“Reclamar tierra, techo y trabajo no es comunista, es la doctrina social de la Iglesia”

Este grito, más que una frase protocolaria, lo dio el papa Francisco en su discurso a los participantes en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares, del que participaba el presidente de Bolivia, el tan popular Evo Morales, a quien, como se ve, el Papa no hace ascos. En tiempos no tan remotos, los curas éramos perseguidos, o considerados sospechosos, cuando abordábamos, en las homilías o reuniones, temas que llamaban “políticos”. Esta palabra era un saco donde cabían asuntos sociológicos, económicos, históricos, psicológicos, y hasta morales y éticos. “El cura se mete mucho en política”, se oía decir con frecuencia. Y todavía hoy, en reuniones de personas más o menos identificadas con un clérigo, se defienden de esa guisa algunas señoras timoratas. Que, ¡oh sorpresa!, siempre coincide tratarse de señoras adineradas, y muy practicantes. Pero como me dijo un general del ejército en nuestra ex parroquia de Xto. Rey de Argüelles, ss.cc.,  “antes estábamos muy contentos y satisfechos con el evangelio de San Mateo, que era el que oíamos más frecuentemente, pero ahora no sé por qué nos han tenido que meter el de San Lucas”. Por lo menos el ilustre militar se había dado cuenta de que éste tiene, en su relato evangélico, una mayor sensibilidad social que aquel.

Muchos no saben, porque no han leído el Evangelio, o muy poco, o no lo han cotejado con el resto del NT (Nuevo Testamento) ni el AT (Antiguo …), que la Biblia en general, y el NT en particular, y dentro de éste, los evangelios, no solo tratan muchas veces el tema del dinero, de los bienes, de las riquezas, de los pobres y de los ricos, sino que se trata del tema más repetido, casi el doble de veces del siguiente, o de temas tan emblemáticos para los creyentes como la Historia de la Salvación, la Iglesia, el pecado o la resurrección. Y tanto en el AT como en el NT el motivo es claro: para la Biblia el pecado no principal, sino único, es la idolatría. Por eso, el frontis constitucional, por llamarlo así, que antecede al primer mandamiento comportamental, el amor al prójimo, es del famoso “Shema Israel Adonai Elohenu Adonai Ehad” (Oye, Israel, Adonai –Yavé-es nuestro Dios, Adonai es Uno), es decir, el Monoteísmo. Y están claras las palabras de Jesús: “No podéis servir a Dios y al dinero”. Y, por otra parte, todas las diatribas de Jesús contra los ricos y las riquezas.

De aquí deducimos que el Papa no solo no exagera al afirmar lo que afirmó, sino que se quedó corto. No solo no es comunismo, sino Doctrina de la Iglesia; es que es mucho más importante, y el mismo Francisco lo ha afirmado varias veces, se trata de doctrina directa de Jesús y de los Evangelios. Pero prefirió decir “Doctrina de la Iglesia” porque muchos de sus detractores ditan más, y dan más importancia a esa doctrina que a la palabra de Jesús en el Evangelio. porque la página central, programática, constitucional, como podemos considerar las Bienaventuranzas, comienzan así, “Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de Dios“, en diferente redacción en Mateo y Lucas, pero con el mismo resultado. Ha habido papas en la Edad Media, como Inocencio III, que se escandalizaron de que Francisco  de Asís propusiera la pobreza en el Espíritu, -la de los Anawim, pobres de Yavé- como ideal para una nueva orden religiosa. Y. desde entonces, los que tienen apegado el corazón a las riquezas, no aceptan esa palabra y esa espiritualidad, esconden ese rechazo en la acusación de que los que la anuncian y pregonan son comunistas. Pues bien, habrá que recordarles otra vez que ellos son “capitalistas“, y que ambos movimientos sociales y filosóficos está condenados por el Magisterio de la Iglesia.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)