El incuestionable sesgo social de la fe judeo-cristiana

No se entiende fácilmente cómo algunos cristianos tienen miedo de los aspectos sociales de la Revelación. Todavía recuerdo la prevención que muchos sentían contra la figura del papa Montini, Pablo VI, por el simple hecho de que su padre fuera un periodista milanés de tendencias socialistas. No se puede leer la Biblia sin topar con textos de denuncia social de una extrema virulencia, en Isaías, en Jeremías, en Ezequiel, en Amós, en Sofonías, etc. He escrito virulencia, y no otra cosa podemos denominar a los textos terroríficos de los profetas clásicos, como aquellos en que las damas de la alta sociedad hebrea son llamadas, insultantemente, de “vacas de Basán”, y otras lindezas del mismo o parecido calibre. O de las diatribas de Amós contra los empresarios que abusan de sus trabajadores, y se enriquecen a costa de su trabajo, muchas veces inhumano y siempre mal retribuido.

Y si ya en el Antiguo Testamento (AT) queda clara la dimensión social de la Revelación de Yavé, ¿qué decir del Nuevo Testamento, (NT)? En la misa de hoy, lunes de la 1ª semana de Cuaresma, hemos escuchado la lectura del evangelio de Mateo, 25, 31-46, donde Jesús asegura, igual a los “buenos”, las ovejas, como a los “malos”, las cabras, que lo atendieron a Él, o no lo hicieron, cuando estaba hambriento, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, ante la sorpresa de unos y otros ante su identificación con los más excluidos y necesitados de la sociedad. La enseñanza es tan clara que no puede pasar desapercibida, de ninguna manera, a cualquiera que se diga y considere seguidor de Jesús. A no ser que, cosa que sucede con frecuencia, sea más importante la tradición de una determinada Iglesia o confesión cristiana, que la palabra viva del Evangelio.

Esto sucede en los países que han adoptado el Capitalismo como forma casi dogmática de organizarse socio-económicamente. El ejemplo más claro y eximio es el de EE.UU., que no pueden cantar fervorosamente el himno nacional sin la mano en el pecho mientras proclaman “Dios salve a América” . América, son, no evidentemente, pero sí interesadamente, ellos. Y con la ayuda de Dios, viva el dinero, cuanto más mejor. ¿Hay algún mal en ello? Moral y éticamente, no. Pero ya es hora de que los obispos, sobre todo, y todos los evangelizadores, afirmemos si vacilaciones que los creyentes, los que queremos y nos proclamamos “seguidores de Jesús”, tenemos su Palabra como referencia, mucho más que obligatoria, como guía segura.

Y el Señor, en el Evangelio, proclama innumerables veces algo así como “¡qué difícil que los ricos entren en el Reino de Dios!”, o, “no se puede servir a Dios y al dinero”, o, “almacenad tesoros en el cielo, (es decir, a otro nivel de los bancos mundanos, que ya sabemos lo que nos pueden hacer, pero no aprendemos), donde la polilla no los corroen”, etc. Y para los que piensan que todas estos pensamientos son coincidencias, les diré que, tanto en el AT como en el NT, el tema que, de lejos, más veces aparece, es el de las riquezas, los bienes, las posesiones y el dinero. No es ninguna desdichada coincidencia, sino un discurso esencial para los que confían de verdad en el Señor.

Lo que pasa, y hay que decirlo claramente, es que la Iglesia, sobre todo en su más alta jerarquía, no da ningún ejemplo, ni testifica en su despliegue, desde el siglo IV, que crea de verdad la enseñanza de Jesús sobre las riquezas. Así que nos quedamos sin el principal instrumento de convicción: el del ejemplo, y de practicar lo que las Escrituras Sagradas proclaman en todas sus páginas. Menos mal que el Maestro nos alertó, “haced lo que dicen, pero no lo que hacen”. Pero qué difícil es que con el maravilloso ejemplo de las finanzas vaticanas, , sobre todo ¡ético y honesto!, el mundo crea de verdad que el dinero no tiene tana importancia ni transcendencia como enseñó el Maestro de Nazaret y creyeron, se fiaron, y, por eso cumplieron, los primeros cristianos.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)