¡“Porque me ha ¡dao” la gana”!

E

Esta ha sido la digna respuesta en una rueda de prensa de Alfonso Grau, vice alcalde, y hasta ahora mano derecha de la también dignísima “Petronia” de la elegancia en Valencia, la alcaldesa Rita Barberá. Las cosas se les deben de estar yendo de las manos a muchos políticos del PP, si no es que hace ya tiempo no las pueden ni sujetar, ni abarcar, y todo hace aguas entre sus no tan inocentes dedos. La salida grosera de un concejal valenciano, al que se le debe de presumir antes la educación que la inocencia, no sería imaginable en cualquiera de los países civilizados de Europa. Sin embargo, en el nuestro, de tan proclamada, con pesado y enojoso autobombo, modélica transición, no solo es imaginable, sino realizable, realizada, y encomiada con vítores por sus pares, concejales y jefa de la alcaldía. ¿Es preciso aclarar explícitamente que se trata de una vergüenza intolerable, o que, por lo menos, debería serlo para los que queremos tener un cierto sentido mínimo de la decencia?

La rueda de prensa la ha convocado el edil con motivo de su imputación, (no)imputación, o re-imputación, es decir, doble imputación en el caso “Nóos”. La Audiencia de Palma confirmó hace unos días su imputación, algo que cayó como una bomba en Valencia, porque consideraban del pasado el, para casi todos los ciudadanos, excepto para los que de él sacaron tajada, escandaloso caso Nóos. Así que, en plan chulesco y retador, como un capo de barrio, nuestro bravo y heroico concejal, inició así su comparecencia: “Si alguien pensaba que venía a dimitir, olvídenlo”. Y se atrincheraba para esta afirmación en el hecho, para él jurídicamente incuestionable de que la decisión de la Audiencia balear no significaba un imputación. Ante esta ingenua, infantil e insostenible posición, una joven periodista pregunta: “Y entonces, ¿por qué ha convocado esta rueda de prensa, si no se siente imputado? Y aquí viene la brillante y académica respuesta, ¡porque me ha “dao” la gana”! Así, sin exagerar lo más mínimo, sino repitiendo sus palabras, estamos siendo gobernados y dirigidos.

Y no me valen las excusas de los que siempre dicen que no son todos, que no podemos meterlos en el mismo saco, que hay políticos decentes, solventes y educados. No nos vale, porque algunos de éstos supuestos políticos dignos tienen suficiente autoridad y poder para retirar de circulación política, sin necesidad de judicializar más el sistema de Gobierno, sin recurrir a los tribunales, sin esperar a que se demuestre, penalmente, que una persona es o no inocente. Nadie es culpable, ni reo, antes de una sentencia jurídica. Pero no estamos hablando de reos, ni de delincuentes, por ahora, sino de mal educados, groseros, desaprensivos, cuyas salidas, groserías, subidas de tono y zafiedades, los ciudadanos no tenemos por qué admitir, ni tolerar, ni soportar. Así que si sus jefes no quieren verse involucrados y confundidos con esos subalternos impresentables, -¡unnca mejor empleada esta palabra!-, tomen sus medidas y eviten a los sufridos oídos y ojos de sus conciudadanos tal sarta de agravios, absolutamente inservibles, a no ser que alguien quiera demostrar una superioridad,  inexistente, ni por vía de derecho, ni de hecho, ni de condición.

Nada hay en el mandato democrático prestado a los representantes del pueblo que les conceda el permiso para insultar la decencia y la inteligencia de los ciudadanos. Y para estos casos existe un contrapunto justamente decente, digno y rápido: la dimisión, o el cese fulminante. Que después vendrá el proceso judicial, y ahí sí esperaremos a la sentencia de culpable, o inocente, jurídicamente, que políticamente no es necesaria esa espera. Y que no piensen que por sus algaradas, y salidas de tono, nuestros jueces, cada vez menos compinchados, o conniventes, con la gente importante, con aquellos que actúan, de toda la vida, como medio dueños del cortijo, se van a achantar y dejar de cumplir con su noble, justa y necesaria función de impartir justicia. ¡Menos globos, y más discreta humildad!, que a todos, también a los faltones, nos irá mejor.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)