Superando estereotipos manidos

Hay convenciones de dos signos contrarios: de signo positivo, y de negativo. Si es positiva, te puedes echar a dormir, como afirma el dicho; si es negativa, ya puedes hacer lo que sea, que el sambenito de esa mala fama te perseguirá, y te seguirá como una sombra inseparable. Escribo estas líneas inspirado en el acontecimiento deportivo del otro día, la final de Champions entre Real Madrid y Atlético de Madrid, la final del siglo, o incluso del milenio. En ese evento pudimos comprobar cómo se iban al tacho convenciones bien asentadas, dadas por ciertas y seguras, admitidas acríticamente por la mayoría, que los hechos, tozudos, se encargan, de vez en cuando, de desmentir. Como en la ocasión que comento. Así que precisaré cuáles son las que este caso, y según mi opinión, quedaron claramente superadas.

  1. Los países anglo-sajones son más civilizados que nosotros, los habitantes de la Península Ibérica. Este aserto, dado por cierto y lógico, pero profundamente insultante e injusto con nuestros pueblos, se ha visto negado, y superado, no solo en la fina educación, y el exquisito comportamiento de portugueses y españoles, madrileños, por más señas, e incluso también adversarios deportivos de toda la vida, el sábado 24 con motivo de la final, sino que se ha visto refutado en múltiples ocasiones, por hinchadas germánicas o sajonas, que, ciegas de cerveza y otros alcoholes más enérgicos, han organizado el caos, y han montado unos pitotes legendarios. Ya es hora de que nos quiten, y si no lo hacen ellos, lo haremos nosotros, el sambenito de que formamos una horda de gente bruta, hosca, agresiva y peligrosa. El día de la gran final, portugueses, lisboetas, madrileños, y españoles, en general, dimos al mundo un espectáculo de civismo, camaradería, y deportividad, del famoso y cursi fair play (estoy hasta las narices de tanto anglicismo, como si nuestra lengua no tuviera matices, y no fuera  tan dulce y suave como la inglesa, y hasta más), con un comportamiento mucho más deportivo que el que la UEFA parece querernos enseñar como si fuéramos unos pardillos. Que los dirigentes de la misma no adoren tanto al dios dinero, no se guarden tantas entradas para su culto y honra, y proporcionen a las aficiones de los equipos que llegan a las finales el mayor número de entradas, que son los componentes de esas aficiones los que sostienen, más que los anunciantes y patrocinadores, que ya se llevan suculentos índices de audiencia para sus productos, los que sostienen y mantienen, durante el año, la tensión competitiva. Que la UEFA intente llegar a ese fair play, así como que su presidente, el inefable Platiní, disimule con más elegancia el hastío que hace todo lo que puede por demostrar, cuando tiene que dar un trofeo a un equipo español.
  2. Un partido de fútbol entre equipos de la misma ciudad, en una ciudad de otro país, produce un plus de inseguridad y peligrosidad. Una generalización que, como otras, es completamente inexacta. Todo depende de la ciudad que sea, de los equipos de que se trate, y del control que se tanga de sus minorías radicales. Todos sabemos, o por lo menos la mayoría, que los ultras de los dos grandes equipos madrileños no son nada de fiar, sobre todo en casa, en la ciudad de Madrid, cuyos recovecos conocen, y en los que saben escabullirse, en caso de apuro, de la policía. Pero en el extranjero, en ciudad extraña, y con sus nombres y fotos en manos de la policía, y con 100.000 compatriotas, y conciudadanos a su alrededor, el comportamiento, incluso de esos ultras, cambia radicalmente de signo. Yo comenté entre amigos que la policía municipal lisboeta, y la nacional portuguesa, se equivocaba gravemente si consideraban el partido del sábado de alto riesgo. Los hechos, “gracias sejam dadas ao bom Deus”, como dicen en portugués, me han dado la razón, y los días de las aficiones madrileñas en Lisboa resultaron una bala de aceite.
  3. El Cholo Simeone es un muy buen entrenador, pero no el super Dios de los banquillos que algunos quieren. En la final cometió tres fallos graves, y lo diré muy rápidamente para no cansar a mis lectores:, alinear de inicio a Diego Costa, que demostró, ¡a los minutos!, no estar en condiciones de jugar; , quemar a su equipo, haciéndolo jugar a tope hasta la extenuación, en una final en la que podría haber prórroga, a la que su equipo llegó fundido, siendo, de manera penosa, un pelele a los pies de sus oponentes, que le pasaron por encima; , enfadarse, ¡por nada!, con un joven jugador del Real Madrid, porque, según un periodista de Marca que no debe de entender el español, o nunca ha dado ni recibido un balonazo, o nunca lo ha visto, el joven Varane le dio un balonazo, según la RAE, “golpe fuerte dado con un balón”. No hubo ningún tipo de golpe. El balón del joven defensa blanco llegó mansamente a los pies de Simeone, que reaccionó, muy en caliente, como un jugador juvenil, no como un entrenador experimentado. Después lo reconoció, algo que le honra.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

One Response to “Superando estereotipos manidos”

  1. Vivo en una ciudad asediada de turistas…y estoy…muy cansado de ver el comportamiento de los guiris…una auténtica vergüenza…sobre todo por la fama que tienen…ya se sabe…cría fama y a dormir.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)