Intriga y vendetta en el Vaticano

El cardenal Sodano, exsecretario de Estado,  (1991-2006), y actual decano del Colegio Cardenalicio quedó profundamente tocado, muchos hablan de íntimamente herido, cuando fue acusado de haberse estado quieto ante los manejos del gran pederasta Maciel, e, incluso, de haber aceptado cuantiosas sumas de dinero para los fastos cardenalicios, en especial con motivo de la concesión del capelo. Parece que le dolió, de modo directo e inconsolable, el hecho de no haber sido defendido, públicamente, por Benedicto XVI, del ataque claro y frontal del cardenal Shönborn, amigo personal del papa Ratzinger. El caso es que ante la publicación de material impreso (informes, cartas, dossiers, y todo tipo de documentos) de la más alta cercanía a habituales de las estancias pontificias, -se supone, ¿quién, si no?-  incluso de correspondencia privada del Papa, todas las miradas se vuelven hacia el antiguo Secretario de Estado, viendo su mano, o su mente maquavélica, en el reciente libro del periodista italiano Gian Luigi Nuzzi que ha podido publicar con el título “Su Santidad. Las cartas secretas de Benedicto XVI“, gracias a la ingente cantidad de papeles que han llegado a su escritorio.

No nos pillan de nuevas estas luchas feroces por el poder en los meandros de la Curia Vaticana. Como apunté en mi reciente entrada “Atropellado, por el cardenal Cipriani de Lima,  Gastón Garatea, uno de los nuestros”, del día 16 de este mes, tenemos la manía de encumbrar a los tocados con la seda y el capelo cardenalicios, pero hay mucha gente vulgar y corrientita en esas vistosas alturas de la estructura eclesial, con índices muy medios, o por bajo de la media, de integridad ética y moral. Algunos afirman que es nuevo el actual escándalo vaticano, que, por cierto, está provocando “noches oscuras” en el ánimo del Papa, reconocidas por él mismo. Pero tal vez lo nuevo sea la publicidad y claridad de las maniobras de los protagonistas en la implacable lucha por el poder. Los así llamados “analistas y especialistas” aseguran que los próceres cardenalicios están oliendo ya a declinio, enfermedad y muerte papales, y al correspondiente cónclave. Y están tomando posiciones sin disimulo, sin recato y sin piedad. Y sin nada de caridad.

 Y como decía, el principal autor de la trama es Sodano, jefe de una de las corrientes pre-conclave, y la víctima el poderoso cardenal Bertone, sucesor de aquel en la Secretaría de Estado, y adalid y jefe de otra facción. El fino cardenal de Isola d’Asti se estaría vengando de su sucesor, que, a pesar de su poderío, -es el segundo del escalafón vaticano, solo después del Papa-, no parece disfrutar de demasiadas simpatías entre el personal curial. Tampoco ha dado muestras de agudeza mental y rapidez de reflejos. Ha escogido a los provectos cardenales Herranz, Tomko y De Giorgi como miembros de la comisión de investigación del escandaloso caudal de filtraciones a la prensa y opinión pública de documentos de la más alta cofidencialidad, los tres alrededor de los noventa años, y que en los dos meses de investigación no han encontrado nada ni nadie. ¿Pretende con ello Bertone correr un tupido velo sobre el escándalo de la venganza que se cierne sobre él?

 Se impone una pregunta: ¿en qué creen estos cardenales, solo en el poder? ¿Conocen el Evangelio, lo intentan vivir? ¿Nos sorprendería alguno de ellos poniendo la otra mejilla? Pero es en estas aventuras del pecado humano en las que vemos la necesaria y siempre presente ayuda y compañía del Espíritu de Dios a su Iglesia. ¿Qué sería, si no, de ella?

 

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)