La valentía y la lealtad con la verdad debería ser lo normal en un obispo

Se han sorprendido muchos con las declaraciones de monseñor Jacinto Furtado, recién nombrado arzobispo de Teresina, capital del estado brasileño de Piauí. Me gustan mucho dos cosas en esta historia: que haya sido un obispo brasileño el que ha largado esas declaraciones, para muchos explosivas, y que haya aprovechado los primeros días para hacerlo, porque sabe que después uno se acomoda al cargo y a la dinámica de otros colegas, y tal vez cuando pasara más tiempo no se atrevería ni a insinuarlo.

Y ¿cuáles han sido estas declaraciones? Pues las siguientes: “El Papa no es infalible sobre el celibato“, o “el adiós al celibato obligatorio es el deseo de muchos obispos”, y otras de ese tenor. Ya he intentado explicar varias veces en este blog que la infalibilidad papal no es lo que parece, o, por lo menos, lo que muchos piensan, como que el Papa pueda hablar y opinar sobre lo humano y lo divino, y que todo lo que afirme esté teñido de ese manto, ¡que sería peligrosísimo!, de la infalibilidad. Solo es infalible sobre ciertas materias, pocas, y, además, tiene que demostrar, en el momento de la declaración, que es, está siendo, y quiere ser infalible.

Esto ha sucedido en la Iglesia, en más de veinte siglos, ¡solo una vez!, cuando el Papa Pío XII declaró como infalible la Asunción de María a los cielos, “después del curso de su vida mortal”. Todas las declaraciones dogmáticas habidas en la historia de la Iglesia lo han sido por los Concilios ecuménicos, que ni siquiera eran convocados por el Papa. El hecho de que el Papa las suscribiera después no quita que la infalibilidad de las doctrinas enseñadas y proclamadas lo fueran por la autoridad conciliar. Además, la definición de la doctrina de la infalibilidad papal con las condiciones exigidas, solo se dio a mitades del siglo XIX, en el Concilio Vaticano I al que, según historiadores, teólogos y expertos en concilios, le faltó quórum para las decisiones importantes, como el dogma de la Inmaculada Concepción y la tan traída y llevada infalibilidad papal.

Ésta solo puede tratar de temas de la Revelación, “estrictu sensu”, y, en mi opinión, aunque siempre se haya dicho lo contrario, no entra en ese capítulo el discurso sobre “Moral”, que, por definición, se trata de cosa de los hombres. El origen de la palabra viene del latín mos,moris, qe significa costumbre. Es decir, por definición y esencia, se trata de algo tan relativo como el vaivén de las costumbres humanas. O, visto desde el punto de vista de la palabra ética, que viene no del griego “êthos”, que significa carácter, o estilo y vigor vital, sino del término “ethos”, sin la tilde en la ê, que deriva en el latín eticus, que tiene que ver con costumbre, llegamos a la misma conclusión.

Pero lo que quería destacar hoy era la honradez de un obispo, que se siente, como es constante enseñanza bíblica, vétero y neo testamentaria, que tiene que obedecer a Dios, y a la verdad, antes que a los hombres. Y, aunque a algunos les pese, o no lo puedan imaginar sin echarse a llorar, el Papa es muy importante, pero no es Dios. Y se puede equivocar, y gravemente. Me sorprende cómo los papas admiran a su venerable antecesor y pionero en su cargo, San Pedro, y nunca insisten, yo por lo menos no lo he oído, ni leído, de otras épocas, que Pedro fue llamado por un Jesús airado y enfadadísimo, Satanás: “Quítate de mi vista, Satanás!, ¡escándalo eres para mí”, porque tus pensamientos no son los de Dios sino los de los hombres”.

Está claro, ¿no? Pues eso.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)