El demonio está de moda

Hay quien no deja de hablar del demonio. A los neocatecumenales, o kikos, como los llama la gente, no se les cae de la boca. Y con la duda del otro día, de si el Papa hizo o no un exorcismo, el asunto de la demonología se ha desatado. Hoy leo en Religión Digital (RD) que en la diócesis de Madrid se están formando, a “trágalo pavo” ocho presbíteros como exorcistas autorizados.

De verdad que no sé para qué yo estoy “ordenado” de exorcista. Para recordar la memoria de los que no lo saben, o no habían nacido cuando la Iglesia tenía esas prácticas, hasta la época del Concilio Vaticano II había cuatro órdenes menores, (las de ostiario, lector, acólito y exorcista; sí, estás leyendo bien, exorcista), y cuatro mayores (subdiácono, diácono y presbítero; a la que habría que añadir la de obispo, si bien muchos no consideran esta última como una orden separada).

Nadie sabe para qué nos ordenaban de exorcistas si después, para ejercer la orden, se precisaba de un mandato especial del obispo. Si bien en Sud América no hacía falta, por lo visto, ese mandato. Nosotros, en Brasil, con tanto espiritismo, y macumba, y candomblé, y otros esoterismos, tirábamos fácilmente de hisopo y de plegarias autoritarias contra el posible maligno. Que, normalmente, no era tal, sino una alteración psíquica de mentes muy débiles, de gente condicionada por fantasías alimentadas por gente sin escrúpulo, que veían demonios y espíritus por cualquier rincón .

Es de alabar y exaltar la magnífica labor que desarrolló en Brasil el padre Quevedo, s.j., que fundó la primera facultad de parapsicología del mundo, y se dedicó, con gran competencia, a demostrar en programas de tele, cursos y conferencias, a demostrar que en los fenómenos parapsicológicos no había nada de sobrenatural, sino de poderes y fuerzas mentales que no siempre sabemos controlar y aprovechar. Pues diré que a mí las explicaciones del padre Quevedo me parecen muy positivas, verosímiles y racionales. Así como las que rápidamente achacan al demonio influencias y sucesos extraños me parecen todo lo contrario: ni positivas, ni verosímiles ni racionales.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara      

2 Responses to “El demonio está de moda”

  1. Conocí al padre Óscar Quevedo en un cursillo de parapsicología en el que advertía seriamente que hay fuerzas en la mente que son difíciles de controlar y que pueden desatar psicopatologías latentes.
    Me ha gustado que hicieras la referencia.

  2. Susana, el padre Quevedo era, cuando estuve en Brasil (1970-1985), uno de los hombres más respetados y admirados del país. No se puede hacer ninguna mención seria a temas para psicológicos sin citarlo. Gracias, me viene muy bien tu participación en el blog. Un abrazo.
    Jesús Mari.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)