Sacerdocio común de los fieles & sacerdocio ministerial

Hace mucho tiempo que defiendo la siguiente tesis, y todavía no he encontrado nadie que me la rebata: El sacerdocio común de los bautizados es más auténtico que el sacerdocio ministerial. Me he expresado mal: es, simplemente, autentico. El ministerial tal como ha prevalecido en la Iglesia, no solo no es neo-testamentario, sino que es claramente pagano, una usurpación del sacerdocio común de los bautizados. Estamos tan acostumbrados a esta nomenclatura que nos sorprende cuando nos la quieren trastocar. Pero son evidentes  realidades en el NT: 1ª), que a ningún cristiano se le llama sacerdote en ningún escrito del NT, ni a los apóstoles; 2ª), que los primeros cristianos entendieron muy bien que esa institución, elitista y separada, lo que después llamamos clero, era uno de los pilares del paganismo, como lo fue del levirato judío; 3ª), que la muerte de Cristo  no hubiera servido para nada, como diría san Pablo, si la nueva comunidad de los seguidores de Jesús continuara los módulos del judaísmo o de las religiones paganas. 4ª), y todo lo anterior porque no hay ninguna pista o argumento que presente a Jesús como miembro de la institución clerical judía, a la que Él tanto criticó y denunció.

Estas ideas las he ido repitiendo sin ningún método previo, de manera puntual, y sin el orden lógico que merecería el tema. Por eso, quiero presentar con alegría, y alivio, el artículo que Religión Digital, (RD) ha editado de Pepe Mallo, un pensador bastante libre. Y como el artículo es muy largo, lo editaré en dos capítulos. Los resaltes en negrita o cursiva son míos.  Suscribo al 100% las palabras de Mallo, y recomiendo seriamente su lectura. Mientras no se restablezca el auténtico sacerdocio común d elos fieles, como quería el Vaticano II, no se ha´ra la verdadera reforma de la Iglesia. He aquí el artículo:

“¿SACERDOS IN AETERNUM … SECUNDUM ORDINEM MELCHISEDEC?

“Si la perfección se lograra a través del sacerdocio levítico, bajo el cual recibió el pueblo la ley, ¿qué necesidad había ya de suscitar otro sacerdote a semejanza de Melquisedec, en vez de a semejanza de Aarón? Porque el cambio del sacerdocio lleva consigo necesariamente el cambio de la Ley. Aquel de quien se dicen estas cosas [Jesús], pertenecía a otra tribu de la cual nadie sirvió al altar” (Hebr. 7, 11-13).

 El sacerdocio católico es precristiano

 Comúnmente llamamos “sacerdotes” a quienes han sido ordenados para regir, dirigir o animar una comunidad parroquial. Sin embargo, esta terminología, aunque sea de uso común por tradición, no responde al sentido y significado que tiene en el Nuevo Testamento. En los textos del Nuevo Testamento sólo se aplica la palabra “sacerdote” referida exclusivamente a Cristo, nunca individualmente a ningún miembro de la comunidad, ni siquiera a los “investidos” por los Apóstoles. El fenómeno religioso, en cualquier cultura del mundo de las religiones, está ligado a los ritos sagrados, y éstos a la “segregación” o selección de ciertos miembros de la comunidad, “separados” del pueblo para ejercer el culto a la divinidad. Desde tiempo antiguo, en diversas culturas, habían surgido chamanes, como intermediarios sagrados, que vinculaban a los hombres con Dios, creadores de santidad ritual, especialistas en sacrificios. Estas personas eran los “sacerdotes”, únicos protagonistas del culto y testigos excepcionales de lo divino.

También el pueblo judío gozaba de esta institución

 Los sacerdotes judíos eran descendientes de Aarón (hermano de Moisés), primer Sumo Sacerdote del pueblo, perteneciente a la tribu de Leví (levitas). La Ley sacerdotal, expresada de un modo especial en el Levítico, presenta al sacerdote como autoridad social, ritual y sagrada. Estos sacerdotes, según la Ley de Moisés, se atribuían unos rasgos específicos:

 – Eran consagrados a Dios a través de unos ritos minuciosamente establecidos en la Ley.

 – Por esta consagración, participaban de la santidad divina. Eran los únicos que podían acceder a la presencia de Dios, el “Sancta Sanctorum”.

– Hacían de puente (pontífices) entre Dios y el pueblo: eran representantes de los hombres ante Dios a quien ofrecían sacrificios para expiar los pecados del pueblo.

 – Esta especial elección y consagración les convierte en “segregados”, separados del pueblo, de los no-sacerdotes.

 Jesús no fue sacerdote, sino laico

 Jesús no se atribuyó títulos de honor. No se llamó sacerdote, ni recibió la sagradas órdenes, ni quiso hacerse rey con poder político, sino que apareció y actuó simplemente como un hombre, anunciando la Buena Noticia a los pobres y la reconciliación para todos. No necesitó poderes, ni edificios propios, ni funcionarios a sueldo, sino que proclamó la llegada del Reino de Dios, sin instituciones especializadas. Para él, la religión no era un sistema de organización sagrada, sino una experiencia directa de comunicación gratuita con Dios y entre los hombres. A los Doce discípulos convocados los designó como representantes del nuevo Israel (de las doce tribus). Posteriormente escogió a otros Setenta y dos, a quienes también instituyó como “enviados” (apóstoles). A todos ellos les mandó predicar el mensaje para anunciar la llegada del Reino, sin conferirles autoridad administrativa o sacral. No eran sacerdotes, sino “enviados” a proclamar la Buena y Nueva Noticia. Jesús no ordenó sacerdotes en ningún momento de su vida. Si así fuera, Pablo nos habría engañado: “Y El mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo” (Ef. 4,11-12) ¿Dónde se nombra a sacerdotes?”

A los Doce discípulos convocados los designó como representantes del nuevo Israel (de las doce tribus). Posteriormente escogió a otros Setenta y dos, a quienes también instituyó como “enviados” (apóstoles). A todos ellos les mandó predicar el mensaje para anunciar la llegada del Reino, sin conferirles autoridad administrativa o sacral. No eran sacerdotes, sino “enviados” a proclamar la Buena y Nueva Noticia. Jesús no ordenó sacerdotes en ningún momento de su vida. Si así fuera, Pablo nos habría engañado: “Y El mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo” (Ef. 4,11-12) ¿Dónde se nombra a sacerdotes?

 (Continuará)

(Transcrito por Areópago)

7 Responses to “Sacerdocio común de los fieles & sacerdocio ministerial”

  1. S0vcMY It is really a nice and helpful piece of information. I am glad that you just shared this helpful information with us. Please keep us up to date like this. Thank you for sharing.

  2. Hi, i believe that i noticed you visited my weblog thus i got here to return the prefer?.I am trying to
    find things to enhance my site!I suppose its adequate
    to make use of a few of your ideas!!

  3. I am really grateful to the holder of this web page who has
    shared this enormous paragraph at at this place.

  4. Selamat Datang Di VODKAPOKER.COM – Poker Online Indonesia Terbesar Dan Terpercaya.

  5. KUNJUNGI SEGERA SITUS WONGPOKER ONLINE TERBESAR,
    TERCEPAT DAN TERPECAYA DI INDONESIA

  6. Kunjungi WEBSITE POKER ONLINE VODKAPOKER.COM TERPERCAYA DAN TERBESAR DI INDONESIA

  7. Selamat Datang Di Vodkapoker99.life Poker Online

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)