Halloween, esperpento trágico

    Empiezo a escribir con rabia. Tal vez la propia escritura me sirva de calmante y catarsis, y acabe más sosegado. Ayer, día de Todos los Santos,  en la homilía, denominé la movida del Halloween, -no se me ocurre palabra más apropiada que movida-, de mamarrachada. Y no me desdigo ni me vuelvo atrás. […]