La actitud valiente y cristiana del obispo Uriarte

Con la que está cayendo… Y no me efiero ahora a la crisis económica, sino a la vuelta, anunciada  y esperada, y actualmente puesta en practica, de la dureza y la inflexibilidad en relación a los crímenes de ETA. Nunca ha sido fácil ir contracorriente en este asunto. Y es lógico, por la brutalidad y la falta de la más mínima señal de arrependimiento de los terroristas. Y esa dificultad aumenta ahora, con la mayoría absoluta del PP. Este es un partido que tiene que contentar a sus bases y electores, y a su prensa afín, que lo jalea hasta la exasperación en este terreno.

Lo que a mí más me duele y escandaliza es que los medios más duros, inflexibles e intransigentes, son, justamente, los que se proclaman a sí mismos más católicos y colaboradores de la Iglesia, bien en su línea editorial, o en  las columnas de muchos colaboradores. Esas portadas de filas kilométricas de personas piadosas esperando tocar el pie de un Cristo, o desfilando procesionalemente por las calles abarrotadas de los rincones medievales de nuestras ciudades, o alfombrando las avenidas y paseos para el paso de la Custodia, esos mismos números de esos diarios pueden presentar en sus páginas interiores, como digo, diatribas inmisericordes, y, lo que es peor, injustas, contra algún obsispo, por la simple razón de que éste tenga una opinión diferente sobre el trato del problema terrorista, diferente y mucho más cristiana.

Por eso he titulado esta entrega con una referencia a la valentía cristiana del obispo emérito de San Sebastián, monseñor Uriarte, por haber pedido, casi exigido, al Gobierno de Madrid, la derogación de la reforma de la así llamada “doctrina Parot”. Será bueno conocer, siquiera por encima, el meollo de esta doctrina:

“La doctrina Parot es el nombre habitual con el que se conoce la jurisprudencia establecida a partir de la sentencia del Tribunal Supremo de España del 28 de febrero de 2006 (resolución a un recurso presentado por Henri Parot, miembro de la organización terrorista ETA) por la cual la reducción de penas por beneficios penitenciarios (trabajo, estudios,…) se aplica respecto de cada una de ellas individualmente y no sobre el máximo legal permitido de permanencia en prisión que, según el ya derogado Código Penal de 1973, es de 30 años”.  (RD, 29 de Abril de 2013).

Esta doctrina fue modificada el mismo 2008 sólo parcialmente por el Tribunal Constitucional de España, conocid, después de esa sentencia, como doctrina del doble cómputo penal.Pero  el martes 10 de julio de 2012 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo sentenció que la esa doctrina Parot, establecida por el Tribunal Supremo y refrendada después por el Tribunal Constitucional, viola los artículos 7 y 5.1 de la Convención Europea de Derechos Humanos. Y así el tribunal europeo insta al gobierno español a poner en libertad a Inés del Río Prada, miembro de ETA condenada a 3000 años de cárcel, y que después de 18 años de cárcel eefectiva, tenía que haber sido puesta en libertad el 3 de julio de 2008 por haber obtenido los beneficios penitenciarios establecidos en el Código Penal de 1973 (redención de penas de hasta 12 años por trabajo o por estudios).

El Gobierno español, en un ejemplo de extraordinaria pedagogía política y jurídica hacia sus conciudadanos acusados, por motivos nimios, de no respetar la ley, ha decidido, unilateralmente, no cumplir la sentencia de Estrasburgo. De verdad, no sé qué espera nuestro Gobierno de los ciudadanos, con un ejemplo tan claro, e inexcusable, de desobediencia a un egregio tribunal.Y ahora, el obispo Uriarte, desea, y pide, que ese tribunal comunitario, declare la doctrina Parot “jurídicamente inaceptable”. Es lo único que pide el pastor  diligente. Y lo pide como ser humano, por humanismo, y como cristiano, por pura fe cristiana, como discípulo de quien es “compasivo y misericordioso”.

A mí, esta postura me parece edificante. Y lo que siento es que no sea apoyada por otros obispos, y ni siquiera por el actual prelado de San Sebastián.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

One Response to “La actitud valiente y cristiana del obispo Uriarte”

  1. Con gentuza como el obispo Uriarte ganas de salir a la calle ha hacer lo mismo que los de Eta

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)