Me ha dejado mal cuerpo la doble canonización

Hace tiempo acuñé la expresión “santidad administrativa”. Y me atrevo a reclamar la patente del invento porque, de verdead, jamás he leído, o escuchado, o visto desarrollado ese concepto. También he afirmado, en varias ocasiones, que no me gusta cómo la jerarquía de la Iglesia maneja, proclama, usa, y manipula, hasta apoderarse en propiedad, ese atributo divino, que es el más divino de todos los que aparecen en la Sagrada Escritura, el de “la Santidad de Dios”, o, lo que es o mismo, que Dios es, sobre todo, Santo. Y que esa característica le viene de su esencia, de la más pura y profunda intimidad de su ser.

No es como otros atributos, que se refieren a realidades externas, o, por lo menos, separables del puro y diáfano concepto de Dios. Dios es bueno porque hace cosas buenas, y se porta bien con sus creaturas; es misericordioso porque le gusta volver a poner en su seno a sus hijos y “recrearlos”, (como veíamos ayer en el evangelio de la misa del lunes de la 2ª semana de Pascua; “Jesús le contestó: “Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.” Nicodemo le pregunta: “¿Cómo puede nacer un hombre, siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?” (Ju 3, 3-5). Haciendo una discreta referencia a que misericordia, en hebreo, tiene la misma raíz que “útero”; y Dios es justo porque no tiene preferencias entre sus criaturas, etc. Pero Dios es Santo porque es Dios, sin más. Es diferente, es transcendente, es “otra cosa”)

Las cosas más elementales y directas resultan, a veces, las más complicadas y trabajosas de asumir. Que Dios es el único santo, y que todos participamos de esa santidad por el Bautismo es algo que nadie, ningún prócer de la Iglesia, puede ignorar. Y que no  tiene, la santidad participada de Dios, connotaciones éticas o morales, caen de su peso de los propios conceptos. Así que no sé a qué vienen las referencias a “virtudes heroicas”. Cualquier ser humano puede tener esas virtudes, que lo harán un héroe, no un espejo de la Santidad de Dios en el mundo. Todas estas cosas, pienso, no sé si ingenuamente, o un poco como pardillo, las saben, o deberían saber nuestros jerarcas, no digamos, papas, cardenales, y los altos referentes de la Curia Vaticana.

Lo que sí pienso es que, en la Iglesia, se debería introducir, en el derecho Canónico Penal, el delito de prevaricación, (“La prevaricación, o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro servidor público, dicte una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial, a sabiendas de que dicha resolución es injusta. Dicha actuación es una manifestación de un abuso de autoridad”.) No existe este delito en el CIC (Código de Derecho Canónico), pero cada vez que un obispo, cardenal o Papa hace alguna declaración, o un decreto, en contra de la palabra evangélica, o sabe que ello va en contra del Evangelio, o no lo sabe. N0 digo yo que, en muy determinados casos, no venga bien una autoridad suprema en la Iglesia. Pero es absolutamente contra el Evangelio que esa autoridad sea omnímoda, imperial, autoritaria, dictatorial, y absoluta. Considero que canonizar a alguien, proclamarlo santo, como Dios es Santo,  a quien ha aceptado esos parámetros para ejercer el servicio de que habló el Maestro  hasta lavar los pies de los hermanos, es un claro abuso y un desenfoque total.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

2 Responses to “Me ha dejado mal cuerpo la doble canonización”

  1. Sí, captamos lo santo pero también lo absurdo.

  2. Creo que te pasas. Usas el término santo a tu manera, sin contar con la historia de la iglesia y como lo ha usado desde los tiempos de las catacumbas, los mártires, las vírgenes, los confesores… Pero esta más acorde la frase de Cristo “hoy estarás conmigo en el Paraíso” Llevas el tema a tu huerto de un modo sofista y falaz, ignorando los comportamientos del papa Bonifacio sobre el no culto o Benedicto XIV. Debes explicar más matices sobre la santidad y lo que se considera santo en la antropología, en la historia, … en la Iglesia. ¿Recuerdas a San Pablo explicando vosotros sois dioses? NO ME DIGAS OTRA VEZ QUE CONFUNDO LA IGLESIA CON LA JERARQUIA, POR FAVOR.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)