Separación real, inaudita, e inconcebible, entre Eucaristía (Misa), y Comunión

No estamos seguros con exactitud cuándo ocurrió que el pueblo de Dios, como el Concilio Vaticano II llama al conjunto de fieles, dejó de acudir a los templos para celebrar la Eucaristía. Después del boom, y de la euforia de la conquista de la normalidad, de la anulación de la legislación represora contra el Cristianismo, […]