El Buen Pastor

Dijo hace tiempo el papa Francisco que los pastores, los clérigos, los curas, debíamos oler a oveja. Es decir, no teníamos que tener miedo de mezclarnos con la gente, impregnarnos de su olor, a veces no precisamente a Armani o Cacharel, escuchar sus lamentos, problemas y desazones, tocar su piel, curtida y ajada tantas veces […]