La santificación por el trabajo (II)

Terminé mi artículo de ayer recordando como una idea buena se puede echar a perder por el abuso, la repetición rutinaria, o el exceso de sentimentalismo y de dulzonería. Eso pasa con la practica machacona de querer ofecer a Dios cada cosa que uno hace, cada actividad, “en especie y en número”, (como mandaron los […]