Sectores tradicionalistas cuestionan abiertamente el pontificado de Francisco

Así titula RD (Religión digital) un artículo, motivado a su vez por un trabajo-reportaje del Wasingtom Post sobre la incidencia el papa Francisco en la percepción del catolicismo norte-americano, sobre todo del más tradicional y conservador. Pero para entender bien tanto lo del periódico americano como lo de RD me parece conveniente, y adecuado, hacer una síntesis previa en la que, según mi opinión, se verán explicadas, o insinuadas, las causas de ciertas maneras de pensar, que no por numerosas y repetidas, son verdaderas y auténticas.
 
  1.  Doctrina católica: se repite mucho que el papa actual, con su manera espontánea, -tal vez quieran, es decir, quieren, expresar anárquica-, ha descabalado ideas muy claras que muchos católicos tenían sobre la doctrina de la Iglesia en temas muy importantes, como aborto, homosexualismo, comportamientos sexuales, ciertas consecuencias de las conclusiones de la Bioética, etc. A esto hay que replicar, y bien alto, que la Doctrina Católica no siempre es tal, de la Iglesia en su todo, ni siquiera en su mayoría, sino doctrina de la Jerarquía. Y la Historia ha demostrado que la jerarquía se ha opuesto a cosas tan claras, hoy día, pero en su momento, también para muchos fieles, como ciertas evidencias de la astronomía, como el caso de  las teorías de Copérnico y Galileo, la excomunión por investigar en cadáveres, la independencia de la sociedad civil, la creación de los sindicatos, como subversión del “orden natural”, de la bicicleta, como “invento diabólico” (sic, en un consistorio de cardenales, a finales del siglo XIX), y un inmenso etc. Pretender hoy que todos los católicos tienen que pensar lo mismo sobre la despenalización legal del aborto, o sobre el matrimonio homosexual, o sobre las estrecheces sexuales oficiales de la jerarquía eclesiástica, y sobre tantas cosas, es tarea ilusoria, además de imposible. Habría que decirles esto a los católicos americanos más ladeados a la derecha.
  2.  Opiniones morales de la jerarquía: estos temas son demasiado serios para despacharlos con unas pocas líneas. Pero, aun exponiéndome a la precariedad, prefiero recordar a mis lectores ciertas verdades del barquero, que esperar a escribir un tratado sobre estas cuestiones. 1º) En primer lugar, el Evangelio no es un tratado de moral. Es una “Buena Noticia”, que respeta los contenidos y las valoraciones éticas previas. A no ser, que clara y conscientemente, las supere, y proponga, nunca imponga, otros valores nuevos, como el perdón, el amor al enemigo, el desprendimiento del dinero, la seriedad matrimonial, etc. Es tomarlo o dejarlo. El que quiera seguir a Jesús los tomará. 2º) En segundo lugar, la aceptación de la ley natural, tan querida por la jerarquía de la Iglesia, no es obligatoria, ni hay argumentos inapelables a favor de la misma. Más bien, al contrario, de las investigaciones sociológicas de antropólogos como Lewi Straus, y otros, se desprende que la ética y la moral depende más bien del aprendizaje social e histórico. 3º) El propio magisterio ordinario de la Iglesia ha enseñado, desde Santo Tomás de Aquino, s.XIII, que la norma próxima de moralidad es la conciencia del individuo. Así que no nos debe extrañar que el Papa, en su larga entrevista a Civiltà Cattolica respondió al periodista, ante su pregunta del bien y del mal, que el individuo haría el bien siguiendo lo que su conciencia presentaba como tal, y dejando de lado lo que le presentase como malo. Lo que es verdaderamente triste es que hayamos tenido que esperar tanto para que un papa afirme cosas tan sabias, sencillas, y sobre todo, verdaderas.
 
Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara
 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)