Los zapatos del obispo de Roma (… ¿o serán las sandalias del Pescador?

No quiero marear a mis lectores con rollos teológicos y eclesiológicos. Pero me mueve a volver sobre este tema un magnífico artículo de Celso Alcaina en su blog Enigma, que se puede frecuentar en Religión Digital (RD). Editado hoy mismo por RD con el título “Papa, Obispo, Patriarca” hace una revisión lúcida, crítica pero respetuosa, sobre el uso de los diferentes títulos papales. Como él mismo informa, (“En un anterior escueto post elaborado durante la “sede vacante”, hice referencia a los títulos del papa. Me atreví a considerar algunos de ellos abusivos, escandalosos, falsos o hipócritas. Se salvaba uno de esos títulos que, sorprendentemente, no siempre se recogió en el “Annuario Pontificio“. Es el de “obispo de Roma”. Podría añadir ahora el de “patriarca de Occidente” que, desde hace pocos años, también fue eliminado del Anuario Pontificio”), ha habido muchos abusos y exageraciones, y las sigue habiendo, en la aplicación de los títulos con los que el protocolo saluda al papa, sobre todo por parte de la curia vaticana, y de los ambientes romanos que de ella dependen.

Todo ello viene a cuento por el detalle del papa Francisco de presentarse reiteradamente como “obispo de Roma”, y de citar a su predecesor como “emérito obispo de Roma”. Tanta coincidencia no puede ser casual. El autor del artículo, Celso, se congratula humildemente, pero “con una cierta fruición”, de estar, en este tema, en la línea del nuevo papa, que tantas esperanzas e ilusiones está provocando en la Iglesia, y hasta en el mundo extra eclesial. Por eso causó tanta extrañeza, en los que atienden a esos detalles, como el leerse cada año el Annuario Pontificio, con lo rollo que debe de resultar, que fuera suprimido algún año, aunque después repuesto, el título de Obispo de Roma, y, a partir del año 2006, el de “Patriarca de Occidente”.

Ni una ni otra omisión fue fruto del olvido. La primera, el ignorar lo de “obispo de Roma”, muchos lo entendieron como salir al paso de una posible reducción: la que harían aquellos que no disfrutan excesivamente con la transformación progresiva que ha propiciado, en la Historia, no espontáneamente, por cierto, del humilde ministerio de Pedro, a los fastos  y boatos que, desde León Magno, han ido multiplicándose en la sede romana. Este proceso no ha estado exento de intrigas, ambiciones, traiciones, compra ventas simoníacas, y hasta de asesinatos. Quiero decir, que algunos de la central eclesial romana tal vez piensen que lo del título de “obispo de Roma”, a secas, tal vez anime a algunos a criticar el resultado actual de lento, pero nada pausado, proceso de exaltación papal.

La desaparición del título de “Patriarca de Occidente”  no es ni neutro ni baladí. Lo prueba la desabrida y ácida reacción del patriarcado de Constantinopla, que interpretó la omisión de ese título no como renuncia al patriarcado de esa parte del globo, sino como usurpación definitiva de la totalidad. Es decir, no se retiraba el título para indicar que ya no se consideraba como patriarca occidental, sino para dejar bien claro que el patriarcado era universal. Así que pasaba a ser llamado, y considerado, “Patriarca del Universo”.

Estos continuos escarceos, siempre tendentes hacia mayores cotas de poder, no parecen ser los que animan, ni gustan, ni alientan,  al papa Francisco. De momento la mitra que ha usado esta mañana era un simple mitra episcopal, la cruz era de plata, y los zapatos, ¡¿os habéis fijado en los zapatos del papa!?, eran negros, vulgares, viejos, y, según mi más asidua ayudante en la parroquia, gastados y descoloridos. Menos mal. Dios sea loado y bendito en nuestro Francisco.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)