Pluralismo en la Iglesia

Pluralismo en la Iglesia

Es muy probable que hablar de pluralismo en la Iglesia sea un auténtico pleonasmo, que quiere significa “decir lo mismo, exactamente, dos veces, con dos palabras distintas, pero de idéntico significado”. Que la Iglesia sea católica no significa solamente que para ser miembro de ella no es necesario ser de un país, o raza o tribu determinada, como pensaban los judíos, que, evidentemente, no eran, ni son, católicos. Significa también que en ella caben todas las manifestaciones culturales que lo sean realmente, es decir, sin que se consideren parte de la cultura a aberraciones ético-sociales, o a comportamientos regionales, o nacionales, que sean aceptados como honorables tan solo por su repetición reiterativa y monótona sin contestación crítica.

Me he liado un poco, pero me deslío ya. Quiero decir que no son cultura todas las manifestaciones sociales que vivimos, pues mochas de ellas son, por abusivas y deshumanizadoras, lo contrario de culturales. Pongo un ejemplo: no se puede considerar cultural la diferencia de clases, la esclavitud, el sometimiento de la mujer, la práctica de la ablación femenina, el abuso laboral de sueldos miserables para ganancias fabulosas del capital, etc., etc. La Iglesia no tiene por qué aceptar estas realidades por el hecho de que sea católica. Acepta todas las culturas, todas las filosofías, las que tienen fundamento y consistencia, todas las visiones teológicas que no sean heréticas, ¡que ya no serían teologías, para pasar a ser herejías!.

Esta comprensión de lo católico es refrendada por el hecho luminoso y refrescante de que  no haya un solo evangelio, sino cuatro, a pesar de que algún iluminado del siglo II pretendió hacer una síntesis, o fusión, de los cuatro en uno, para que no saltase a la vista tanta diversidad. Y los evangelios comienzan a diferenciarse por la variedad de destinatarios. No es lo mismo una comunidad judeo-cristiana al 100%, con siglos de tradiciones y leyes y preceptos, a la que escribe Mateo, que una pagano-cristiana, nueva, que está estrenando Palabra y Revelación, como la de Antioquía, a la que escribe Lucas. Pero ambas caben en la Iglesia, como la de Éfeso, con su filosogfía platónica y la gnosis, a pesar de que las tensiones y las divergencias, lógicas, por otro lado, sean muy frecuentes, como lo demostró el primer concilio de Jerusalén, en el que  hubo, también, violentas discusiones. Pero Pablo y Santiago continuaron perteneciendo ambos a la comunidad cristiana, y ambos son apóstoles de Cristo, y santos.

Este espíritu amplio y pluralista, que el Concilio quiso traer de vuelta, en los últimos treinta años ha siso puesto en duda, bajo sospecha, y hasta en cuarentena. No hay sino contar el número de teólogos cuya voz, o pluma, han sido cortados, en una operación catastrófica, y tristísima para la Iglesia. Y comprobar que la tendencia de los últimos años, y cada vez más, en la Iglesia universal, y en la española, con bastante evidencia, es fácil: no hay sino comprobar a quienes invitan los obispos para las charlas, conferencias, o lecciones magistrales en sus diócesis, seminarios, o universidades. Solo una y determinada línea. Más que teológica, ideológica. ¿Es preciso recordar la invitación a Mayor Oreja para el pregón de no sé qué evento en la diócesis de Madrid? NO me parece mal ofrecer esa oportunidad a este político, demasiado señalado, por otra parte, por posturas radicales. El problema radica en que no se ofrezca la palabra a otros intelectuales católicos de líneas diferentes.

A esto me refiero con “pluralismo”, y espero que así entendido no sea considerado un pleonasmo. (Pero como el tema es mucho más amplio, seguiré con él en otra entrada).

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)