“Dinero, poder y sexo” (II)

benedicto-abusos-angel-irlanda-grande_560x280[1]

Como prometí, voy a precisar un poco más los extremos, y la gravedad de los mismos, que, según informaciones de periódicos italianos, conseguidas por la facilidad y la cercanía de las filtraciones de la curia, aparecen en el informe que ha recibido el Papa. Como ha afirmado hoy mismo el portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Juan Antonio Martínez Camino, el Papa ya sabía, cuando aceptó la tiara, la suciedad y la debilidad humana que campaba por la cura vaticana. Y él lo sabía mejor que nadie, porque por su mesa de prefecto de la “Congregación para la Doctrina de la Fe”, antiguo Santo Oficio, antigua Inquisición, pasaban todo tipo de informes, denuncias, y hasta simples sospechas. Pero en los comportamientos que configuraban esa suciedad o degradación como la pederastia, no parecía haber una intención de falta de respeto, o directamente de bofetada al rostro, contra el Papa, ni contra el entonces, Ratzinger.

Pero las cosas han cambiado. No sabemos si por entender que el Romano Pontífice se encontraba ya lo bastante viejo y cansado, o porque no fuera previsible su reacción airada, dado su carácter tímido y reacio a la confrontación directa, el caso es que egregios cardenales se enzarzaron, en las narices del Papa, en una lucha abierta, y no tan sorda, de poder. La cordial enemistad de Bertone, actual Secretario de Estado, con el exsecretario, cardenal Sodano, no ha sido durante meses tan solo la comidilla de los pasillos y rincones de la Curia Vaticana, sino que ha llegado a las rotativas de los diarios, y a las incontrolables páginas de las redes sociales. Es en este contexto de luchas de poder en el que se produjo el episodio de los “papeles” del mayordomo del Papa, Paolo Gabriele, en el caso conocido como VATILEAKS. Nadie se creyó, ni se ha creído más recientemente, que el protagonismo de Paolo, en la culpabilidad del proceso de robo y divulgación de los escritos papales, haya sido auténtico y exclusivo. El rápido indulto así lo ha confirmado, o esas son las más serias hipótesis que se barajan.

Respecto al sexo, el diario La República daba hasta el nombre de un “conseguidor” de encuentros y citas sexuales, a su vez relacionado, abiertamente, con uno de los protagonistas de la trama que comento. Y que, también, tenía que ver en los sucios manejos de naturaleza económica. De tal modo que, cuando su nombre ha salido a la palestra, ha sido enviado diligentemente, y a toda pastilla, a América del Sur. Porque la falta de respeto, o bofetada en pleno rostro, como la he calificado más arriba, se dio, sobre todo, en el opaco proceso de cese, o rápida aceptación de la dimisión, del anterior presidente del Banco Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, elección estrictamente personal y de confianza del Pontífice, en su pretensión de sanear y limpiar las cuentas del banco, tradicionalmente envueltas entre velos de irregularidades, delitos, y hasta crímenes.

Hubo, en el cese de Ettore, acusaciones infundadas e injustas, según los más allegados al asunto,  y excesiva y sospechosa prisa de la Comisión Cardenalicia del Banco Vaticano para aprobar, por unanimidad, un voto de censura a su gestión, y en la  recomendación del cese de su mandato por «no haber desarrollado varias funciones de primera importancia para su cargo». Y todo ello, según los indicios, a espaldas de Benedicto, que lo había elegido casi personalmente, y era su principal valedor. Probablemente, ese desaire de los cardenales, capitaneados por el Secretario de Estado, fue el que produjo la herida incurable en el ánimo ya cansado, física, psíquica, y, sobre todo, ética y religiosamente, del Papa que se sintió, literalmente, “como oveja en medio de lobos”. Y éstos no atacaban desde fuera el aprisco, sino que estaban cómodamente instalados en los mejores puestos del mismo.

Así que nuestro buen Papa prefirió retirarse él mismo, que organizar una limpieza, que hubiera sido todo un espectáculo del mundo mundial. Y ha dejado esa tarea para su sucesor. Pero ha tenido, sin embargo, tiempo, pulso y serenidad para nombrar a otro presidente del Banco vaticano, el Instituto para las Obras de Religión, (IOR), después de consulta rigurosa con gente de su estricta confianza. Nombramiento, que no por casualidad, ha recaído en un hombre alejado de las insidias y tramoyas vaticanas, por su condición de empresario y economista, el alemán Ernst von Freyberg .

¡Que Dios bendiga a Benedicto!

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to ““Dinero, poder y sexo” (II)”

  1. Que Dios lo bendiga¡ Siempre será recordado por este gesto que es anuncio y esperanza, desde la denuncia profética.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)