En cristiano, ¡qué cruz! (En román paladino, ¡qué escándalo!)

(Como no quería molestar a nadie, sino que la expresión ¡què asco” solo denotaba un cansancio nada elegange por mi parte, cambio el título. Sé que las palabras no son neutras, pero no siempre están tan cargadas de sentido ofensivo. Así que pido disculpas. Pero no dejo, no dejaré de afirmar rotundamente como escandaloso que […]