Respuesta, un tanto desabrida, al comentario de un compañero

Sé que este comentario al que respondo lo podrían leer mis lectores acudiendo al cuerpo del artículo. Pero he preferido convertirlo en una entrada del blog, para facilitaros su lectura, por la extensión que ha ido alcanzando, y porque se trata de un comentario de Emilio, mi colega de seminario, del mismo curso hasta nuestra ordenación, con el que me llevé y me entendí maravillosamente bien. Pero, como se ve, los años nos van distanciando, y aunque no se pierda la amistad y el compañerismo, se abren ciertas heridas, que espero puedan cicatrizar sin dramatismo. Va primero el comentario de Emilio (Litos), y después mi respuesta.

Litos // sep 25, 2014 at 19:33

No he incluido nunca a 21rs ni a RS21 entre los defensores de la vida y contra el aborto. Tampoco te tengo en la lista, Urío. Lo siento de verdad. Podemos compartir el jamón, el fútbol, el toro de la Vega, los sanfermines, o las canicas, pero la defensa del no nacido y la ayuda a embarazadas no parece. Para ayudar al tercer mundo podemos poner más clínicas abortivas. En formación tampoco encuentro mucha luz, excepto esa afirmación que no podemos IMPONER LA FE SIN TENER EN CUENTA OTRAS LIBERTADES E INCLUSO LA CIENCIA. Es una “mayor” para los demás silogismos (que faltan) y para educar a obispos, este pobre cura que soy yo… etc. De lo último que me he enterado es que CRonaldo se libro del aborto porque su madre no topó con un médico colaborador cuando quiso deshacerse de é, que era y es el cuarto de la familia. Ciao. Hasta mas ver. – See more at: http://blogs.21rs.es/areopago/2014/09/25/el-desvio-de-la-jerarquia-eclesiastica-de-la-mision-de-la-iglesia/

Litos:
Supongo que serás Emilio, Litos, Litóstrotos.  Y, si lo eres, te recordaré lo que nos pasaba contigo ya en San Miguel, que no siempre entendíamos lo que escribías. Esta vez, tampoco lo he entendido. No sé lo que quieres decir del aborto, ni por qué me metes en el ajo. He escrito mil veces que, como es lógico,-y más por humanismo ético que por ser cristiano- no soy abortista, ni me hace ninguna gracia el aborto. No sé tú, pero a mí, en Brasil, con un número increíble de abortos, incluso en chicas de nuestros grupos de jóvenes,  me pasó que conocí, de cerca, unos diez casos de tentativa y deseo de aborto, y en ocho de ellas las paralicé, después de mucha lucha y proceso de discernimiento. Pero en las otras dos no pude, con el consiguiente sentimiento de fracaso y decepción, y, lo que es peor, el proceso depresivo de la joven.

Estoy harto de que los que piensan de una determinada manera le hagan decir a uno lo que no dice, porque no afirma todo, sobre todo de alguna materia controvertida, como ellos desearían oír. Detesto el aborto, como detesto otras lacras sociales, pero opino, sinceramente, que los legisladores de casi todo el mundo organizado no se equivocan tanto cuando despenalizan el aborto.

Leí un artículo muy pensado y argumentado, de un buen periodista, en el que explicaba cómo muchas de las pegas que algunos Gobiernos ponen a esa despenalización es porque han echo cuentas, y les sale muy caro el pagar los abortos que habría en la Sanidad Pública, abortos clínica y terapéuticamente limpios y sin peligro. Prefiriendo la escabechina que ha habido casi hasta nuestros días, también en nuestro país, con abortos clandestinos, bárbaros, crueles y sucios.

Lo que he querido decir con este artículo es que la misión de la Iglesia, y de los obispos, por tanto, no es intentar influir en la legislación, ni en la definición del Derecho penal, y menos de éste, pues es el que más se aleja de los postulados evangélicos. Y tampoco la misión de los obispos es clamar contra el aborto, contra cualquier desvío moral. Para eso está la conciencia del individuo, y para lo delictivo, la legislación. Me gustaría recordarte una cosa, con una pregunta: ¿Por qué Jesús, el Maestro de Nazaret, no clamó contra el aborto? Esa pregunta la hice en una reunión de curas del arciprestazgo, y me respondieron, como me lo esperaba: ¡porque en aquel tiempo no existía ese problema!

Y una vez más se demuestra que la ignorancia es atrevida, porque el Imperio Romano, como casi todos los Estados en la antigüedad, era abortivo; y más, era infanticida, pudiendo matar a la criatura que naciese defectuosa, o por otro motivo no le gustase a los padres, dentro de las veinticuatro primeras horas desde el nacimiento. Pero en algo tenían razón los curas: no era un problema. Y tú, Emilio, ¿te imaginas a Jesús preocupado de denunciar la falta de legislación romana represiva contra el aborto y el infanticidio?

A ti, Litos, ¿te parece bien, sano, evangélico, democrático, y hasta estético, que hayan salido en tromba algunos obispos contra el Gobierno y el partido que lo sustenta, el PP, llegando hasta el insulto y la ofensa, como monseñor Reig Plá, por haber incumplido el Gobierno de Rajoy, -por quien no muero de amores, pero es el presidente del gobierno de España, y merece un respeto de todos los españoles-, el compromiso electoral referente a la ley del aborto?;  ¿y no haber dicho nada, ni movido un dedo, ni denunciado nada, como esperaban tantos ciudadanos, ante tantos incumplimientos de política económica, social y de dependencia, que están abocando a millones de españoles a la miseria?

Lo que no se puede tolerar de ninguna manera, y cada día lo toleran menos nuestros parroquianos, y así nos lo dicen, es que los obispos tomen partido, movidos, por lo menos aparentemente, ¿solo aparentemente?, por motivos ideológicos, políticos y partidistas. Y se olviden de anunciar de verdad, con garra, con chispa, y como creyéndoselo de verdad, el Reino de Dios, y su Justicia. Como Jesús, del que decía la gente, “habla con autoridad“.

(Litos, me gustaría charlar y poner en común nuestras discrepancias teóricas, para que quedara clara nuestra cercanía vital y creyente).

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

3 Responses to “Respuesta, un tanto desabrida, al comentario de un compañero”

  1. Poniendo en balanza problemas y problemas, me preocupa el aborto todavía más que la crisis, la opinión de los obispos, las leyes, el abortista imperio romano, … incluso no me planteo el que Jesús hablara directamente del aborto. Pero quede claro que a mi me importa sobremanera el aborto y que echaba en falta en el Areópago y en la revista que se trate este tema por delante de muchísimos otros que A MI NO ME INTERESAN APENAS (comprendo que no es criterio de la Dirección de la Revista). Ahí estamos, Urío, me parece bien que un día quedemos, tomemos unos vinos y hablemos de ALGUNOS temas que podamos compartir.
    Gracias por recordar la Morcuera, aunque no me dejas muy bien parado, Con Manzanal he recordado alguna vez Luz y Eco (de Miranda) donde también hubo inicios de periodismo.

  2. Yo no estoy a favor del aborto, en ningún tiempo, en ninguna circunstancia, pero creo que evidentemente la condena y la excomunión no desalientan a nadie. Los católicos tenemos que hacer énfasis en la dignidad de las personas, en el valor intrínseco del ser humano por ser hijo de Dios, en el derecho a la vida de los bebés y a la vida plena de las mujeres. Deberíamos hacer hincapié en que tenemos que cuidar con celo toda vida, y cada etapa de la vida. Que es un pecado terriblemente triste el aborto, pero es un pecado que clama al cielo el estafar a los trabajadores, no pagar su seguridad socia. Que también es pecado maltratar a las autoridades, acabar con la naturaleza, torturar animales, ser indiferente con los pobres y olvidadar que todos somos hermanos…

  3. Pues Litos, es una pena que no te interese el que Jesús hablara, o no, de un tema concreto. Los creyentes nos guiamos por su Palabra, mucho más que por nuestros criterios morales, estén o no acertados. Pero el caso es que nadie, ni las más empedernidas feministas, niegan la inmoralidad del aborto, ni la afirman. Simplemente, no entran en el asunto, porque, de hecho, lo que se discute no es un tema moral, sino legislativo, y, según unas u otras opiniones, incluso será un comprometedor tema delictivo. Pero los que hemos estudiado lógica, y Filosofía escolástica, tan ordenada, (tesis, estatus cuestionis, adversarii, explicatio terminorum, argumenti, probatio, etc.,), no podemos, ni debemos mezclar los campos, sin explicar muy bien el estado de la cuestión. Y la gente, en el tema del aborto, mezcla la moral con el derecho, la legitimidad con la legalidad, la prudencia político-legislativa con la visceralidad de la inocencia agredida, etc. Pero yo, quien, insisto, no acepto, ni aceptaré nunca la moralidad del aborto, me cuido muy bien de no mezclar campos de opinión y temas de estudio, sobre todo cuando son tan controvertidos, insisto, no moral, sino legalmente.

    A propósito, Litos, ¿te acuerdas del texto de Zalba, en latín, sobre el Sexto y el nono Mandamientos, cuando explicaba los tres supuestos para aceptar la moralidad de una intervención en la madre, aplicando la teoría de una causa con dos efectos, uno bueno y otro malo? Pues intenta encontrar el texto, y después comentaremos lo que en aquel tiempo explicaban, y defendían, los moralistas católicos más conspicuos.

    El tema de la legislación sobre el aborto no se puede tratar, de ninguna manera, desde la confusión y la mezcla de conceptos. Es fundamental la claridad, la nitidez, y el significado exacto de las palabras. Es decir, la famosa “explicatio terminorum”.

    Un abrazo, Litos. Urío. (Como tú me escribes, pero hace tiempo que la gente me llama por mi nombre, Jesús María, o, en mi parroquia actual, Jesús Mari, a la navarra).

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)