El lío de las primeras comuniones

He titulado lío, pero podía haberlas tildado de caos. Y todavía peor, bochorno, vergüenza, impotencia para los curas, y otros calificativos nada halagüeños. Todos los años sucede lo mismo, la celebración eucarística se convierte en un circo, con unos doscientos fotógrafos compitiendo por el mejor ángulo, gente entrando y saliendo, charlando, las señoras luciendo palmito […]