Sigo con otro comentario a comentario

(Y pienso que no está mal que en ciertos asuntos prolonguemos el asunto de manera, como se dice ahora de modo un tanto cursi, “interactiva”. Así que traigo a colación otra vez el segundo comentario de Emilio, y el mío)

Litos // sep 27, 2014 at 19:53 Poniendo en balanza problemas y problemas, me preocupa el aborto todavía más que la crisis, la opinión de los obispos, las leyes, el abortista imperio romano, … incluso no me planteo el que Jesús hablara directamente del aborto. Pero quede claro que a mi me importa sobremanera el aborto y que echaba en falta en el Areópago y en la revista que se trate este tema por delante de muchísimos otros que A MI NO ME INTERESAN APENAS (comprendo que no es criterio de la Dirección de la Revista). Ahí estamos, Urío, me parece bien que un día quedemos, tomemos unos vinos y hablemos de ALGUNOS temas que podamos compartir. Gracias por recordar la Morcuera, aunque no me dejas muy bien parado, Con Manzanal he recordado alguna vez Luz y Eco (de Miranda) donde también hubo inicios de periodismo. – See more at: http://blogs.21rs.es/areopago/2014/09/27/respuesta-un-tanto-desabrida-al-comentario-de-un-companero/#sthash.EfmDO5p4.dpuf

areopago // sep 28, 2014 at 11:43

Pues Litos, es una pena que no te interese el que Jesús hablara, o no, de un tema concreto. Los creyentes, en la vida, nos guiamos por su Palabra, mucho más que por nuestros criterios morales, estén o no acertados. Pero el caso es que nadie, ni las más empedernidas feministas, niegan la inmoralidad del aborto, ni la afirman. Simplemente, no entran en el asunto, porque, de hecho, lo que se discute no es un tema moral, sino legislativo, y, según unas u otras opiniones, incluso será un comprometedor tema delictivo.

Pero los que hemos estudiado lógica, y Filosofía escolástica, tan ordenada, (tesis, estatus cuestionis, adversarii, explicatio terminorum, argumenti, probatio, etc.,), no podemos, ni debemos mezclar los campos, sin explicar muy bien el estado de la cuestión. Y la gente, en el tema del aborto, mezcla la moral con el derecho, la legitimidad con la legalidad, la prudencia político-legislativa con la visceralidad de la inocencia agredida, etc. Pero yo, quien, insisto, no acepto, ni aceptaré nunca la moralidad del aborto, me cuido muy bien de no mezclar campos de opinión y temas de estudio, sobre todo cuando son tan controvertidos, insisto, no moral, sino legalmente.

A propósito, Litos, ¿te acuerdas del texto de Zalba, en latín, sobre el Sexto y el nono Mandamientos, cuando explicaba los tres supuestos para aceptar la moralidad de una intervención en la madre, aplicando la teoría de una causa con dos efectos, uno bueno y otro malo? Pues intenta encontrar el texto, y después comentaremos lo que en aquel tiempo explicaban, y defendían, los moralistas católicos más conspicuos. Pero es chocante, y muy perturbador, que los tres supuestos fueran los mismos que la mayoría de las legislaciones usan para despenalizar el aborto, junto con las otras condiciones de tiempo, etc. Y esos supuestos, eran, y son, tres: la violación, el grave peligro para la salud de la madre, o la malformación del feto. Acuérdate que el texto enseñaba que el cirujano, en su intervención, no pretendía destruir el feto, sino salvar a la madre, o la malformación del feto, o, en caso de violación, librar a la madre de un “injusto agresor”. (Y todavía recuerdo cómo matizaban hasta para discutir quien era el agresor, si el violador, o, en el momento presente, el feto implantado a la fuerza).

El tema de la legislación sobre el aborto no se puede tratar, de ninguna manera, desde la confusión y la mezcla de conceptos. Es fundamental la claridad, la nitidez, y el significado exacto de las palabras. Es decir, la famosa “explicatio terminorum”. (Aunque no quiero fardar de ello, ¿para qué, y por qué?, no olvides que el provincial me mandó a Salamanca a estudiar Derecho Canónico, y soy licenciado en ello, já, já, já.)

Un abrazo, Litos. Urío. (Como tú me escribes, pero hace tiempo que la gente me llama por mi nombre, Jesús María, o, en mi parroquia actual, Jesús Mari, a la navarra).

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)