constantino, y después con la disposición de Teodosio, de declararlo religión oficial del Imperio, una inclinación que ha ido a más, y que considero peligrosa y equivocada: a convertir la actitud cristiana en una moral, que, además, por obra y gracia de muchos autores expertos en esa disciplina, pero poco duchos en evangelio, la convierten en moralismo. 

No hay más que ver y comprobar cómo expresan algunos la identidad cristiana de una familia, por ejemplo: será tradicional, no se usarán métodos de control de natalidad anovulatorios, o ninguno, según los más rigurosos, ni hablar de concepción in vitro, nada de células madre, mucho cuidado con la muerte digna, nada de uniones homosexuales, etc. Todos ellos temas de los que el Evangelio, ni el NT, no afirman ni niegan nada. Es decir, ajustamos el dato revelado a ideas y planteamientos morales, culturales e ideológicos que no siempre tienen que ver con la radical originalidad y novedad del Dios que se revela al hombre. Sin olvidar que, a más ciencia y progreso tecnólógico, menos campo para el fenómeno de la religiosidad. Pero no por eso se limita el horizonte de la Revelación, al contrario, más la necesita el hombre. 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara 

One Response to “No estoy muy de acuerdo”

  1. Me parece un estupendo artículo y una vez mas se constata
    que el gozas de ideas claras.
    La cuestión es que el hombre en su radical limitación necesita de la religiosidad,y aquí encuentro yo el difícil equilibrio de acoger la Palabra en el acto de fe y a la vez caminar en autonomía sin agarraderos falsos.Ser creyentes hoy sin enajenaciones.¿Cómo podemos vivir la fe sin atavismos?.¿ Cómo evangelizar hoy, desde abajo o desde arriba?¿ Urs von Balthasar o Rhaner?.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)