No todos tienen el don de la actitud para el matrimonio; o una posible visión, ¡no tan nueva!, del divorcio.

“Ellos insistieron: “¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?” Él les contestó: “Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Ahora os digo yo que, si uno se divorcia de su mujer -no hablo de impureza- y se casa con otra, […]