Comunión no es sumisión; ni diálogo es monólogo autoritario e impositivo (II)

“Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían abrazado la fe, se levantaron para decir que era necesaria circuncidar a los gentiles, y mandarles guardar la ley de Moisés. Se reunieron entonces los apóstoles y presbíteros para tratar este asunto. Después de una violenta discusión se levantó Pedro…” (Hech 15, 5-7ª).

Como decía ayer, los religiosos directores de la FERE (Federación española de religiosos de la enseñanza) no quisieron discutir públicamente con los obispos, aunque supongo que sus profesores se han enterado muy bien de toda la movida, porque lo lógico es que tuvieran los programas con el nombre de los ponentes y el croquis de las ponencias. Y, siempre en mi opinión, esta vez pecaron de excesivamente prudentes. La prudencia, en palabras e Tomás de Aquino, es “recta ratio agibilium”, que, traduciendo literalmente, significa “recta razón de las cosas que se van a hacer”. No sé si suprimir a ciertos conferenciantes que van a trazar una línea avanzada de las necesidades educativas sea un recta razón. Como tampoco sé, es más, lo dudo mucho, que sea recta razón el mero hecho de no montar una polémica con los obispos,

De esta hipotética, y, para mí, cada vez más necesaria polémica, quiero hablar. Por eso he puesto, ayer y hoy, el texto de los Hechos como frontispicio de estas líneas. Lucas, o quien quiera que sea el autor de los Hechos, no esconde ni oculta que en la reunión de Jerusalén, el primer concilio de la Iglesia, lo llaman algunos, hubo una violenta “discusión”. Y conocemos por el mismo autor, Pablo, cómo se las tuvo tiesas con Pedro y con los mentores de la Iglesia de Jerusalén, con el obispo de ésta, el “pariente de Jesús” (hay quien, de puro cachondeo, habla de “tráfico de influencias” , por su condición familiar), por un tema tan serio como convertir, o no, la naciente comunidad de la Iglesia de los seguidores de Jesús, en una capillita de la práctica judía. El tema bien merecía la pena una buena discusión, y algunos gritos y golpes encima de la mesa. Nada de ello tiene por qué escandalizar a los creyentes. Más bien es lo contrario, el intento de ocultar y minimizar las diferencias en las reuniones y concilios o sínodos episcopales lo que, real y ciertamente, nos escandaliza.  

Intentemos, por un momento, superar la falsa impresión de unidad de pensamiento que quieren aparentar hoy los jerarcas de la Iglesia. Cuando se reúne la CEE no hay discrepancias significativas, ni diferencias notables de opinión. Parece como si lo ideal y evangélico fuera lo que se ha dado en llamar “pensamiento único”. Pues, como digo, superemos esta práctica tendente a informar, sea como sea, del buen tono y de la delicadeza en los planteamientos pastorales. Miremos las consecuencias de esta práctica, que ha conseguido, lo está consiguiendo, que la gente confunda la unidad del Dogma, que es auténtica y necesaria, con la unicidad de las explicaciones del mismo, que crea la diversidad, variedad, y riqueza de las diversas corrientes teológicas. Y llaman algunos “comunión” a aceptar de buen grado esta forzada contracción. Hay quien pretende, para tenerlo todo bien atado, que las teologías se unifiquen, pero no con una visión concorde con los tiempos que vivimos, sino con las aspiraciones, los anhelos, las dudas y los miedos de hace muchos siglos. Hubo algún iluminado que pretendió hacer eso con los “cuatro evangelios”, (cuatro, y bien diferentes, que no uno).

Es muy lógico que a los obispos y a los directores de colegios, o responsables de la línea educativa de los institutos religiosos, les atraigan personas y nombres muy diferentes a la hora de montar unas jornadas de reflexión e información. Lo contrario sería raro y pernicioso. Como decía Pablo en la 2ª lectura del domingo pasado, “el cuerpo tiene muchos miembros, no uno sólo…Si todos fueran un mismo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?  Los miembros son muchos, es verdad, pero el cuerpo es uno solo”. (1ª Cor, 12,14.20). El cuerpo a que se refiere es la Iglesia, a la que llama, directamente, Cristo, en el versículo 12.12. Y después hace una disquisición de cómo en la comunidad eclesial hay gran diversidad de ministerios.

Lo que me llama la atención es que los obispos, teniendo la seguridad de que les pertenece el primer ministerio, que es el de apóstoles, se hayan ido apoderando, a través de la historia, de casi todos los demás, sobre todo del de “maestros” (3º de la lista), y de “gobierno”, (7º, bien atrás, conforme a la palabra del Maestro, “entre vosotros, ¡no sea así!”, lo de tiranizar y abusar de los súbditos). Sería muy higiénico y sano que nos acostumbráramos a la diferencia de órganos en el mismo cuerpo de la Iglesia. Unos son obispos, otros religiosos. Unos se dedican, sobre todo, al anuncio del Kerigma, con autoridad, y otros a la enseñanza, y a todo el entorno socio-político-cultural-científico que encontrarán los alumnos en su vida. Es, por tanto, muy lógico, que haya diversos, y hasta aparentemente contrarios, puntos de vista. Que, evidentemente, se pueden discutir a las claras.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)