Santiago Martín, f.m., anuncia un cisma en la Iglesia; ¿agorero o actor?

Me gustaría ser muy justo y equilibrado con el padre Santiago Martín, f.m., (Francisanos de María, instituto religioso del que es fundador), respecto a la conferencia que hace unos días pronunció en Madrid, datada en RD el 131/05/2014). El medio que la ha promovido, La Gaceta, del grupo Intereconomía. Por mucho que he buscado, no he podido encontrar el texto de la conferencia  escrito. Pero he oído el vídeo, que dura cerca de una hora. Por si alguno de mis lectores quiere escucharlo, para poder opinar sobre mi reflexión, he aquí el enlace:

 https://www.youtube.com/watch?v=uknkkQ6sUJc.

 Así que me guiaré por mi memoria, con el peligro de que no sea exacto del todo, como me gustaría. Pero voy a tocar solo los puntos fundamentales de la conferencia, que sí han quedado muy claros y diáfanos en mi memoria y en mi mente. Para que no haya la más mínima duda sobre mi opinión, adelanto que la conferencia me ha parecido sobrevalorada por el medio que la promueve, demasiado y sospechosamente afín, y por sus comentaristas adictos y acríticos. A mí me parece una pena de conferencia, por su contenido, por su falta de argumentación, y por su insidioso ataque al papa Francisco, (insidioso, no claro, ni directo, ¡no faltaba más!), y al cardenal Kasper. Y por su tono apocalíptico, envuelto en un tono melifluo y falsamente convincente.

Pero iré al grano. El objetivo de la charla era demostrar que la comunión de los divorciados rompe la “tradición de dos mil años de la Iglesia”, y que es una falsa y peligrosa aplicación del concepto de misericordia, que no debe de estar basado en el sentimentalismo, sino en la enseñanza de Jesús, (él dice Cristo, porque no debe distinguir entre el Jesús histórico y el Cristo pascual de la fe), que resume en la afirmación de Jesús “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Así que intentaré resumir su idea de Misericordia, y la falsa aplicación del dicho de Jesús, y, para terminar, el concepto prehistórico que parece tener el padre Santiago de gracia de Dios, de derecho y de obligación.

  1. La misericordia
  2. El Camino, la Verdad y la Vida
  3. El concepto de Gracia de Dios (aplicado a la Comunión).

(Como los conceptos manejados en la conferencia son interesantes, y pueden tener muchas, y graves, consecuencias para la vida práctica, en este artículo resumiré lo más claramente posible el tema. Si noto interés en algunos lectores, otro día lo abordaré punto por punto)

 

  1. La misericordia. El objetivo de la conferencia es muy claro: combatir, hasta refutar con argumentos, la permisividad que se está dando, o de la que se está hablando, para que los divorciados vueltos a unirse en una segunda unión puedan comulgar. El autor dice que esa laxitud se debe a una mala comprensión del concepto de misericordia.
  • Afirma el padre Martín, f.m., que de manera demagógica, se explica y aplica mal ese concepto. Si ahora está de moda, y se aborda teológica, filosófica, canónica, psicológicamente, é lo va a hacer desde la “perspectiva espiritual”, es decir, se lo va a sacar de la manga. Ni una palabra desde el horizonte bíblico. ¿Lo sabe el padre Martín? Si lo sabe, y no lo dice, engaña, o actúa con cinismo. ¿No lo sabe? Entonces, ¿por qué se mete a pontificar con falsas espiritualidades lo que desde el contexto veterotestamentario está meridianamente claro?
  • En al evangelio de San Juan, (Ju 3,3-12), al decirle Jesús a Nicodemo que para entrar en el reino hay que nacer de nuevo, y ante la sorpresa del amigo, le dice el Maestro: ¿tú eres maestro en Israel, e ignoras estas cosas? Lo que ignoraba el prominente fariseo, según la exégesis de J. Mateos en la versión del NT de Juan Mateos-L. Alonso Schökel es que el Espíritu Santo nos puede hace nacer de nuevo, desde dentro. Y esto se relaciona con el concepto bíblico de “misericordia”, cuya raíz tiene que ver con la de la palabra útero, en referencia a la objeción de Nicodemo, ¿Cómo puede un hombre ya viejo entrar en el seno de su madre y nacer de nuevo?  La misericordia no es solo el perdón o la compasión, sino la acción eficaz de Dios de hacernos renacer de nuevo.
  • Por tanto, apelar al concepto de “misericordia”, tachándola además de falsa, para demostrar que ese uso pernicioso de la misma no solo no beneficia al divorciado al que se le permite comulgar, sino que lo perjudica, como el médico que oculta a su paciente, “pro falsa misericordia”, que tiene cáncer, y así no le da un disgusto, pero tampoco se puede curar, es tergiversar el significado de las palabras, inventándose  “ad hoc” sentidos favorables a las propias tesis. Permitir la comunión  a unos divorciados, o separados, unidos en otra unión, no es un acto de misericordia, sino de justicia, a no ser que la Eucaristía sea, como parece entender el padre Santiago Martín, un regalo, una gracia, un privilegio especial para los buenos, o los que se encuentran en “gracias de Dios”. Se olvidan, lo que así piensan, que se trata de un mandamiento explicito de Jesús, que usó cuatro formas verbales en imperativo: tomad, comed, bebed, haced.

(Y como el artículo va a resultar muy largo, dejo para mañana la explicación de los otros apartados que he señalado).

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

  • renacer de nuevo.
  • Por lo tanto,

(Lo publico sin acabar porque quiero que aparezca con fecha de hoy, y voy a estar muy ocupado. Pero lo pienso acabar por la noche. Disculpad, y gracias).

3 Responses to “Santiago Martín, f.m., anuncia un cisma en la Iglesia; ¿agorero o actor?”

  1. No me imagino a Jesús haciéndolo de juez. Yo claro que creo que habrá un juicio, pero quienes decidimos si nos salvamos o no somos las personas con nuestros actos libremente consentidos. Sólo Dios sabrá si nuestro entorno, nuestra psicología y nuestras circunstancias servirán de atenuante o, por el contrario, serán nuestra condenación.

    En mi familia no hay divorcios. Quienes nos hemos casado lo hemos hecho por la iglesia y por lo civil y tenemos la fortuna de perseverar (aún) con niveles de amor, dignidad y respeto bastante buenos. Pero no dejo de pensar en que nadie debería ser separado de la eucaristía por un error de jucio, quizás tomado en un tiempo donde se es demasiado joven, o presionado por terceros, o que se yo…Creo que Jesús jamás rechazó a nadie en su mesa, los aceptó incondicionalmente.

    No se mucho de derecho canónico, quizás no sepa mucho de las cartas de San Pablo, pero sí se que Jesús fue siempre incluyente. No lo imagino rechazando a alguien por sus “pecados”. En fin…..

  2. Estos exponentes ultraortodoxos no aguantan nada. Tuvimos 30 años de ortodoxia papal, y quienes creíamos que necesitábamos volver los ojos al evangelio y ser menos autorreferenciales jamás negamos que Juan Pablo II o Benedicto XVI eran papas auténticos, ni les escamoteamos la autoridad. Simplemente disentíamos. En cambio, estos ultraortodoxos prefieren separarse antes de aceptar que su interpretación de las escrituras es sólo eso, una interpretación. Ojalá fueran más auténticos y dijeran lo que subyace en estas charlas, su desconfianza ante S.S. Francisco, su soberbia para ser congruentes con la obediencia debida a la figura papal. No tienen que estar de acuerdo con todo. La diversidad es una bendición para la iglesia y para el mundo, pero les asusta salir de su área de confort. Les gusta tener siempre la razón, pero a veces, se trata de dejarse tocar por el sufrimiento del otro, y entonces decidir entre la norma y el dolor del prójimo. ¿que habría escogido Jesús? Tenemos muchos evangelios que muestran como actuaba El cuando se trataba de decidir entre seguir la ley y aliviar el sufrimiento. No se porque se les complica tanto.

  3. Yo había leído el post en cuestión…pero me abstuve de ver el vídeo para no provocarme una úlcera…así que espero con ganas este comentario.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)