Otro contencioso con el obispo de Córdoba

(Sobre la Ordenación de mujeres para el Sacramento del Orden)

Como no tengo tiempo no voy a comentar la carta pastoral que D. Demetrio, obispo de Córdoba, ha escrito para sus fieles. Lo más sonado y mediático de la misma ha sido la enésima proclamación de la imposibilidad de la Iglesia de mudar lo que estableció el Señor sobre la ordenación, o no, de la mujer para el ministerio del sacramento del Orden. No me convence nada ese argumento. Y como digo, ahora haré un breve resumen de mi pensamiento, y más tarde comentaré la carta. Usaré la metodología más clara y sencilla.

  1. 1.     Lo de ministerio sacerdotal es un invento de la Iglesia que no está en las palabras, ni en los gestos, del fundador. Cuando instituye la Eucaristía en la Última Cena dice, a todos los presentes, también a las varias mujeres: “Haced esto en memoria mía”. No hay ningún texto “sacerdotal” en el Nuevo Testamento (NT), a no ser el de la carta a los Hebreos, en el sentido de negar todo sacerdocio que no sea el único y eterno de Cristo.
  1. 2.     Si el ministerio primordial de los obispos es “anunciar con autoridad el Kerigma, el Cristo Resucitado”, la primera persona que lo hizo, por mandato explícito del Señor, fue una mujer, María Magdalena. Y para mayor abundamiento, se lo comunicó a los apóstoles. Es decir, en propiedad, la primera “obispa” fue ella.
  1. 3.     Sobre el pronunciamiento de los papas, es inocuo invocarlos, porque no ha habido ninguno con la vitola de infalibilidad. Además, como nos enseñaba en la Pontificia de Salamanca, don Teodoro Jiménez Urresti: sobre materias no dogmáticas, sino organizativas, de la praxis, abriendo muchísimo la A, no caben pronunciamientos dogmáticos. Y cuando Juan Pablo II hizo aquel pronunciamiento arriesgado de que la materia de la NO ordenación de mujeres habría que considerarla cerrada para siempre, (peor él no se atrevió a subirse a la Sede y declararla cerrada), el cardenal Martini se encargó, al día siguiente, de dejar las cosas meridianamente claras.

Menos mal que en la Iglesia hay, o había, todavía, personas con visión de Iglesia Misterio, por encima de pequeñeces teológicas, más que tales, ideologías preconciliares, que nos garantizan el sentido evangélico y eclesial en el desarrollo de la misma.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara.  

11 Responses to “Otro contencioso con el obispo de Córdoba”

  1. Tu articulo y el de Xabier Pikaza sobre el mismo tema son complementarios.Muy buenos los dos.

  2. Padre Urio:

    Me permito copiar un post que puse en otro blog pero comentando el dicho del obispo de Córdoba:
    De este discurso (de Don Demetrio Fernández) me parecen muy llamativas varias cosas:
    1. “El orden sacerdotal es un don, no un derecho”…¿Porqué se supone que Dios solo le da ese don a los hombres?¿porqué descalifica el llamado que algunas mujeres sienten a servir y seguir a Dios baje el orden sacerdotal?¿En serio cree que Dios tiene ese tipo de prejuicio, cuando en otra parte del discurso reconoce la igualdad de la dignidad de los sexos ante Dios?
    2. “algunos se empeñan en reivindicar hoy el sacerdocio femenino, el sacerdocio de la mujer, como si fuera un derecho, como si fuera una cota de poder”. Si no es una cota de poder lo parece y se utiliza como tal. Así las monjas norteamericanas se tienen que someter a los obispos que son “los auténticos depositarios del tesoro de la fe”, en un sistema donde la autoridad se ejerce más como poder que como servicio.
    3. “La mujer no ha de dejar de ser mujer para ser más”. ¿Cómo se puede dejar de ser mujer para ser más?¿Más como convertirnos en un hombre?¿De verdad cree este señor que las reinvidicaciones de igualdad en dignidad de las mujeres implica una renuncia a la feminidad, o revela un deseo oculto de las mujeres como si el culmen de nuestra realización fuera ser hombres?
    4. “precisamente siendo mujer, plenamente mujer, encontrará su plenitud”. Tengo que reconocer que el pleonasmo de esta oración me hizo sonreir….
    A mí díganme que es cuestión de Tradición, pero no metan a Jesucristo en esto. Jesús no hizo sacerdotes a los apóstoles, así que tampoco discriminó a las mujeres que lo seguían. Si bien el orden sacerdotal se fundamenta en acciones de Jesús, estas no estuvieron sólo dirigidas a los apóstoles. Dígame la Iglesia que no sabe como resolver esto, que le cuesta trabajo organizar la convivencia entre sacerdotes de ambos sexos en los seminarios y en las parroquias. Dígame que enmedio de sacerdotes envejecidos, que tienen 40 o más años viviendo sólo con otros hombres, formados por otros hombres igualmente segregados cultural y religiosamente les cuesta entender como el mundo cambió, que los roles han cambiado. Que las mujeres que seguimos a Cristo no nos sometemos al varón, casadas o solteras. No los vemos como jefes sino compañeros de vida. Si recurrimos a consultar algo a los sacerdotes no es porque creamos que tienen autoridad, sino porque buscamos un punto de vista distinto que enriquezca y pondere nuestras propias razones. Y sepan que la tradición para las mujeres no es una razón suficiente, ni en la iglesia, familia y sociedad. Las mujeres de hoy no nos callaremos porque un señor golpee la mesa y levante la voz.
    En fin…..esto de recuperarnos a nosotras mismas es cuestión de mucho tiempo. Lo lograremos, más tarde o más temprano.

  3. Y otro comentario mio más (perdón por acaparar espacio):

    A mí si me molesta que se asocie el destino de la mujer a la maternidad, ya sea biológica o espiritual. Las mujeres somos mucho más que vientre que acoja y pechos que alimenten. Somos más que ternura y abrazo amoroso. Somos personas creativas, vivas, pensantes, fuertes, líderes. Formamos cultura, desarrollamos talentos artísticos, intelectuales, promovemos social y políticamente sueños, valores e intereses. Soy madre, y modestia aparte creo que hice un muy buen trabajo. Pero hoy que mis hijos empiezan a volar por sus propios medios mi vida no acaba, ni está supeditada a la espera de su regreso, o de la llegada de nietos. Yo tengo sueños personales, tengo metas profesionales, tengo obligaciones sociales y morales. Me rehuso a que la vida mía y la de cualquiera se evalue y justifique por el acompañamiento y logros de hijos. Cada vida es valiosa en sí misma. El Dios en el que yo creo juzgará mi trabajo como madre, pero no solo he sido eso. Yo soy una mujer valiosa antes, después y a pesar de mis hijos. Todas las mujeres lo son. Justificar nuestro valor desde la maternidad no es justo, lógico y para mí no es cristiano.

  4. Me ha gustado tu comentario,Laura.Felicidades

  5. Que una mujer sea sacerdote no es un pecado ¡nunca lo va ser! porque esta a favor de Dios. Que la mujer sirve para la maternidad y cuidar de los hombres, esta en lo correcto pero equivocadamente se interpreta, porque la mujer no solo puede ser una madre si no también guía espiritual para los hombres, si no como estos se acercarían a Dios, si no es que por una madre que da la orientación y cuidados espirituales necesarios, la iglesia siempre se contradice y es muy malvada primero dice; la mujer que trabaja descuida a sus hijos ¿si no es el padre, quien entonces le dará el pan para sus hijos?, la mujer que trabaja se olvida de la educación de su hijo ¡por eso se vuelven, drogadictos, asesinos,violadores,etc..! ¿y que hacen entonces estos señores de la iglesia? les gusta vestirse con ropas blancas y de calentar el asiento para que los vean solo la cara, si el sacerdocio es solo para los varones porque no empiezan por educarse a ellos mismos entonces o solo esperan a que una madre ignorante eduque a su hijo con sufrimiento y dolor para que luego ellos digan que el sacerdocio le pertenece. Entonces si es el sacerdocio de gran importancia también es para la mujer sobre todo a ella que le pertenece el derecho mas que nunca y que no se le puede negar, porque es la principal fuente de tener el liderazgo también dentro de la iglesia,también la madre cuida al hombre no solo materialmente si no también lo alimenta espiritualmente y no se le puede negar del derecho al sacerdocio.

    VEREMOS EN LA BIBLIA QUE DIOS NO PROHÍBE EL SACERDOCIO DE LA MUJER:

    Jesucristo eligió a 12 dentro del grupo pero existieron también mujeres ¿quien creó solo los 12? ¿quien le dio importancia masculina? ¿se le dio una interpretación correcta? biblicamente y públicamente NO. Realmente “los doce” no tiene jamas un orden masculino, el que Jesús haya elegido a “doce” es simbologia espiritual y no visual, los doce son doce reinos de Dios, y no “doce hombres machos” como muchos creen, sobre todo católicos que creen que es de símbolo varonil. Numerologicamente son “doce reinos” (de hombres y mujeres).

    BIBLICAMENTE SON:

    “¿DOCE CIUDADES? y ¿DOCE APÓSTOLES?”

    ¿ENTONCES DONDE DICE QUE LOS DISCÍPULOS DE CRISTO DEBEN DE SER SOLO LOS HOMBRES?
    ¿Y QUE ME DICEN DE LAS DIEZ VÍRGENES QUE ESPERAN AL ESPOSO? ¿ES SÍMBOLO DE MUJERES?

  6. A mí lo que me es curioso es que el lema siempre es “sacerdocio para mujeres” pero no conozco una mujer que quiera ser sacerdote y pida “sacerdocio para mí”.

    Mientras sea un debate machismo vs. feminismo nada cambiará.

  7. DiegoC:

    El hecho de que tu no conozcas a ninguna mujer que quiera ser sacerdotiza no significa que no existan…..

    Si no existieran no tendría la Iglesia que negarles la posibilidad….

  8. LauraM, yo me refiero que todas aquellas que lo piden no lo piden para ellas. A no ser que se silencie, nunca he visto una noticia de una mujer que Dios le haya llamado al sacerdocio.

    Y si no existieran feministas exigiendo cosas que ni ellas mismas creen no habría debate.

    Me gustaría conocer un caso y que saliera en la prensa como otros escándalos pero no sale ninguna pidiendo PARA ELLA MISMA el sacerdocio. Me resulta curioso simplemente.

  9. Diego:
    Yo conozco varias mujeres que quieren ser presbíteros, o participar del sacramento del orden. (La palabra sacerdocio no pega en nuestra revelación, es propio de religiones). Lo que pasa es que no son activistas feministas, pero una de ellas hasta extiende la mano en el momento de la Consagración, ostensiblemente, para simbolizar que ella también, y toda la comunidad, participa del poder consecratorio.
    Areópago)

  10. Escriba sobre ellas y sobretodo sus razones. Gracias.

  11. Que va, este obispo se confunde. Las mujeres si que pueden ordenarse presbíteras y diaconisas si esa es su vocación y de hecho algunas ya lo hacen. Su organización eclesial en concreto, la Iglesia Católica Apostólica y Romana, no lo permite, pero hay otras organizaciones eclesiales que si lo permiten y si ordenan mujeres, como todas las pertenecientes a la comunión anglicana, como por ejemplo la Iglesia Episcopal española (http://www.anglicanos.org/web_iglesia_anglicana/g_general/g_sit_iglesia_anglicana_espana.html )

    Así que si alguna mujer siente la vocación sacerdotal que no se frustre, hay Iglesia más allá de los límites de la institución romana.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)