La lucha por el poder

“Jesús, reuniéndolos, les dijo: “Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar la vida en rescate por todos.” (Marcos 10,43-45).

Este es el Evangelio de hoy. Jesús acaba de anunciar el fin trágico de sus días en Jerusalén, y Santiago y su hermano Juan, de lo más inoportunos, han pedido al Maestro sentarse, en su Reino, a la derecha y a la izquierda. Evidentemente, los demás apóstoles, tampoco muy justos ellos, porque debían estar pensando del mismo modo frívolo, se enfadan con la manía de grandeza de los dos compañeros. Es entonces cuando el Señor les suelta el párrafo anterior.

Es estupendo cómo el profeta de Nazaret tiene la idea, que expresa apodícticamente, de que los señores y gobernantes de los pueblos los tiranizan y los oprimen. Se ve que la cosa viene de largo. Pero Él no quiere esa actitud entre sus seguidores: “Vosotros, nada de eso”. Ese es el motivo por el que, en la Edad Media, se introdujo la costumbre de llamar al Papa, popular y coloquialmente, el “Siervo de los siervos de Dios”, en latín, que suena más chic, “servus servorum Dei”. Todo eso es muy bonito, demasiado, para que la realidad haya ayudado a vislumbrar, ni por lo más lejos, la realidad práctica de ese aserto.

Nos cuesta mucho creer que toda la movida conspiratoria, y todo el ejercicio maquiavélico de búsqueda de poder,  patentes e indisimulados en el Vaticano responda a la vocación y ganas de ser el “Siervo de los siervos”. Estudiando, no mucho, basta una somera mirada,  los avatares de la Sede Romana, tenemos que admitir que la tremenda lucha de poder entre las diversas familias italianas, tanto por el poder “espiritual” que podía quitar a los emperadores y reyes la relacion de vasallaje y obediencia de sus súbditos, como por la suculenta cuota de poder temporal y político de los terrenos pontificios, que esa intensa e inmensa pugna entre los aspirantes a la otrora humilde sede de Pedro no era motivada por las ganas de ser servidor, sino jefe, poderoso y grande del mundo.

Es una pena que de manera tan evidente y escandalosa se hayan conculcado en la historia de la Iglesia los más elementales valores evangélicos, y que eso no haya sido motivo de pública y constante repulsa por el Pueblo de Dios. El brote de la misma mala hierba que estos días contemplamos en los aposentos de la Curia Romana bien merece la condena que de este escándalo ha pronunciado el venerable y nada sospechoso cardenal Martini, exigiendo una pública y pronta petición de perdón a todo el pueblo de Dios por el incalificlable espectáculo que algunos de los más altos miembros de la jerarquía romana están dando a la Iglesia y al mundo mundial. (Lo del joven mayordomo como último, o primero, eslabón de la trama, no se lo cree nadie).

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara         

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)