¿Qué aplauden sus señorías?

Me ha chocado, y fastidiado bastante, en el telediario de las nueve de la noche, como después de la aprobación de una de sus leyes selladas con la inestimable capacidad de discernimiento y de análisis que concede la mayoría absoluta, los diputados del PP aplaudían entusiasmados, y, concretamente, D. Alberto Ruiz Gallardón, casi con frenesí, mientras una amplia y satisfecha sonrisa contraía su rostro. Me ha dado rabia. ¿Qué aplauden sus señorías? ¿De qué ríen? No lo sé, pero me lo imagino. Después de graves aprietos económicos, y de la hiel de los recortes en la comida, y en el gasto de energía para calentarse, por fin celebraban que, con la ayuda inestimable y necesaria, como dicen los juristas en el derecho penal, de una de esas leyes hoy aprobadas, o de varias, sus señorías no iban a contemplar la angustia de sus señoras, ni de sus hijos, ni la suya propia, al llegar los últimos diez días del mes, y tenerse que encomendarse a un milagro divino, o a la generosidad de los vecinos, o abuelos, o, sin más, de Caritas, para coronar la cuesta de esos fatídicos días.

Sería fantástico que nuestros  diputados a Cortes del PP, y la mayoría de los representantes de la ciudadanía madrileña de este mismo partido  en al Parlamento autonómico de Madrid, sobre todos esos que proceden de Villaverde, o el cerro del Tío Pío, o de Usera, o de las chabolas de la Cañada Real, o de los barrios periféricos de Alcorcón, sintieran, solo por una semana, la angustiante desesperación de mirar el horizonte metereológico, y el psicológico, y el laboral, y el vital, y el familiar, con la desazón y el vacío interior de millones y millones de conciudadanos suyos de todos los rincones de España. Pero, estos satisfechos y orondos políticos que nunca, nunca, son capaces de echar mano de la suficiente dignidad mínima para votar según sus propias y responsables convicciones, ¿es siquiera probable que éstos personajes que abandonan y desisten de su conciencia en pro de una carrera política que los lleva ninguna parte, consideren conciudadanos a los sufridos paisanos de este atormentado, desdichado, injusto, cobarde, e inmoral país? Y no me tachen sus señorías de pesimista, porque los castigaría con un año de mala vida de ciudadano normal, deprimido y angustiado por su supervivencia.

Otra prueba que han debido superar para aplaudir tanto, y reírse, es que, por fin, les han pagado loa atrasados, o les han subido el sueldo, y, por fin, han podido abandonar el Colegio o Instituto público, y llevar a sus niños a un buen Colegio de pago, de esos que ustedes amparan con sus leyes y disposiciones. Pero me gustaría, solo de prueba y como test, no producto de la mala leche, eso nunca, que acudieran a los roperos de Caritas o de otras instituciones de ayudas sociales, para encontrar ropita de la misma talla, exactamente, que la de su niño. Entonces se acordarían de lo que vale la Prima de Riesgo, y tal vez se convencieran de que la gente no sigue, pobrecita, ¡qué ignorante es!, los avatares de la macro Economía, sino la fluctuante deriva de los precios no “de los mercados”, esos anónimos, sino del mercado de la esquina.

Me parece absolutamente inmoral, engañoso, y políticamente tramposo, estar hablando de que la economía mejora, que estamos saliendo del hoyo, cuando vemos, desde cualquier observatorio neutral, como nuestras parroquias o los equipos de Caritas, que la gente real, de carne y hueso, y tripas descompuestas, y cabezas oscurecidas, y corazones temerosos, va de mal en peor. Encima suenan clarines de triunfo cuando la perspectiva es que mueran muchas más personas, porque eso está comprobado por la Estadística, por déficit energético, al anunciarnos, justamente hoy, que la electricidad va a subir un 11%. Si esto no es obsceno, que cambien el significado de la palabra.

Jesús Mª  Urío Ruiz de Vergara

5 Responses to “¿Qué aplauden sus señorías?”

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto por el P. Urío. Únicamente me gustaría precisar que el problema no afecta únicamente a los diputados del PP, sino a todos los afectos al Sistema corrupto del que se sirven, pues tanto los unos PP, como los otros PSOE, se alternan en el poder y, por mucho que ladre cuando se sientan en la bancada de la oposición, nada hacen cuando llegan al poder. Como decía la letra de la canción del grupo Gabinete Caligari titulada «Palabra de Honor»:
    La lengua del candidato
    parece decir la palabra de Dios.
    Cuando accede a su mandato
    esa lengua es atea y sin voz.
    Algún día espero poder narrar mi experiencia política como concejal por Alianza Popular (contaba con tan solo 23 años cuando me eligieron, en 1987) en una importante ciudad de las Islas Baleares.
    PD.- Dejé la política el seis meses antes de acabar la legislatura, en el preciso momento en que aceptaron la dimisión que había presentado tres años antes.

  2. De acuerdo, pero ahora los que gobiernan son los del PP, cuyos diputados, por lo general, son de las mejores familias. No hay más que ver el PP de Madrid.
    Areópago.

  3. ¡Feliz Sensibilidad!

  4. P. Urío:
    No seré yo quien defienda al Partido Popular. Es más, le doy toda la razón, porque es que la tiene.
    Permítame, Padre, que le reitere lo que usted, como sacerdote, conoce mejor que yo: eso de ser de las «mejores» familias, lamentablemente, hoy en día está reñido con la religión, pues el credo de los del PP que usted acertadamente critica no es otro que el siguiente: «ahora yo, después yo, siempre yo».
    Un abrazo.

  5. Tienes razón, Francisco A. Gracias. Un abrazo
    Jesús Mari

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)