Día internacional contra la violencia de Género

¡Bien!, en primer lugar es bueno recordar que hay muchos grados de violencia. No todos ellos acaban en muerte, o magulladuras físicas o corporales de las violentadas. Puede muy bien suceder que la violencia sea ¿tan solo? psíquica, (¿?), o moral, (¿?), o social (¿?). Cuando a la mujer no se la golpea, pero se la trata como una menor de edad, o se la emplea en trabajos secundarios o ínfimos, o se la relega y coloca después o detrás de los varones, no le habremos infligido una violencia física, pero sí un atropello  psíquico, o moral, o social. Algo de eso nos transmitieron, muy visible e imborrablemente, las imágenes de las tres monjitas acudiendo solícitas, y risueñas, posiblemente emocionadas, a lavar y secar el altar mayor de la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, el día de su consagración, o tal vez fuera mejor decir dedicación, que no soy muy experto en estas lides.

Quiero decir, que con guante blanco también se puede, y se hace, violencia contra la mujer. Y no solo por acción, sino a veces por omisión. No permitir el acceso a tareas pastorales, litúrgicas o eclesiales para las que la mujer está habilitada por el Bautismo, también constituye una violencia por omisión. No ver, ¡como no vemos!, mujeres actuando de acólitas, en grandes y señalados eventos celebrativos litúrgicos transmitidos por la tele, presididos por cardenales, obispos o el mismo Papa es, sin lugar a dudas, un descaso, un ninguneo, un casi desprecio de la mujer, cuando en la teología, en el devenir de las cosas y de las acciones de la liturgia de la Iglesia,  no hay nada contrario a esa presencia. O en el hecho de que en las curias, diocesanas y vaticana, solo se le conceda a la mujer papeles de secretarias, no ejecutivas, sino mecanógrafas o escribientes. O, lo que es peor, encargadas de la limpieza, o de la máquina del café.

Eso en las tareas directamente encomendadas a la mujer en las acciones y actuaciones eclesiales, litúrgicas o directivas. Pero me temo que todavía puede ser peor la situación de la mujer en las directrices del magisterio y de la enseñanza, oficial u oficiosa, de la jerarquía de la Iglesia. Y, por supuesto, en la normativa del Derecho Canónico. Todavía colean las afirmaciones, por lo menos ingenuas, cuando no infantiles, del arzobispo de Granada, defendiéndose, seguramente con total sinceridad, de que él nunca había sido incitador de la violencia contra la mujer, contraponiendo su actitud benevolente con las de los legisladores que, con su despenalización del aborto, propiciaban una verdadera violencia contra la mujer.

He visto hoy la original y genial viñeta del Roto en El País, que comenta agudamente J.Mª. Castillo en Religión Digital (RD). El ocurrente, crítico, y muy a menudo, ácido y vitriólico humorista, en su diseño, presenta a una mujer en sus tareas domésticas de cocina, cortando jamón, o carne, cercenándose una mano, pero no decayendo en su sonrisa beatífica y generosa. Un verdadero monumento satírico al sentido de humor, pero de denuncia, de nuestros humoristas. Pues que sirva esa viñeta como tributo a este día de denuncia contra la violencia de género.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara             

One Response to “Día internacional contra la violencia de Género”

  1. Sin entrar en el fondo de la cuestión que plantea el P. Urío en lo referente a las tareas pastorales que podrían ser encomendadas a las mujeres, quiero dejar testimonio de una experiencia personal muy satisfactoria que viví hace veintitrés años.
    Nací en una casa cuya pared estaba pegada con un Monasterio de Religiosas Concepcionistas Franciscanas, y desde mi más tierna infancia tuve mucha relación con ellas, siendo monaguillo: además de servir en las misas, cada noche se reservaba el Santísimo…
    Pues bien, en aquella época pasaba por una crisis personal, familiar y económica muy grave y quien me acompañó espiritualmente todos los sábados por la tarde durante muchos años a partir de ese suceso fue la Abadesa, Sor Dolores. Y si tenía alguna inquietud o necesidad de acompañamiento “extra”, podía acudir a Sor Dolores cualquier día avisándola previamente. Dichas religiosas, con quienes sigo manteniendo contacto ya que hace años cambié de lugar de residencia, las considero como mi familia más cercana.
    Además, las religiosas siempre me motivaron para que acudiese a retiros y encuentros de jóvenes, que se celebraban en dicho Monasterio, amén de llegarme a hacer adorador nocturno… Me transmitieron, en fin, unos valores de los que, a pesar de mi condición de miserable pecador, me siento muy orgulloso y que, con el tiempo, han ido fecundando en mi corazón, el cual cada vez está más sediento de Dios.
    Simplemente me ha parecido oportuno dejar este comentario de gratitud hacia dichas religiosas, a quienes quiero especialmente.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)