Ideas para la renovación de la Iglesia (En Madrid, … y ¡donde pueda ser!)

 (Equivale a “Sobre el foro de curas de Madrid”, III)

II) La evangelización

En  este apartado hay mucha tela que cortar, como dicen los castizos. En primer lugar, es preciso tener en cucnta la monumental, porque es un verdadero monumento de horrores, la gigantesca  ignorancia de nuestros fieles, no ya en cuestiones de Biblia o Teología, sino también en temas culturales que bordean, o estrictamente forman parte, de asuntos que atañen directamente a algo que debería ser del interés, y hasta del provecho, de nuestra gente. Pero recordado esto, es preciso reconocer, como me gusta hacer a mí cada vez que aparece esta lastimosa situación, que la culpa principal de esta ignorancia la tenemos nosotros, los curas, los obispos todavía más, que es los que más han mandado; es decir, la culpa la tiene, fundamentalmente, el clero. Lo hemos hecho tan mal que ahora tendremos que estrujar nuestras cabezas para poder salir del atolladero, si no queremos que lo que hoy llamamos Iglesia en España se vaya al tacho. Ya ha pasado en otras latitudes y otras épocas, o sea que no apliquemos aquí y ahora, (hic et nunc, que queda más fino) aquello de “portae inferi non prevalebunt adversus eam”. Señalaré los que me parecen mayores errores en la transmisión de la fe a nuestros fieles.

  1. Ausencia casi completa de catequesis y formación en la Palabra. Es evidente de que en nuestra Iglesia hay muy poca tradición de liturgia de la Palabra, de celebraciones de la misma, y, menos todavía, de preparaciones serias y documentadas. Y lo que es verdaderamente penoso, tanta reunión, tantísimas reuniones, en las que se pierde el tiempo comentando la reunión anterior y preparando la siguiente. Olvidando olímpicamente la enorme riqueza de la Palabra, no solo para alimentar la oración, que está bien, sino también para plantear profundas, e interesantes, que no tienen por qué ser aburridas, cuestiones vitales, esenciales para nuestra vida no solo de creyentes, sino también de seglares y ciudadanos comprometidos. La palabra es siempre el guión más práctico y eficiente que podemos tener entre manos.
  2.  Tratar a los fieles, durante siglos, como menores de edad, o discapacitados. No exagero nada. Los pastores de la Iglesia Católica, para defender la pura ingenuidad de los fieles, les prohibió leer las Sagradas Escrituras. La cosa era más o menos comprensible antes de la invención de la imprenta, pero cuando ésta aparece se ve la diferencia tremenda de trato entre la Reforma luterana, por ejemplo, y la Contra Reforma, con la Biblia prohibida como libro peligroso y apestado. Ello provocó que el clero, y ahora hablo específicamente de España, mantuvo, conscientemente, en la ignorancia, a sus fieles; ya que sería peor el remedio que la enfermedad, con solo producirse la sospecha de que no se daba cuenta de la terrible situación en que quedaban sus fieles. Esto provocó que los curas camparan a gusto en las no siempre plácidas y tranquilas aguas de la enseñanza bíblica. Hablando en román paladino, la ignorancia supina de los fieles propiciaba que los curas pontificasen a gusto, sin ninguna posibilidad de crítica o rechazo argumentado, y, lo peor del caso, para trasmitir, a su vez, en el mejor de los casos, banalidades, y, en el normal y peor, verdaderas barbaridades. Estos fallos son atribuibles a la Iglesia católica en España, pero de esa situación no se libraba nuestra diócesis. Ni se libra, a tenor de los resultados actuales. Y de las serias lagunas que he constatado en el campo de la exégesis y la catequesis bíblica por parte de nuestro clero, y también de los pastores.
  3. Y aunque este tema parece ser más propio de la “pastoral de Santificación me atrevo a traerlo en este punto. Hace tiempo que junto con otro compañero he pensado que en nuestras comunidades se necesitan más celebraciones y clases y estudios de la Palabra que misas. Y me he atrevido a afirmar que sin el dinero que proporciona a los curas su celebración hace tiempo que se hubieran acabado las misas diarias. Sé que este tema, por su amplitud y peligros que insinúa, que no debería ser así, pero lo parece, no es de la competencia exclusiva de una diócesis y, por tanto, de su obispo. Pero ya dije, en la introducción de estas entregas, que no presentaba propuestas, sino ofrecía ideas para el debate. Y las ideas, por esencia y definición, tienen que ir, necesariamente,  muy por delante de su ejecución o puesta en práctica. Y mi idea revolucionaria, llegando a este punto, para intentar conseguir una verdadera, seria, y auténtica evangelización, es la siguiente: tomando ejemplo de la práctica luterana de la liturgia dominical de la Palabra, durante un tiempo sustituyéramos, en todos los domingos, menos uno al mes, reservado para la celebración de la Eucaristía, la misa por una seria catequesis de la Palabra, de tal manera que al domingo siguiente se celebrara litúrgicamente la Palabra, con las lecturas que sirvieron el Domingo anterior para la catequesis. Y así, dos tandas de domingos. Y al quinto, celebración ferviente y sentida de la Eucaristía.

Y así conseguiríamos que la eucaristía, celebrada solo en una de las cinco reuniones dominicales de la Comunidad, provocara la tensión necesaria para su celebración como una fiesta. Lo que resulta evidente es que para la Eucaristía diaria, y aun semanal, no hay suficiente tensión celebrativa. La supresión de las misas diarias, y la sustitución por programas bien pensados de catequesis evangelizadoras no es tanta novedad. La Iglesia primitiva, excepto en Pascua, con las famosas catequesis mistagógicas, sólo celebraba la Eucaristía los domingos, o los  Sábados por la noche, al estilo de la cuenta de los días de los judíos.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

(Nota: ayer no me entró en todo el día Internet, y no pude publicar esta entrega. Pido disculpas por ello).

3 Responses to “Ideas para la renovación de la Iglesia (En Madrid, … y ¡donde pueda ser!)”

  1. Voy a hacer tres apreciaciones sobre tu comentario
    1.-Respecto a la Biblia es curioso observar cómo se venden Biblias de segunda mano como si fueran libros viejos de los que conviene despojarse…..( lo he comprobado)

    2.-La Biblia en algún o algunos conventos es “sospechosa”. Por ejemplo, en el convento de las Carmelitas “maravillosas” del Cerro de los Angeles, en Getafe, está permitido entrar hasta tres libros piadosos, pero en ningún caso la Biblia. Un signo evidente de cuanto mas ignorantes , mejor para lavar el cerebro. Vergoña que diría Francisco.No hablo de memoria.

    3.- Respecto a las Eucaristías diarias-bien apuntas que con cierta frecuencia es un medio de obtener dinero, mas en América del Sur que aquí-; se han convertido en “actos de devoción” en la mayoría de los casos. Como bien dices, es difícil tener el ansia, el gozo, la necesidad de una Eucaristía al modo como se realizan a diario. Es imposible disfrutar de un banquete a diario.
    Pero, claro, decir que son actos piadosos, sin una catequesis previa y un estudio sereno de teología elemental, es muy difícil ponerle el cascabel al gato entre los cristianos que asisten a diario.

  2. Gracias, Iruña, tus comentarios sirven de refuerzo a mis ideas. Y no pienses lo de América Latina y los estipendios. Aquí, vas al canciller de las diócesis, y te dan intenciones de misa para todo el mes. A la mitad de precio del que vienen. A mí me pasó cuando estudiaba, y no quiero decir dónde. Me había prometido jamás acudir a ese sistema de financiación, pero con lo que me daba la Congregación para mi hospedaje completo, para lo que me llagaba muy bien, no me daba, sin embargo, para gastos como algún libro, fotocopias, y tomar el cafetito con mis compañeros todos los días en el intervalo. Así que me tragué el orgullo, y acudí a ese sistema. Entonces comprobé que también en España los curas dicen misas con intenciones. Pero desde que yo estoy en Vallecas, -ya llevo 16 años en dos parroquias-, me habrán encargado misa de esa manera unas 20 veces, Sí, en 16 años y medio. Mientras que en Sagrados Corazones, al lado del Bernabéu, eran todos los días, y varias intenciones, porque aunque no está recomendado, más bien está prohibido, todo el mundo lo hace. sobre todo en las misas de más asistencia. En el caso de nuestra parroquia de Chamartin, en casi todas las misas. Pero en fin, todo es bueno para el convento. (O eso dicen)
    Jesús Mari

  3. Y sobre la Biblia, me parece que ya he contado su reacción cuando le informé a monseñor Suquía, todo orgulloso, pensando que el cardenal me iba a felicitar, que dos veces por semana daba curso de Biblia en la parroquia Sagrados corazones, y que entre los dos cursos, que acababan a las 10,30 hs. de la noche, acudían unas 130 personas, (rigurosamente histórico), y me respondió: ¡Ah!, ya la Biblia, la Biblia, mucho cuidado con la Biblia que puede ser muy peligrosa. ¡¡¡SIC!!!, un señor obispo previniendo contra los peligros de la Palabra de Dios. A este extremo ha llegado la ignorancia de nuestros obispos en el campo de la Biblia y la Teología. ¡Sí!, también en Teología.
    ¡Dime si no es para que un cura se tire por la ventana de un décimo quinto piso!
    Areópago

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)