La inmatriculación de bienes inmuebles por parte de la Iglesia

Ahora este tema está de moda por el caso de la mezquita de Córdoba. Pero no es el único, sino el más famoso de los últimos. En España puede tratarse de mucho miles de edificios y terrenos. Solo en Navarra, como ha denunciado I-E, siglas de Izquierda-Ezkerra, la Iglesia ha inmatriculado 1.087 bienes. A mí no me parece mucho, dado el sin número de templos, ermitas, terrenos adyacentes a los mismos, cementerios, huertos y huertas que donaron a la Iglesia, que hay a lo ancho y largo de Navarra. Y lo mismo podemos decir de toda España.

Pero convendría recordar el significado de la palabra y concepto de “inmatricular”. Se llama así a la primera vez que un bien inmueble es inscrito en un registro de la propiedad. Tiene que ve, pues, mucho con ésta. Es necesario matizar que no es el registro la que produce la propiedad, sino que es exactamente al revés: que es la propiedad la que causa el hecho de poder ser registrada. No podemos decir, de ninguna manera, que sin registro no hay propiedad, porque sería falso. Pero sí podemos asegurar, sin miedo a error, que sin propietario no hay propiedad. Si se quemara el registro donde está documentada la propiedad de la casa de uno, no por eso perdería el ciudadano su propiedad. Tal vez tendría, en los días de hoy, un poco más de dificultad para demostrarla, pero si existe, ese hechos es mayor que todos los kilos de papel que hacen falta para registrarlo.

Cuando hace mucho tiempo, había terrenos capaces de ser convertidos en prados, huertos, sembrados, viñas, y de construir en ellos una vivienda, el sistema más común de acceso a la propiedad era el “usu-capión”, o dicho en latín, que es más fino, el “primi capientis”, es decir, que una propiedad era del que primero la tomaba. Y la continuidad en el uso pacífico de la misma era argumento inequívoco para el reconocimiento del propietario. Después, con la mejora de los mecanismos legales, como la prescripción, a los treinta (30) años de esa ocupación pacífica el propietario ya podía, sin riesgo alguno, inmatricular, es decir, inscribir por primera vez la titularidad de esa propiedad en el órgano competente, municipal, regional o estatal, si hablamos de la organización española.

Es evidente que la Iglesia, una de las instituciones más longevas de la nación española, pues se documenta su existencia desde mediados del siglo primero, ha tenido, con el tiempo, acceso a muy diversas formas de adquisición de la propiedad, aunque ésta no estuviera, como ahora, ¡ni soñándolo!, tan detalladamente registrada y documentada. Pero el uso continuo, ininterrumpido, para un mismo fin, como, por ejemplo, para el culto, en el caso de un templo, o para alojamiento, trabajo, y oración, de un edificio conventual, son pruebas suficientes y fidedignas de la titularidad de esa propiedad por parte de la Iglesia. 

Hoy día los expertos, más que en la inmatriculación en sí, donde ven más aspectos discutibles es en la que podríamos llamar “capacidad fedataria”, que, si entendida de una manera jurídica, daría argumentos a los que invocan la laicidad del Estado español, así como del carácter público de ciertos servicios del mismo, para no admitir que alguno de estos servicios sea encomendado a una institución privada, como sería el caso de que la Iglesia tuviera ese poder notarial. Que en algunos de sus monumentos, y posesiones, a lo largo de la Historia, lo ha ostentado, no quiere decir que ahora, regulado su ejercicio, constituya una privilegio inadmisible en la ordenación jurídica española.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

(El Areópago)

One Response to “La inmatriculación de bienes inmuebles por parte de la Iglesia”

  1. Yo lo que veo es de un lado…muchas veces, falta de rigor jurídico por parte de quien inmatricula, no por mala fe, sino por falta de conocimientos, por otro lado, discriminación respecto de las otras confesiones que no gozan de tal posibilidad. Por razones puramente prácticas lo mejor sería suprimir tal posibilidad que sólo crea problemas, además…la. Iglesia aunque acuda a la vía ordinaria, posibilidad que también tiene, estaría exenta de impuestos.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)