Francisco(s), los dos, ponen a la Iglesia en el ámbito del Evangelio.

Hoy, festividad de San Francisco de Asís, es un buen día para meditar sobre la verdadera Revolución evangélica que el “pobrecito de Asís” promovió, y que su homónimo, el papa Francisco, está restableciendo. Porque eso fue el principal resultado del Vaticano II, una auténtica revolución evangélica. Mucha gente no sabrá, y nosotros, mis compañeros de […]