¡Estos colaboradores del Papa!

Manifiesta el prefecto de la “Sagrada Congregación de la doctrina de la Fe”, monseñor Müller, que no es posible dar sacramentos a los divorciados vueltos a casar”. Y lo dice, y se queda tan ancho. No podía haber sido más inoportuno, cuando en todos los oídos de los católicos suena todavía la dulce y tranquilizadora voz del Papa afirmando que “hay que revisar todo el procedimiento de las separaciones matrimoniales, y de los divorcios”. Pero aun estando de acuerdo con lo de la falta de oportunidad, si es que mis lectores lo están, no me parece lo más grave del posicionamiento del prefecto del ex Santo Oficio.

Veo dos cosas más serias, de más largo y hondo alcance, y necesarias de más y mejor atención. Lo que voy a escribir tal vez pueda extrañar, de modo negativo, a alguno, pero me arriesgaré a intentar explicar muy claramente mi opinión. Lo haré con orden:

A.  El prefecto de la Congregación de la fe es lo que dice el título, no menos, pero no más. No todo lo que afecta al vivir del cristiano afecta directamente a la fe. Por ejemplo, el color de los calcetines. El ejemplo puede parecer una banalidad, pero no lo es. La presencia de Jesús en la eucaristía concierne a la fe. Quienes pueden, o no, comulgar, no es asunto de fe. Es, simplemente, de praxis. Así que no concierne, para nada, a la autoridad del prefecto de esa Congregación. Y si concerniese, lo sería por un tema que ni sospecha monseñor Müller, y que, paradójicamente, aunque esto no lo entiendan, o así lo parezca, y si lo entienden no le hacen caso, es el principal motivo y fuente de la fe: la palabra de Jesús. El Señor, en la última Cena, no permitió, o tuvo la deferencia de invitar a unos “indignos” a su mesa, sino que los conminó, los mandó. Y para ello usó tres imperativos inequívocos: “tomad y comed”, “tomad y bebed”, y “haced esto en memoria mía”. Se trata, pues, de tres órdenes, reducibles a una: haced lo que os dejo como realidad de mi presencia, y, además, os mando hacer. Lo que mandó el Señor no lo prohíba el prefecto de la Congregación de la fe, que no de la praxis en la Iglesia. (¡Menos mal!).

B.  La falta de sólida argumentación del prefecto de la Fe. Para el que quiera entender mejor la incomprensible actitud de monseñor Müller, recomiendo la lectura del artículo de Pablo Ordaz en el diario “El País” de hoy, con el título “El guardián de la Fe enmienda al Papa por su guiño a los divorciados”. Lo de enmienda no es exageración,  a la luz de las siguientes expresiones: “Si el matrimonio precedente de unos fieles divorciados y vueltos a casar era válido, en ninguna circunstancia su nueva unión puede considerarse conforme al derecho; por tanto, por motivos intrínsecos, es imposible que reciban los Sacramentos”. Así que si el Papa quiere, de verdad, y parece que sí, abrir los desencuentros matrimoniales a la realidad actual de la altura de miras de la comprensión de la Iglesia, no lo va a tener fácil. Pero es que el cancerbero de la Fe, o bien, falso propietario de la misma por apropiación indebida, ofrece una serie de impropios, pobres e inconsistentes argumentos bíblicos, que nos permiten, a mí por lo menos me lo permite, deducir que para ser prefecto de la sacrosanta Congregación para la defensa de la Fe, no es necesaria, sino más bien perjudicial, una buena, aseada y cabal preparación bíblica. Porque las consideraciones sobre la Misericordia y la concesión de perdón del Señor en los Evangelios, que hace monseñor Müller, son tan baladís, que esas graves y fundamentales cuestiones quedan reducidas a una verdadera caricatura. En verdad, no puedo creer tal falta de consistencia y de categoría profesional en puesto tan elevado de la curia Vaticana. Además de que no se entiende tan burdo desliz en un colaborador del Papa que todavía no ha sido refrendado en su puesto. (¿O tal vez se trate de una refinada estrategia para que lo manden a otro lugar más apacible y deseado).

(Pero como el asunto es complejo y largo, prometo seguir con él mañana, o un día de éstos).

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

5 Responses to “¡Estos colaboradores del Papa!”

  1. Que bueno que toca el tema. Ya tenìa yo tiempo pensando que se nos venden series de “argumentos” con una lògica que no se sostiene en este tema. Por favor sàqueme del error si mi lògica es la endeble.
    1. En primer lugar se nos dice que Jesùs estableciò la indisolubilidad del matrimonio. Ok….esto es inobjetable.
    2. Quien se divorcia y vuelve a contraer nupcias es un adùltero y asì lo dice Jesùs. Ok. esto es inobjetable.
    3. Como el aduterio es un pecado grave, entonces los cristianos no pueden acceder a la eucaristìa…Yo pregunto: ¿Jesùs habrìa dicho eso?¿Jesùs apartò a alguien de su lado?¿Dejò de alimentar y consolar a los extranjeros, a los pecadores, a los enfermos, a los que no tenìan fe?….entonces, ¿porque nosotros vamos tan campantes asumiendo la imposibilidad de comulgar COMO SI FUERA PALABRA DE DIOS?

    Yo se y entiendo que los sacramentos son algo serio, pero el ejemplo de Jesùs tambièn lo fue. La idea es ser buenos y misericordiosos, con la mano extendida a todos..¿o no?

    Por si alguien piensa que busco una soluciòn a un problema personal quiero decirles que no: Soy una catòlica casada desde hace 26 años. Todos mis hermanos casados viven en santo matrimonio, igual que mis padres y mis sobrinos….Asì que no estoy buscando una salida “fàcil” a un problema personl, fuera del no entender la lìnea de pensamiento de la ortodoxia catòlica.

  2. Laura: la indisolubilidad del matrimonio no es tan garantizada por la palabra de Jesús. La Iglesia primitiva era muy flexible con las disoluciones del vínculo matrimonial. No las llamaban divorcios, pero nuestro profesor de Derecho Matrimonial de la facultad de Derecho Canónico de la Pontificia de Salamanca afirmaba que, de hecho, equivalía a esa figura de nuestro tiempo.
    Adulterio se considera la falta la fidelidad real y personal contra su cónyuge, pero después de la separación, o el divorcio, esa falta de fidelidad personal ya no existe. Se trataría solo de un adulterio administrativo y jurídico, algo bastante risible para los parámetros del Evangelio. pero lo que manda es la Palabra de Jesús: “Haced esto en memoria mía”.
    Jesús Mari (Areópago).

  3. Habria que recordarle al Arzobispo Müller las reflexiones del Cardenal Carlo María Martini: los Sacramentos no deberían ser utilizados por la Iglesia como herramientas de disciplina

  4. Además, todos se centran en la discusión sobre la Eucaristía. Y con la confesión? Pareciera que los divorciados vueltos a casar somos una condición especial de “pecadores” inperdonables sacramentalmente…
    De todos modos, obediencia, fe y esperanza. Que ya tendremos nuestra recompensa. Santo Evangelio según San Mateo 15:21-28 … Ella respondió: “¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!

  5. Enrique:
    Ya he indicado en la respuesta a Laura que la Iglesia primitiva no era tan escrupulosa como monseñor Müller con las separaciones matrimoniales, aunque después los comentaristas dieron en llamar privilegio petrino y privilegio paulino. Hoy las consideraríamos declaraciones de nulidad por motivo de fe. Es decir, verdaderos divorcios. Pero tú come a la mesa el buen pan de los hijos, y no esperes la recompensa celestial.
    Jesús Mari (Areópago)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)